Mantener la dignidad de la catedral, reto para el nuevo párroco

La pregunta que muchos sampedranos se hacen luego de que el papa Francisco nombró obispo al padre José Canales: y quién será el nuevo párroco de San Pedro Apóstol Catedral? Aún no hay un nombramiento oficial, solo rumores, sin embargo el ahora monseñor Canales, indica los retos quien sea el sucesor. Mantener la dignidad de la catedral, reto para el nuevo párroco Johanna Kattan jokattan@semanariofides.com Fotos: Daniela Naranjo Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Será el Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula, Ángel Garachana, quien nombre al nuevo párroco de San Pedro Apóstol, una elección difícil ante la falta de sacerdotes, especialmente diocesanos.

A quien le encomienden esa misión, se encontrará con un trabajo de mucho orden que comenzó el padre José Antonio Canales.
“El nuevo párroco va a encontrar un gran tesoro y el gran tesoro son las personas, la gente de las comunidades de San Lucas, de Cristo Salvador, de San Pablo, Inmaculada Concepción,  la gente de catedral y la gente que va el templo del María Auxiliadora”, expresa monseñor Canales, quien deja mucho amor en esta parroquia que sirvió en los últimos meses.
Agregó que el nuevo párroco va a encontrarse con un nuevo plan de Pastoral Parroquial, “para que todas las comunidades caminen unidas, su misión es preservar el sitio de honor de Dios en medio de San Pedro Sula”. Reiteró que es necesario mantener ese nuevo ambiente  que se disfruta ahora en este importante templo, “que la catedral recobre la dignidad que nunca debió haber perdido”.
En un año y medio, el sacerdote diocesano, nacido en La Lima, se entregó completamente a renovar el templo de la Catedral San Pedro Apóstol, reparando techos dañados, instaló cámara de vigilancia para mantener el respeto y seguridad. Ahora se puede ingresar al templo, si no hay misa se puede escuchar una suave música que inspira a meditar.
Para algunos feligreses de San Pedro Apóstol es de tristeza el cambio de este año, y le han expresado al padre Canales ese sentir, sin embargo él les alienta, “yo creo que lo mejor es recordar lo poco o mucho bueno que les he dado. yo creo que ahí está la clave, que todo lo bueno que el Señor me permitió compartirles ahí queda, ahí estará de una manera mi presencia”.
Como mensaje a su feligreses sampedranos, monseñor José Canales les dice: “Hermanos de la Parroquia San Pedro Apóstol, el Señor ha querido que los acompañe durante un año y medio y aunque a nosotros nos cuesta entender, este es el tiempo de Dios. Hay que recordar con cariño ese tiempo que el Señor quiso que estuviéramos juntos. Hay que recordar que aunque sea un pequeño tiempo hemos aprendido y hemos puesto en la parroquia nuevos cimientos y por ello hay que dar gracias a Dios”.
“Yo pienso que el obispo (Ángel Garachana), va a escoger a un buen sacerdote para que sea el párroco de San Pedro Apóstol, que va a dar continuidad a lo que hemos hecho. Yo dudo que el nuevo párroco quiera ir por sus caminos y no valorar lo que hemos logrado”, monseñor José A. Canales.
Lo que hace grande a un hombre son el tipo de huellas que deja en su camino, marcando en cada paso acciones y no solo palabras. En las parroquias que el padre Canales sirvió en la Diócesis de San Pedro Sula, dejó grabado su andar. Enseñó y aprendió, dio y recibió.
Una de las parroquias en las que estuvo mas tiempo y con muchos retos, fue en Guadalupe, donde lo recuerdan por su liderazgo, determinación y lo “campechano” que fue para acercarse a todos.
“Recuerdo de él muchas cosas, su carisma, su gentileza con nosotros los empleados, su cariño.  Nos brindó confianza, estaba cerca de nosotros”, narra Juana López González quien lleva 8 años como sacristana de la Parroquia Guadalupe en San Pedro Sula.
“También recordamos sus regaños y chistes. Fue un sacerdote que se dio a conocer con nocostros y aprendí mucho con él”.
Norma Catalina Paz  destaca el orden con el que el padre Canales les invitó a trabajar para la parroquia. “El decía que un sí para la feligresía era un sí para todos y  un no era para un no parejo. No tuvo favoritismo por ningun grupo, movimiento o pastoral. Lo vamos a extrañar. Siento que será un gran obispo. Desde ya estamos gozosos y oramos por él”.

A %d blogueros les gusta esto: