Noticias en desarrollo

Sirviendo con Amor, desde San Pedro Sula hasta Intibucá

Ciudadados de buen corazón se unen para apoyar con útiles escolares a  niños que viven en aldeas del departamento de  Intibucá, y colaborar con otras necesidades de esta población en extrema pobreza. Sirviendo con Amor, desde San Pedro Sula hasta Intibucá Fotos y texto: Johanna Kattan jokattan@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Niños en botas, hábiles con el machete por sus trabajos a su corta edad, con manos que ya conocen el corte de café y otras labores de adultos, son parte de los menores que viven en Intibucá, y a quienes apoya el proyecto Sirviendo Con Amor.


En el momento en que estos niños recibieron un juguete, sus ojos brillaron, corrieron a sacarlo del empaque para contemplarlo. Las niñas sonreían con sus nuevas muñecas, como si les hablaran, y los varones se acostaban sobre la tierra para ver de cerca el movimiento de su primer carro de juguete.
“Cuando estoy en las comunidades, la alegría de ver sus caras me dan ganas de abrazarlos a todos, no se puede decir con palabras, me motivan, me inspiran, y así me animan a seguir ayudando”, expresa Melissa Alejandra Manzanares Linares, de 15 años de edad y fundadora de esta iniciativa junto a sus padres, Miguel Manzanares y Maria Luisa Linares.
Reunida con un grupo de sampedranos, la familia Manzanares compartió sus experiencias vividas con las comunidades más pobres de Intibucá y La Esperanza. Además de la entrega de juguetes, anunciaron una nueva misión, proveer de útiles escolares para que los niños asistan con entusiasmo a la escuela.
Ante las necesidades que han visto en estas zonas remotas, los miembros del voluntariado Sirviendo con Amor, están trabajando para apoyar a los escolares.
“El propósito es proveer útiles escolares a los niños de Yamaranguila, el municipio  número cinco de Intibucá”, expresó don Miguél.
Según el censo realizado por uno de los voluntarios, son 310 niños los que se les apoyará. Los miembros de este proyecto, son en su mayoria de San Pedro Sula, otros de El Progreso, Puerto Cortés, Islas de la Bahía y Tegucigalpa. Como fecha de entrega de los útiles escolares, han establecido dos dias: 25 y 26 de febrero de este año.
Para recaudar fondos para la compra de útiles escolares, están llevando a cabo diversas actividades, como subastas, rifas y la aportaciones voluntarias. También hay instituciones que están colabarando como el caso de Cepudo. Por su parte Ceutec se une lanzando la campaña “Seamos útiles”, comentó Kenia Moreno, coordinadora del departamento Vida Estudiantil.

EL INICIO El proyecto Sirviendo Con Amor es el nombre que responde a una actividad que inició con 3 personas, padre, madre e hija. La bondad de Melissa, quien a sus 7 años de edad le preguntó a su papá si tambien recibirian regalos de navidad los niños de una aldea en Intibucá que ellos visitaron.  Su padre le explicó la escases de recursos y que esas familias no podian darle juguetes a sus hijos. ahí comienza el deseo de una niña en llevar a alegría a esa comunidad.
La primera vez, en el 2009, llevaron regalos para 40 niños, en el 2016 entregaron obsequios a unos 600.  “Es una explosión de emociones, primero alegría depues cariño, depués satisfacción”, confiesa la adolescente.
“Lo que más me gusta al servir son sus expresiones, ver a todo el mundo alegre, me gusta sus miradas al recibir sus regalos”, expresa Melissa, quien a futuro tiene un gan sueño,  “quiero ser una doctora, seguir ayudando,  llevarles brigadas médicas, también apoyarles para que tengan agua potable y que también crezca el grupo, se unan mas personas a ayudar”.
María Luisa Linares con entusiasmo comenta que en el 2009 comenzaron su esposo y su hija, luego se involucraron mas familiares y amistades. Ahora se cuenta con 60 voluntarios de diversas ciudades de Honduras y una familia hondureña que reside en Estados Unidos.
Las aldeas que suelen visitar son El Cerrón, San Isidro, Planes, Semane, Pericón, La Sorto, El Carrizal y muy pronto, Yamaranguila. Comenzaron llevando juguetes, “después conseguimos alimentos, víveres, ropa, hasta piñatas, y no solo para los mas pequeños, también para los de tercera edad, que tal vez nunca habían disfrutado de una piñata o hasta con deseos de una muñeca”, señala María Luisa.
Solo en juguetes la suma es de 50 mil lempiras, en provisiones 18 mil lempiras. “Hay casos especiales como un señor que necesita una silla de rueda, en la última actividad gracias a Cepudo entregamos colchones.  Tuvimos un caso de una niña llamada Milagritos, su mama tenía cirosis, todos le aydudamos a que fuera a tratarse al hospital , con fe en Dios, la niña nació sana y ahora ya tiene 5 años”.

El dato
¿Cómo colaborar?
Donando un poco de tiempo y recursos puede  aportar para que niños de Yaramaranguila tengan acceso a utiles escolares. Si desear apoyar o unirse al Proyecto Sirviendo Con Amor puede comunicarse a 89551640 o en facebook Sirviendoconamor.

A %d blogueros les gusta esto: