Arquidiócesis

“No están solos, Dios nunca los abandona”

“No están solos, Dios nunca los abandona”
Para animar y fortalecer la fe de los privados de libertad, el nuncio apostólico, monseñor Novatus Rugambwa realizó una visita pastoral a los centros penitenciarios de la capital.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Monseñor Novatus Rugambwa, nuncio apostólico del papa Francisco visitó recientemente la Penitenciaria Nacional Marco Aurelio Soto. El arzobispo compartió con los privados de libertad, celebró la Eucaristía y confirmó a tres presos que se prepararon para recibir este sacramento. Acompañaron al nuncio, los presbíteros de la Orden de la Merced de la parroquia Sagrada Familia, el padre Maximiliano Orellana y una decena de agentes de Pastoral Penitenciaria de las parroquias San Juan Bautista, Sagrada Familia y Santísima Trinidad. Previamente, monseñor Novatus también había visitado la Penitenciaria Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS).
Curiosamente, el dos de enero del año pasado, visitaron este centro penitenciario los obispos de Tegucigalpa, junto con la imagen peregrina de la Virgen de Suyapa. Y en el último día del año, lo hizo el nuncio apostólico. Esto refleja el acercamiento que se tuvo por parte de la jerarquía a estos lugares. Es bueno mencionar que además de estas visitas, se realizaron varias durante todo el año.

MENSAJE Al ingresar al centro penitenciario, monseñor Novatus se dirigió a uno de los módulos llamado Casa Blanca. Allí saludo, impartió la bendición y dialogó con varios privados de libertad. En el local destinado para la realización de las misas, decenas de personas esperaban la llegada del representante del Papa para escuchar un breve discurso empapado de mucha esperanza. Después de la introducción que realizó el padre Agustín Lara, capellán de este lugar, monseñor Novatus dijo que “el Señor no nos abandona, se presenta como palabra y como sacramento en nuestra vida. Así que es un momento de gracia este que estamos celebrando”. Asimismo, impartió la bendición en nombre del papa Francisco e instó a los presentes a nunca olvidar que “ustedes no están solos, Dios mismo está con ustedes, la Iglesia está y reza con ustedes”. Luego de esto, entregó una postal de la Virgen de la Merced y otra con la imagen del papa Francisco. El recibió dos presentes muy significativos por parte de los privados de libertad.

EXPERIENCIA Posterior a visitar este módulo, se dirigieron a la capilla Cristo Redentor del Mundo. Allí celebró la Misa y el sacramento de la Confirmación. Uno de los privados que recibió al Espíritu Santo es Jesús Cáceres. Fue encontrado culpable del delito de homicidio y fue condenado a 15 años de prisión, de los cuales ya ha cumplido ocho. Para él, recibir este sacramento es de mucha alegría: “me siento contento de participar alabando a Dios y créame que a veces uno tiene todo el tiempo disponible afuera pero hay tantos obstáculos que no busca uno a Dios. Pero en este lugar, he tomado la decisión de seguirlo hasta el final”.
Cáceres dijo que  “me invitaban afuera que asistiera a la Iglesia y yo siempre ponía pretextos y nunca iba, pero desde que llegué aquí, ya llevo ocho años, siempre he estado asistiendo a la Iglesia, pero más hace dos años y este último año ha sido de gran bendición porque hemos tenido a la virgencita, el cardenal y ahora monseñor, una bendición para la penitenciaria”.

A %d blogueros les gusta esto: