“Gracias mamita querida”

“Gracias mamita querida” Texto y foto Delfina Janeth Lagos dlagos@semanariofides.com “Después de 50 años de casada, mi esposo me deja acompañada con la Madre, mis lágrimas son por los recuerdos, pero pesan más la alegría que llegue a cumplir mi promesa” doña Filomena

Muchos hemos jugado a caminar de rodillas, posible por penitencia de algún juego de niños o en muchas ocasiones por algún castigo de los que antes se acostumbraba de parte de los padres de familia, por algún mal comportamiento, pero en esta ocasión, caminar de rodillas es sinónimo de agradecimiento, de fe,  por alguna promesa hecha.
Y esa gratitud es la que se ve reflejada en la Basílica de Suyapa, en este mes de febrero, donde miles de hondureños se acercan y de  rodillas avanzan  desde el atrio y aunque tengan ese dolor, luchan por llegar a los pies de la Madre y todo por agradecer o pedir un favor a la Virgen de Suyapa.
En este mes se observa  a tantas personas que cumplen esa promesa por algún  favor concedido, y  este es el caso de Filomena García, una señora procedente de Florida,  Opatoro,  La Paz,  que a pesar de su edad, caminó de rodillas, desde la entrada principal de la Basílica y todo para darle gracias a la Virgen en el 270 años de su aniversario.

AGRADECIMIENTO”
Cada año contamos en estas páginas del Semanario Fides, tantos testimonios, que los fieles nos comparten de esas promesas que realizan,  pero en esta ocasión esa evidencia de fe, la plasmamos en doña Filomena.
Con su rostro brillante, a causa del sudor que se desliza por sus mejillas, pero que no hace desaparecer su sonrisa, esta dama  camino en rodillas, rezando el rosario y su objetivo fue llevar una vela encendida a los pies de la madre en muestra de agradecimiento. Al preguntarle a la oriunda de Opatoro la Paz, ¿el objetivo de su promesa? ella con una sonrisa responde “Mire mamita, tengo que agradecerle tanto a esa señora que es tan milagrosa. Muchos me quedan mirando porque de rodillas y en mi edad, pero este es poco a lo mucho que ella me ha dado”

“PIDAN CON FE”
Mire yo le pedí tanto a mi mamita que curara a mi esposo, él estaba enfermo, sus piecitos no le respondían, le salían más y más enfermedades y yo le prometí a la Virgen de Suyapa “mi mamita” que caminaría de rodillas aquí en la Basílica y que me lo cucara, pero Dios decidió llevárselo.  Quede sola,  él se adelantó, pero no por eso no voy a cumplir la promesa, él ya está sano en la Casa Celestial y sé que me cuida desde ese lugar.”
“Mis lágrimas que salen son de alegría, porque estuve 50 años al lado de mi amada pareja, sé que no lo puedo tocar, y lo extraño pero la “milagrosa de la Virgen” ella me tiene de pie, y sonriendo a pesar de las circunstancias, hay que sonreír y dar gracias”.
Seguido de ese corto mensaje doña Filomena, recomienda que hay que pedir con fe y ser agradecido siempre aunque sean días oscuros. “Estamos acostumbrados a orar sólo cuando estamos aturdidos, pero en la alegría se nos olvida que la madre ahí está”. Finalizó la dama que con su mano limpió sus lágrimas pero recalcó “estas son lágrimas de  alegría,  porque estoy aquí con mi mamita”.

A %d blogueros les gusta esto: