Noticias

Clamor de paz en la Basílica de Suyapa

Antes de iniciar la Eucaristía cada una de las dependencias llevó ofrendas florales a la madre de los hondureños y también se ofreció la misa por quienes han perdido la vida en el ejercicio del deber Clamor de paz en la Basílica de Suyapa Texto y fotos: Suyapa Banegas sbanegas@semanariofides.edu Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Como cada año las Fuerzas Armadas de Honduras junto a la Policía Nacional y sus diferentes dependencias así como a las máximas autoridades del país rinden honor a la que se conoce como su capitana general.


Desde tempranas horas los alrededores de la Basílica de Suyapa se encontraban resguardados para garantizar el orden. Y en su interior sobresalían los colores blanco, verde, azul en cada una de las bancas, son algunos de los colores de sus uniformes.
Antes de iniciar la Eucaristía cada una de las dependencias llevó ofrendas florales a la madre de los hondureños y también se ofreció la misa por quienes han perdido la vida en el ejercicio del deber. Acto seguido se entonó el canto de entrada con el que monseñor Juan José Pineda C.M.F, se dirigió junto concelebrantes hacia el Altar Mayor.

MENSAJE En la homilía monseñor Pineda hizo un llamado a la no violencia, y a que se trabaje siempre por la paz.
“Aquí todos somos hermanos, todos somos familia, aquí en nombre de Dios, unidad, comunión, comunicación, fraternidad, queremos saludar de manera muy particular al presidente de la república y su esposa, al presidente del congreso y su esposa, al presidente de la corte, a doña Elvira que es misionera de la Virgen de Suyapa por lo que estamos escuchando”.
“La homilía del día de hoy es muy particular, porque si se los digo sinceramente no es mía,  he querido tomar el mensaje de Su Santidad el papa Francisco del 1 de enero con motivo de la Jornada Mundial de Oración por la Paz, dirigida a todo el mundo, no solamente a los católicos y he querido hacer una paráfrasis de una parte del mensaje de la papa Francisco para esta ocasión…”.
“Con motivo de esta solemnidad de Nuestra Señora de Suyapa de este año, formulo mi más sincero deseo  de paz para Honduras, para sus autoridades civiles, militares, policiales, judiciales, legislativas así como los responsables de las comunidades religiosas y de los diversos sectores de la sociedad civil y para los amigos de la comunidad internacional, deseo la paz a cada hombre, mujer, niño niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados, dotados de una misma e inmensa dignidad, especialmente en las situaciones de conflicto respetemos la dignidad más profunda del ser humano y hagamos de la no violencia activa, nuestro estilo de vida”, agregó.
Asimismo puntualizó: “No olvidemos que la violencia es una profanación contra el nombre de Dios y contra las hijas y los hijos de Dios no nos cansemos nunca de repetirlo, nunca se puede usar el nombre de Dios para justificar distancia, violencia, sólo la paz es santa, nunca la guerra, nunca la violencia, nunca la confrontación”.

PRESERVAR LA VIDA  Después de estas palabras hubo presentación de ofrendas, las que representantes llevaron a manos del Obispo. Antes de finalizar  la celebración el presidente de la republica Juan Orlando Hernández dijo: “ Les digo a cada uno de ustedes, policías, agentes de inteligencia, bomberos y todos los servidores públicos en la parte de seguridad, de defensa y a nuestras Fuerzas Armadas nuestro reconocimiento por el compromiso de preservar algo tan especial que sólo Dios lo da y sólo Dios lo debe quitar y es el derecho a la vida, ustedes arriesgan la vida, la de sus familias por el resto del pueblo hondureño…no es fácil lo que el país ha vivido y está viviendo pero yo quiero decirles hoy, ustedes son pieza clave en la edificación de esta nueva Honduras que todos queremos, que sea una Honduras en paz y en tranquilidad, no seguirá siendo fácil porque falta mucho por recorrer, pidámosle a Dios que nos acompañe y hoy con nuestra capitana aquí presente unamos esfuerzo para que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos no  pasen por lo que hemos pasado esta generación”.

A %d blogueros les gusta esto: