Noticias en desarrollo

“Ciudadanos del cielo”

“Ciudadanos del cielo” Obra de Jesús Buen Samaritano celebra 28 años de fundación Texto: Johanna Kattan jokattan@semanariofides.com Fotos: Sheyla Ramos Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Hay sensaciones que son inexplicables, que solo quien las experimenta puede comprender. Eso sucede al entrar al Hogar Buen Samaritano, se siente amor en el ambiente, hay muchas sonrisas, algunas calladas, otras a carcajadas.


Impacta para quien llega por primera vez,  un lugar con personas que viven con parálisis, síndrome de down y otras discapacidades. Sin embargo, a los pocos minutos de entrar al hogar, son ellos que nos abren el corazón y con sus gestos nos muestran el amor al prójimo.
Hace diez años fue la primera vez que visité esta bella obra, ubicada en la colonia Villa Florencia, atendido por la congregación Hermanas de Jesús Buen Samaritano. Primero quedé impresionada por las diversas limitantes con las que viven los niños y jóvenes del lugar. Por otra parte, quedé encantada por la nobleza y entrega de las religiosas, son hondureñas que a cada niño le dan el todo.
Las Hermanas dedican todo el día a atender el hogar. Suelen ser unas nueve religiosas. Se convierten en madres, psicólogas, fisioterapeutas, nutricionistas, maestras, y muchos roles, que hacen de este lugar un morada de amor.  Son una familia. No son estadísticas, ahí cada uno es miembro de la familia.
Todos colaboran. Hay muchas que pese a andar en silla de rueda, alimentan a los más pequeños o que viven con parálisis. Otros no pueden usar sus manos pero son esa voz que anima y acompaña a los demás. La debilidades de unos se compensan con las fortalezas de otros.
Así como muchos amigos de este hogar, yo también he aprendido mucho y mi corazón se renueva con el cariño de estos niños y jóvenes. Con ellos aprendí a recibir esas miradas llenas de bondad, entendí que no se necesitan palabras para comunicar el amor.   De las Hermanas sigo aprendiendo a mirar con amor, no con lástima, sino con aprecio. La lección de vida es que obtenido es que ellos, con muchas limitantes físicas, problemas cerebrales, saben vivir con alegría y con su ejemplo fortalecen a todos los que los visitan.
La directora y fundadora, sor María del Carmen Bueso Ulloa, explica que la mayoría llegaron desde niños, porque quedaron abandonados en hospitales públicos o en lugares marginales. Actualmente hay 58 residentes, la mayoría son de 15 años en adelante, incluso hay unos que tienen 40 años. “Acogemos y atendemos, directa y personalmente, a niñas, niños y jóvenes con discapacidades psíquicas o físicas, abandonados y huérfanos”.

De aniversario Desde hace 28 años se creó la Obra de Jesús Buen Samaritano, fruto de la congregación Hermanas de Jesús Buen Samaritano. La Hermana Carmen ha estado entregada a esta obra desde el inicio.  “Surge a raíz de la necesidad de personas que no tienen atención”, comenta.   “Recibí el llamado de Dios, él quería que existiera esta obra”.
Indica que hay varias dificultades, pero la principales son la adquisición de medicamentos, casi todos son controlados. Otro problema es que no se ha terminado de reconstruir algunas áreas, y es necesario tener fondos para el mantenimiento del lugar.
El Obispo Ángel Garachana presidió la eucaristía de acción de gracias por el aniversario de esta obra. “Recordamos los 28 años de esta obra y damos gracias a Dios y pedimos que derrame bendiciones y gracia para que continúen y siga llamando más jóvenes que quieran consagrarse sirviendo a los pobres más pobres”.
Además de festejarse el aniversario, se celebró el sacramento del bautizo. “Ustedes ya son amados por Dios, pero de alguna manera especial, por medio del bautismo, entramos a ser ciudadanos del cielo, hijos de Dios, miembro de la  iglesia”, explicó monseñor Ángel.

DIRECCIÓN:
Ubicación:  Colonia  Villa Florencia 19 calle entre 10 y 11 avenida
email: hermanasjbs@gmail.com Teléfono: 2557-7714
Celular: 97782004

A %d blogueros les gusta esto: