Noticias

Religiosas agasajan a la Sagrada Familia

Una verdadera fiesta se vivió en el convento Casa Nazaret de las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia, con motivo de la fiesta patronal. Religiosas agasajan a la Sagrada Familia Texto y fotos: Eddy Romero emromero@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Con mucho fervor se celebró recientemente la solemnidad de la Sagrada Familia en el noviciado “Casa Nazaret” de las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia. Este centro de formación ubicado en la comunidad Rancho Grande, Morocelí, El Paraíso fue el lugar elegido por esta comunidad religiosa para honrar a la familia de Nazaret.

Presidió la misa el Nuncio Apostólico, monseñor Novatus Rugambwa. Acompañaron este acto litúrgico los presbíteros Rogelio Hernández, párroco de Yuscarán y Morocelí y el padre Agustín Chutá, ambos pertenecientes los misioneros Apóstoles de la Palabra y una gran cantidad de religiosas y personas afines a esta congregación.
El reloj marcaba las 10:30 de la mañana cuando inició la Eucaristía. Monseñor Novatus les dijo que “La celebración de la Sagrada Familia nos invita a profundizar virtudes y actitudes de los miembros de la Sagrada Familia ante el plan salvífico de Dios. Una meditación profunda de estas actitudes nos impulsa a seguir el ejemplo de la Sagrada Familia en nuestra vida como personas tomadas para jugar un papel en la historia de la salvación del mundo.” Sor Suyapa de Jesús Montufar, superiora provincial de esta congregación dijo que celebrar la Sagrada Familia para ellas “significa celebrar el amor, el agradecimiento a Dios, a la Beata María Leonia Paradis que se inspiró en la Sagrada Familia para vivir estas virtudes de amor, de sencillez, de humildad para servir a la Iglesia a través de los sacerdotes y futuros sacerdotes”.
Esperan tener más vocaciones en este 2017, para seguir sirviendo a la Iglesia que tanto lo necesitan.
Actualmente, tienen su casa central en la colonia Miraflores de la capital y están presentes en casi todas las diócesis del país.
Según la superiora, ellas  viven su vocación “desde la aceptación y el cumplimiento de la voluntad de Dios a través de este llamado de la consagración religiosa, del buen Dios que se manifiesta a través de los acontecimientos, para llamarnos y vivir estas virtudes de la Sagrada Familia. Hacerlo presente y sobre todo, ahora que estamos en Honduras, Guatemala y Canadá.

El dato
Un día con una religiosa
Por la mañana, rezamos Laudes, luego la meditación de la Palabra de Dios a través de la Lectio Divina; después la Eucaristía y luego ya vamos a nuestros deberes. Por la tarde tenemos la visita al Santísimo, lectura espiritual, el Rosario diario no puede faltar. La vida religiosa no es aburrida. Al contrario es bien interesante, cada día le ponemos creatividad. A lo ordinario, hay que hacerlo extraordinario.

A %d blogueros les gusta esto: