Noticias en desarrollo

Nueva sede para el Taller de Reinserción Social

La Pastoral Penitenciaria amplía y fortalece el modelo de reinsersion de privados de libertad, el cual se espera estar terminado en cuatro meses. Nueva sede para el Taller de Reinserción Social Fotos y texto: Johanna Kattan jokattan@suyapamedios.com Aprendió un oficio, recibió acompañamiento espiritual y decidió cambiar y prepararse mientras pagaba su condena en el Centro Penal Sampedrano. Tras cumplido el tiempo, recuperó su libertad.

Empezó a solicitar trabajo, pero las entrevistas terminaban cuando miraban sus antecedentes penales. Pese a que Wilmer Portillo, tocó puertas con el deseo de comenzar a ser una persona productiva, la misma sociedad le negó toda oportunidad laboral y de integración.
Wilmer habló con la Pastoral Penitenciaria de esta situación que le ocurre a todo exprivado de libertad en Honduras. Es así como surge el Taller de Reinserción Social. “Empezar con un martillo y serrucho no es fácil.  Fuimos haciendo el taller poco a poco, donde están las oficinas de la Pastoral Penitenciaria, nos donaron herramientas y fuimos creciendo y ayudando a otros que iban saliendo.  La  idea es tener un lugar para apoyar al que va saliendo y luego integrarlos a la sociedad, y que la gente, los empresarios miren que un privado de libera sí puede cambiar”, expresó Wilmer.
Con más de 16 años de experiencia en procesos de rehabilitación por medio de la educación, actividades recreativas y productivas, Pastoral Penitenciaria de San Pedro Sula es líder en la aplicación de un modelo que contribuye directamente a la reinserción a la comunidad de manera positiva y productiva de personas que han estado en conflicto con la ley penal en Honduras.
“El taller de reinserción inició desde el 2013, nace del deseo de los exprivados de libertad en querer trabajar y sentirse útil”, relató Zobeida Mendoza, coordinadora de la Pastoral Penitenciaria. “El objetivo de este taller es promover el desarrollo de las habilidades que aprendieron estando en prisión”.
Mendoza indicó que el taller da oportunidades para que un exprivado de libertad se reintegre a la sociedad, no solo dándoles espacios laborales, también acompañamiento espiritual, psicológico, “después de que una persona ha estado diez o más años en prisión, hay que estabilizarla emocionalmente, además se les brinda terapia ocupacional, capacitaciones, y  la participación de ferias solidarias”.
Este espacio de formación, capacitación y seguimiento a personas que estuvieron privadas de libertad, tiene una nueva sede. Se costruirà un edificio adecuado para todos los servcios que ofrece este  taller, con el apoyo del Obispado de San Pedro Sula y la Organización Internacional de Derecho para el Desarrollo (IDLO) en el marco de cooperación técnica brindada por medio del Programa de Reducción de Homicidios y Violencia a través del Acceso a la Justicia en Honduras (RHAJ). Desde el año 2016, Pastoral Penitenciaria de San Pedro Sula cuenta con el acompañamiento técnico de IDLO para fortalecer las acciones que implementan en la atención directa de personas privadas de su libertad como un modelo potencialmente transferible al Estado Hondureño para la rehabilitación y reinserción positiva y productiva.
Andres Vasquez representante de IDLO en Honduras explicó que  estan trabajando en el acceso a la justicia en personas que estan involucradas en conflicto área penal. “Estamos dando apoyo a la Pastoral Penitenciaria de San Pedro Sula, en el fortalecimiento de la metodología que utilizan para ver qué de esta metodología es transferible formalmente al Estado hondureño, porque también estamos trabajando con Instituto Nacional Penitenciario, con la Corte Suprema de Justicia, en desarrollar metodologías que permitan no solamente el acceso de las personas privadas libertad a un sistema de rehabilitación y reinserción, sino también  metodologías que permitan la observancia por parte del Estado, para ver que se está haciendo”.
Resaltó que el modelo de la pastoral es clave, “porque si funcionen en pastoral y vemos el proceso interno, el acompañamiento psicológico, psicosocial, el taller, la educación y después la preliberacion entonces el Estado ya tiene algo y no tienen que empezar de cero”. IDLO se ha establecido en Honduras con un programa de acción cuyo objetivo general es “Contribuir a la reducción de homicidios y violencia a través del Acceso a la Justicia en Honduras con énfasis en las comunidades de Chamelecón y Rivera Hernández y en la ciudad de San Pedro Sula”.
Además IDLO  incluye un segundo componente relativo al Acceso a Justicia frente a la violencia domestica (en sentido amplio) intrafamiliar (desde la diversidad en la conformación de las familias) y basada en asimetrías de género que sufren mujeres, niños-niñas-adolescentes, personas adultas mayores y personas con discapacidad.

A %d blogueros les gusta esto: