Comayagua Diócesis

Hasta el Cielo, hasta luego

Hasta el Cielo, hasta luego
Monseñor Geraldo Scarpone murió a los 88 años de edad, y de estos 25 años fungió como Obispo, murió en Nicaragua, a las dos de la mañana del día sábado 29 de octubre.
Delfina Janeth Lagos
dlagos@semanariofides.com
Fotos: Lilian Flores
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El día de la última Misa de cuerpo presente llegó, después de tres días de haber llegado sus restos al departamento de Comayagua. Una multitud de fieles abarrotó la Catedral, la mayoría de ellos con ese recuerdo latente de haber compartido con este hombre de paz y lleno de humildad, como lo describió  Monseñor Roberto Camilleri.
Alrededor de su féretro había arreglos florales y una valla de cadetes de la Fuerza Aérea flanqueaba el ataúd como signo del  respeto y admiración de un pueblo agradecido y para resguardar el orden entre quienes querían llegar a darle su último  adiós al recordado obispo.

EUCARISTÍA, La mayoría de los integrantes de la Conferencia Episcopal de Honduras estuvieron presente en esta Misa, que presidió el Nuncio Apostólico en Honduras, Monseñor Novatus Rugambwa.
En la procesión de entrada participó el clero de Comayagua y presbíteros de otras diócesis del país. Formando dos filas, ingresaron a la nave central de la Catedral hasta llegar al altar mayor, los seguían los miembros de la Conferencia Episcopal y Monseñor Novatus, todo para darle el adiós al hombre que pasó gran parte de su vida como  pastor de Comayagua.
Antes de dar inicio a la Eucaristía, se colocaron sobre el féretro sus ornamentos episcopales, al igual que las Sagradas Escrituras. En la homilía, que fue pronunciada  por Monseñor Roberto Camilleri, obispo de la Diócesis de Comayagua, se refirió a monseñor Geraldo como un hombre de paz y que siempre tuvo mucha confianza en el Señor.

HUMILDAD Al igual Camilleri recordó de lo cercano que fue con la gente y todo gracias a la humildad que le caracterizaba, y se refirió a una carta que le enviaron de Nicaragua, donde le detallaban los últimos minutos en vida del Obispo Emérito, en la cual manifestaron  que él murió recordando a la Virgen María,  y nunca perdió la serenidad ni en sus últimos minutos de vida.
“Si queremos una santa muerte, debemos vivir una vida santa, Monseñor fue un hombre con mucha bondad y con mucho servicio a los demás, y gracias a Dios por él y por los grandes frutos que nos dejó”
Al igual el obispo, agradeció a todas las personas que en su momento le brindaron ayuda al obispo, ya que él nunca estuvo solo les dijo, “siempre tuvo manos amigas que le respondían en todo momento, como el diacono Miguel, que lo acompañó por muchos años” les expresó
Seguido de la Eucaristía, muchos fieles que abarrotaron el templo  se acercaron al féretro para darle un hasta luego a Monseñor Geraldo Scarpone, bajo el sonido del canto “Sacerdote de la Humanidad” el cual fue entonado por el coro de la Iglesia.

A %d blogueros les gusta esto: