Noticias

Editorial del Domingo 4 de Diciembre de 2016

Un futuro incierto

El triunfo electoral de Donald Trump en los recientes comicios presidenciales en los Estados Unidos, tiende un velo de incertidumbre acerca de la forma en que cambiará la política de ese país en relación con Honduras y las demás naciones del istmo. ¿Cuál será su postura con la Alianza para la Prosperidad negociada con el Presidente Obama?


El principal tema electoral que esgrimió el candidato Trump fue el asunto de la migración. Apelando al descontento de los norteamericanos desempleados, llegó hasta el punto de satanizar a los migrantes latinoamericanos que permanecen trabajando, y están al margen de una situación de permanencia legal en ese país.
De manera que haciendo alarde de un lenguaje violento prometió hacer deportaciones masivas. Lo expresó en forma tan grosera, hasta el punto de decir que iba a construir un muro de piedra que separara a los Estados Unidos y a México, para impedir el paso de los migrantes y que el costo de la obra sería absorbido por el país azteca.
También Trump ha expresado opiniones respecto a establecer un impuesto a las remesas que se envían a los familiares de los migrantes latinos, que permanecen en su lugar de origen. Lo cual podría tener como consecuencia final, una reducción en el monto total de esos dólares que tanto ayudan a la economía hondureña.
Aunque es justo decirlo que muchas de las afirmaciones y ataques que utilizó en su campaña electoral, al paso de los días los ha ido suavizando. Pero la realidad es que el nuevo presidente de los Estados Unidos no ha tenido una experiencia previa en un cargo público, y su conducta en el desempeño de la Primera Magistratura de aquel país, puede resultar no predecible, antes de su toma de posesión.
Pero, es indudable que su actuación pública ya como presidente electo, muestra algunas facetas que son inquietantes, pues pueden crear incidentes de política internacional que revistan cierta gravedad y que alteren la paz mundial.
Tal es el caso de la forma inapropiada en que Trump reaccionó ante los medios de comunicación ante la reciente muerte del Comandante Fidel Castro, Mientras el Presidente Barack Obama expresaba diplomáticamente sus sentimientos de pesar al gobierno de Cuba. El Presidente electo calificaba a Castro como “un brutal dictador” y expresaba que si el gobierno de Cuba no mejora las condiciones de vida del pueblo cubano, daría por cancelado el acuerdo de entendimiento, recientemente firmado entre los dos países.
Un aspecto que puede resultar favorable para América Latina, es el gran peso que tienen el congreso y el senado, en las decisiones de políticas públicas. Y ambas Instituciones están formadas por personas que tienen amplia experiencia en las funciones legislativas, y que tienen un claro concepto de cuáles son las conveniencias de su nación, en asuntos de relaciones internacionales.
Un asunto en que está imbuido el presidente electo Trump en los últimos días es en la formación de su gabinete que lo acompañará a gobernar. Hasta el momento, los seleccionados han sido de la aceptación de la mayoría de la población. Inclusive hasta por los medios de comunicación que durante la campaña electoral se alejaron de Trump y lo señalaban como el seguro perdedor.
Precisamente este alejamiento de los medios, ahora se reputa como el aspecto central que le ganó la simpatía del ciudadano corriente, pues mucha gente mira a los grandes diarios y televisoras como defensores de pequeños grupos, que están centrados en la defensa de intereses particulares.
De manera que se presume que el equipo de su gobierno, estará integrado por personas de mucha experiencia en la función de gobernar, tanto a nivel de los estados de donde son originarios, como en cargos a nivel nacional.
Aunque Trump hizo comentarios racistas, especialmente contra los musulmanes, en los últimos días ha bajado el tono al referirse a estos asuntos. Lo cual es un indicativo que no es lo mismo hablar en el proceso electoral, que hacerlo cuando ya se asume la gran responsabilidad de gobernar una nación.
A pesar de ser un hombre muy dinámico, exitoso en emprendimientos privados, y en el campo de las grandes construcciones; de tener altos valores de eficiencia y calidad, su forma de gobernar hasta el momento es una incógnita y por ello el futuro es incierto. Ya lo dijo el Señor Jesús: “Yo estaré con ustedes todos los días….hasta el fin del mundo:

A %d blogueros les gusta esto: