Opinión Punto de Vista

Pobreza y desigualdad

Pobreza y desigualdad
Manuel Cerrato
Periodista
No existen criterios uniformes sobre lo que debemos entender por pobreza y desigualdad, todos creemos tener claridad de su significado y con ello nos aventuramos a establecer las relaciones entre los dos conceptos, convirtiendo el tema de la pobreza y la desigualdad, las estadísticas que se ofrecen sobre el tema son tan variadas y contradictorias que siempre termina uno preguntándose a quién creerle.
Aunque la pobreza  admite características objetivas que todos podemos compartir, también tiene un aspecto relativista que exige un manejo más cuidadoso en su tratamiento, por ejemplo: una persona que en Estados Unidos de América es considerada pobre, puede pasar por una persona rica en nuestro país, un informe de la Oficina del Censo en aquel país dice que el 38 por ciento de los pobres poseen vivienda propia.
Difícilmente esos “pobres” norteamericanos serán vistos como pobres en un país subdesarrollado, los analistas de la pobreza y desigualdad social gustan de asignarle grados a la pobreza con los respectivos múltiplos y submúltiplos, muchos economistas se aventuran a definir funciones de pobreza en las que se establecen correspondencias entre personas, o países, con el conjunto de los números reales, asignándoles propiedades de continuidad, apara muchos de ellos, la solución al problema de la pobreza está expresada en la solución al problema de la pobreza esta expresada en la solución de una ecuación diferencial y el comportamiento cualitativo de ella es un trasunto del comportamiento macroeconómico  de su país y el mundo en general.
Para definir mejor este asunto de la pobreza significa “pobreza, circunstancia económica en la que una persona carece de los ingresos suficientes para acceder a los niveles mínimos de atención médica, alimento, Vivienda, vestido y educación”  por lo tanto la pobreza es un concepto que tiene sentido sólo en términos de una comparación, una comparación en la que los economistas la expresan con la palabra desigualdad, y lo que es más grave, la igualan con la pobreza y la escasez.
El papa Francisco ante unas seis mil personas pobres excluidas y sin techo y abandonadas ha hablado también de otro tipo de pobreza, la que supone el perder la capacidad de soñar “cuando un hombre o una mujer pierde la capacidad de soñar, pierde la capacidad de llevar una pasión adelante”. Admiro cómo los más pobres son capaces de encontrar la belleza de la vida en las situaciones más complicadas, “eso significa dignidad”. La pobreza invita a la solidaridad advirtió el Papa La dignidad en la pobreza también les hace saber ser solidarios, saber ayudarse, saber dar la mano a quien está sufriendo más que yo ser solidario es uno de los frutos que nos da la pobreza.
El Banco Mundial ha establecido como definición de extrema pobreza como aquella persona que vive con menos de un dólar diario, esta definición fue adoptada como un promedio de las diez naciones más pobres de las que el banco tiene información estadística, esta estadística está lejos de ser objetiva en virtud de que, por ejemplo, un dólar en Nepal no significa lo mismo que un dólar en España o Francia. En muchas comunidades campesinas  de países muy pobres, el mercado se realiza, ya sea con una moneda  altamente devaluada o con un sistema de trueque, por ejemplo: para un campesino de una vereda de una selva colombiana, un plátano no se compra, simplemente se coge de la planta o se cambia por una yuca que se da silvestre, un dólar en esa comunidad o su equivalente en pesos puede no tener significado alguno.
El programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) también tiene su definición de pobreza en términos de comparación, así: una persona es pobre  si gana menos del cincuenta por ciento del salario promedio del país en que habita, esta definición, aparte de contrastar con las dos anteriores , es cada una como un arma política. Porque todos sabemos que la pobreza es la mayor preocupación de la humanidad, todos los gobiernos se ocupan de ella y son las ideologías de muchos las que no permiten entender el fenómeno.
La pobreza es un fenómeno natural a la vida misma. Suena duro pero así es, ligado a la pobreza, los economistas utilizan el concepto de desigualdad; este concepto, que aparece en los análisis macroeconómicos de hoy lo utilizan como un sinónimo de pobreza.
Y concluyo con este mensaje del papa Francisco, bienaventurados los pobres de espíritu, ser pobre es dejarse enriquecer por la pobreza de Cristo y no querer ser rico con otras riquezas que no sean las de Cristo, es hacer lo que hizo Cristo, no es sólo hacerse pobres, sino que se trata de dar “un paso más”, porque, dijo, “el pobre me enriquece”.

A %d blogueros les gusta esto: