Quezailica está de fiesta

Esta comunidad del occidente del país conmemora la fiesta  en honor al Cristo Negro y es uno de los sitios más visitados de la Diócesis de Santa Rosa de Copán Quezailica está de fiesta

Texto y fotos: Manuel Alfaro alfmanhn@yahoo.com Quezailica es la aldea de Santa Rosa de Copán más visitada, por la presencia de la imagen antigua del Cristo Negro, la cual recibe durante todo el mes de enero a más de 35 mil peregrinos que hacen el viaje para agradecer las peticiones cumplidas o elevar las oraciones a Jesucristo por alguna necesidad de todo tipo, pero en especial por la restauración de la salud, aspecto que ha traspasado fronteras y por tal razón la Iglesia recibe a propios y extraños con la esperanza de sanación.

Al encontrarse de feria la imagen de Jesús Crucificado, más conocida como el Cristo Negro o Señor del Buen Fin, este sitio acoge a multitudes con la creencia que cumple las peticiones hechas. Otros llegan a cumplir las promesas que hicieron si eran favorecidos por un milagro y por lo que se cuenta, han sido muchos, pues se encuentran testimonios vivos y leyendas en las paredes donde muchos dan fe de los favores cumplidos.
La gente llega por caminos de herradura como era la costumbre antigua, en la madrugada y haciendo penitencia con velas encendidas o con “ochole” (conjunto de astillas de pino resinoso) de ocote encendidos, otros llegan a caballo, también se camina por carretera y se recibe las visitas de excursiones de otros municipios y pueblos vecinos.

TRADICIÓN Algunos relatan que esta veneración tiene más de 400 años desde la fundación del lugar en el cuándo formaba parte de las tierras de Gracias, ahora aldea de Santa Rosa de Copán. Cuentan que los primeros pobladores de Santa Rosa se establecieron allí para el cultivo del tabaco, pero luego emigraron a los llanos debido a una epidemia de cólera, su nombre es de origen maya y testimonio de ello son hallazgos que los agricultores hacen cuando trabajan, de pequeños fragmentos de obras de piedra y cerámica.
A 24 kilómetros aproximadamente de Santa Rosa de Copán los católicos que veneran la imagen llegan en el día más importante de la feria el 15 de enero, donde parte del sacrificio hecho al “Señor del Buen Fin” patrono del pueblo, es soportar el calor y las enormes filas que se hacen para poder tocar los pies de la imagen y ofrecerle una oración de petición o agradecimiento o algún tipo de ofrenda.
En la homilía el padre Elías Calderón, vicario de los medios de comunicación, dio la bienvenida a todos los peregrinos a la Eucaristía, recordándoles que la Palabra de Dios es el alimento de nuestra vida, la cual nos ayuda a conocernos en relación con Dios y con el prójimo, reconociendo a Cristo como la manifestación más grande del Padre celestial.
“Espero que al regreso a sus casas vayan con bien y reciban las gracias que han pedido por tanta fe” dijo el presbítero. La celebración culminó con la bendición de artículos religiosos y la vida de recién nacidos, disponiéndose luego a las confesiones.

A %d blogueros les gusta esto: