Noticias

Multitudinaria peregrinación del decanato San Juan María Vianney

Multitudinaria peregrinación del decanato San Juan María Vianney Con mucho fervor, peregrinaron miles de fieles de las parroquias del decanato San Juan María Vianney, que forma parte de los decanatos de Comayagüela Sur. Texto y fotos: Eddy Romero emromero@semanariofides.com “La Virgen María, madre del consuelo”, es el tema que le tocó reflexionar a los miles de peregrinos que abarrotaron la Basílica de Suyapa, en la visita del decanato San Juan María Vianney.


Una hora más temprano que lo habitual, llegaron a la plaza de la Virgen, los fieles de ocho parroquias que conforman este decanato. Cabe resaltar que este año, ya no cuentan con varias parroquias, porque se formó el decanato San Pedro Apóstol.
Un centenar de monaguillos de las diferentes parroquias encabezaron la procesión, junto a ellos, la imagen peregrina de la Morenita más guapa, la Morenita de Suyapa. Los gestos de amor, de fervor no se hicieron esperar. Muchos querían cargar la imagen de la madre del Salvador del mundo. Al llegar al templo mariano más importante del país, celebraron la Eucaristía. Presidió el padre Ricardo Flores, párroco de la Iglesia Cristo Resucitado de esta capital.

PROYECTO DE VIDA
En su mensaje, el presbítero Flores resaltó las bienaventuranzas que propone Jesús, como un proyecto de vida para la salvación. Pidió a la feligresía ser “ese pueblo que sabe confiar en Dios, llevar esperanza y para ello, vivamos en la verdad, defendamos la justicia y no hablemos mal del otro. Aprendamos a ser sabios, desde la perspectiva de Dios y no del mundo”.
Afirmó que “necesitamos en Honduras, una Iglesia que sea una comunidad donde se valore al otro. No podemos hacer una comunidad de Jesús, que lo alaba, mientras seamos indiferentes ante el otro. Seamos una Iglesia que lleva la felicidad verdadera, las bienaventuranzas deben ser siempre las actitudes que los cristianos vivimos en el día a día, sólo así podremos llegar a esa felicidad que tanto anhelamos, que todos esperamos, seamos Iglesia que llevemos felicidad a nuestros ambientes”.
“Decanato San Juan María Vianney, tenemos una tarea, en cada una de nuestras colonias, seamos presencia de Dios como María lo hizo, seamos presencia de Dios como tantos hombres y mujeres lo han hecho a lo largo de la historia.
Que al salir de estas cuatro paredes, no sólo digamos, que bonito estuvo porque camine y fui a Suyapa, sino Señor, yo quiero comprometerme para dar esperanza en mi ambiente, para formar verdaderas comunidades, para vivir feliz y transmitir esa felicidad a los demás” finalizó diciendo el padre Ricardo Flores.
Luego de la Eucaristía, fueron presentados todos los sacerdotes que trabajan en este decanato. Un sonoro aplauso concluyó con la visita de uno de los decanatos más activos de la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: