Noticias

Fervor en clausura delAño de la Misericordia

Fervor  en clausura del Año de la Misericordia Este jubileo comenzó con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro y en todo el mundo se abrieron puertas santas en catedrales y basílicas. Texto y fotos: Delfina Janeth Lagos dlagos@semanariofides.edu Síguenos en www.fidesdiariodigital.com En la solemnidad de Cristo Rey decenas de fieles asistieron desde tempranas horas a la Basílica Nuestra Señora de Suyapa, todo para ser parte de la Eucaristía en la que clausuró el Jubileo de la Misericordia.


Llagaron familias completas,  unas en peregrinación para cruzar el umbral de la Puerta Santa, signo mayor del  año dedicado a la misericordia. Fueron 365 días en los cuales se hizo el llamado de parte del Papa Francisco a derramar nuestra solidaridad con los más necesitados, con el prójimo.

PEREGRINAR  Fue un año de peregrinación, de  buscar de dar de comer al hambriento como decía una de las obras de la misericordia, de visitar al enfermo y muchas más.  Otro gran requisito en este año fue visitar las puertas santas, las cuales se abrieron en las catedrales, basílicas y otros templos de peregrinación designados por el obispo diocesano.
Es por ello que a la Basílica Nuestra Señora de Suyapa llegaron gran cantidad de feligreses, que en su momento fueron esos peregrinos que siguieron el mandato de cumplir las obras de la misericordia y visitar la Puerta Santa.
La misa fue presidida por el padre Carlo Magno Núñez, rector de la Basílica y concelebrada por el diácono, José Antonio Chavarría, quienes fueron esos testigos del  caminar de la población hacia la Puerta Santa.

MISERICORDIOSOS COMO EL PADRE, En la homilía el padre Carlo Magno Núñez, recalcó que este Año de la Misericordia que despedimos “debemos ser una persona nueva y que debemos ser capaz de amar al estilo de Dios”.
De igual manera agregó que este año hay que  recordar que debemos ser misericordiosos como el Padre lo es, que no debemos olvidar ese amor que debemos tener, que sepamos que Cristo, es Rey de nuestras vidas y que siempre debemos tener grabado en nuestros corazones el rostro del Padre misericordioso.
Al momento del mensaje, el diácono Antonio Chavarría, describió ese cuadro que nos acompañó en este año, Chavarría habló, de lo que significo el Año Jubilar, de esos objetivos que pedía el Papa Francisco, como ser, experimentar el amor a Dios, el amor a los demás, de saber que hay que ir por la oveja perdida y explicó que ese fue ese objetivo de ser esa oveja perdida y que nos dejamos encontrar por Dios
Seguido  el padre Núñez, insistió que este año no es de olvidar esos frutos que nos deja.  “Se cerró la Puerta Santa, pero que la misericordia de Dios no se cierre y  mantengamos esa puerta del corazón abierta” recalcó.

El dato
Año de la Misericordia
El Jubileo de la Misericordia, también llamado coloquialmente Año de la Misericordia, fue un jubileo que se celebró durante el Año Santo Extraordinario que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluyó el 20 de noviembre de 2016.

A %d blogueros les gusta esto: