Caminar Punto de Vista

Los filtros burbuja

Los filtros burbuja
Nadie juega con las estadísticas, sino con una pelota redonda y en una cancha rectangular; ellas, las estadísticas, solamente son una aproximación a las probabilidades de un suceso y nunca han sido certeza de nada; muchos han fracasado enterrados por el peso de la realidad. Nos sucedió en el partido de nuestra selección de futbol contra Panamá y le sucedió a Estados Unidos y Trinidad y Tobago, que también perdieron en sus casas. Noche de anfitriones vencidos; irregular, (para aquellos). Sucedió igual con las votaciones para el Brexit en Inglaterra, el tratado de paz en Colombia y las elecciones en USA, en que el mundo se dejó llevar por las opiniones ajenas de renombrados columnistas, rabietas de artistas, literatos, políticos y otros. Sucede que los medios e Internet, también llamado medio, sirven a las personas para exponer libremente las convicciones propias, con el deseo de lograr que los otros pensemos igual, ya sea por estrategia comercial, política o porque es humanamente natural imponer nuestras ideas y, para generalizarlo o como estrategia para controlar la cultura, lo que piensa y dice la gente y actúe en consecuencia. Arma política utilizada por dos partidos populistas en las pasadas elecciones en nuestro país.
En Internet este truco es llamado filtro burbuja y es un algoritmo, es decir, una lista de instrucciones que fuerzan o sugieren una solución matemática. Me explico: tenemos un historial de búsqueda de las cosas que nos interesan, en Internet, por ejemplo, cuando damos un clic a enlaces, buscamos amigos, observamos videos, creamos listas de reproducción de películas o música, leemos noticias y otras más. Con ese historial, el algoritmo pone en nuestra pantalla informaciones y enlaces a temas que deben interesarnos y es utilizado para forzar la opinión pública. Antes de las elecciones en Estados Unidos, fue usado para forzar el triunfo de Clinton y continúa con la campaña de desprestigio contra el Presidente electo. Se utilizan “globos sonda” para investigar reacciones públicas y ahora “filtros burbuja” para forzar nuestras opiniones y maneras de actuar y comportarnos, magnificando vicios, sensualidades, ambiciones, falsedades y otros. La prensa en Honduras, en general, quiere ser fuente y formadora de opinión y, en ocasiones, cae en las estrategias de gente mal intencionada o sencillamente el entrevistador, articulista, editorialista o locutor, busca imponer sus intereses. Peligroso.
Sin embargo, hay una respuesta que a nivel mundial están dando los pueblos: ya no jugaremos con las estadísticas, ni con las presiones y demás trucos de los medios, impondremos nuestra voluntad porque queremos ser autores de nuestra historia. Nuestra preferencia es nosotros, nuestro país, el futuro construido a partir de nuestra voluntad. Los pueblos, tomados de la mano de nuestro Señor Jesús, caminan resueltamente para acceder a los escalones que conducen al Reino, mientras anda infatigable tras las huellas que va señalando la Iglesia conducida por el papa Francisco y bajo la amorosa mirada de la Madre celestial que acaricia el manto sin costuras que tejió en casa para su amado Hijo y que ahora luce con la gala celestial del Rey de Reyes y Señor de Señores, glorificado por el altísimo Padre a Su regreso a la Casa imperial del cielo.
Él es la Verdad, el Camino y la Vida. No hay más allá ni más acá, es el centro de todo, el algoritmo vital que no acepta soluciones alternas, la burbuja sin filtros, la Buena Noticia, la Palabra de Dios que subió al madero de la Redención y abrió para todos las puertas del cielo. Señor Jesús, Rey del Universo, le rogamos posar Su mirada generosa y misericordiosa sobre nuestro pueblo y sus ciudadanos, merecedores de mejores y más esplendentes días. Queremos ser diferentes y no consumirnos en el anónimo bulto de las masas ignorantes y faltas de fe, queremos caminar con el mínimo y el último, ser la comunidad de hermanos que rezan el Rosario mientras soban el Escapulario y besan la Cruz, que van a la Eucaristía encantados y salen al mundo para impartir alegría, esperanza, fe y caridad. Amén.

A %d blogueros les gusta esto: