Noticias

Si vivir es caro en Honduras, también ya fallecidos, toca pedir

Si vivir es caro en Honduras,también ya fallecidos, toca pedir En las circunstancias que sean nunca se está preparado por mas camino recorrido de la fe es bien difícil desprenderse de un ser querido. Suyapa Banegas sbanegas@unicah.edu Fotos: Lilian Flores   Síguenos en www.fidesdiariodigital.com Todos tenemos ese miedo a la intempestiva noticia de que un familiar ha partido a la Casa del Padre Celestial. En las circunstancias que sean nunca se está preparado por mas camino recorrido de la fe es bien difícil desprenderse de un ser querido con quien se ha convivido toda una vida entre risas, llantos, sueños, esperanzas, proyectos, alegrías pero que se hace cuesta arriba decir hasta pronto.


En medio de este torbellino de sentimientos de tristeza, nostalgia y por momentos se reconforta en la Palabra de Dios que nos dice en “1 Juan 2:17 “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Aunque exista Palabra, la fe entra en batalla con la razón y quizá entremos en negación y hasta nos preguntamos ¿Por qué él o ella? ¡Pero si era tan joven!, ¡no merecía morir de esta manera, no le hacía daño a nadie! Estos cuestionamientos los acompaña algo del cual casi nadie repara más que el que está dentro de esta situación ¿Cómo se le dará cristiana sepultura a esta persona? Todos queremos lo mejor, pero en estos tiempos donde si vivir es caro morir también lo es.

UNA PARTIDA DIGNA  Mientras el cuerpo de una persona yace inerte, los familiares empiezan a “buscar”, donde será la última morada del que estuvo entre ellos hasta hace muy poco.
Unos tienen la “suerte” de que sus familiares ya tienen un nicho, como lo hacían nuestros antepasados y con anticipación destinaban y pagaban un lugar. Esto se considera para alguien que puede y los que no ¿cómo hacen?
Fuimos en busca de lo que rodea darle sepultura a un familiar para una persona que vive en extrema pobreza. Visitamos el Cementerio General ubicado en la parte alta de los mercados de Comayagüela. Allí en las afueras de este campo santo en medio de las flores propicias para esta ocasión encontramos a don José Maldonado Cruz, jefe del Departamento de Cementerios Públicos a él le consultamos cómo acuden las personas a pedir les den un “chance” para enterrar a un ser querido.

PROCESO Cruz, nos dijo: “Se les dona en el cementerio Divino Paraíso, donde se les da a la gente pobre por parte del alcalde, hay gente  que no puede pagar nada y se le hace una gestión para poder gozar de este beneficio, a los familiares se les pide dos fotocopias de la tarjeta de identidad, dos fotocopias de la defunción, dos fotocopias de la persona que hace el proceso, vemos que enterrar una persona es costosa”.

“LOS CEMENTERIOS HAN CAMBIADO” Así lo catalogó don José que los “cementerios han cambiado, tanto el General, San Juan del Durazno, Sipile, Divino Paraíso, tenemos seguridad, la gente ha estado viniendo y más el 2 de noviembre, ellos se sienten tranquilos. Él también quiso aclarar que es falso lo que por allí se dice que los 25 años se “saca de sus tumbas a los restos mortales de las personas para ser reutilizados” esto es totalmente falso”. “Le pedimos que no sólo vengan a ver estas tumbas este día sino que durante todo el año.
Según este ciudadano existe dentro de la Alcaldía Municipal un proyecto de construcción de un cementerio más pero que no se ha concretado.
“Las flores que más pide la gente” Doña Sonia nos compartió que las flores que más se le venden son las Margaritas Reina, Los Moños, Claveles.

PRECIOS
Los precios oscilan entre 20 a 200 lempiras a esto aspira la gente de escasos recursos.

El dato
De interés
• En el gobierno del General José María Medina, comenzó a construirse en 1875 el Cementerio General para sustituir al viejo panteón que se encontraba al costado norte de la ermita de El Calvario y se extendía a lo largo de la ribera oriental del río Grande hasta los predios donde se encontraba, antes del Mitch, el Gimnasio Nacional.
• El nuevo cementerio para la ciudad, se inauguró en 1877 en el gobierno del Dr. Marco Aurelio Soto, en un amplio terreno ubicado en el sector oriental de Comayagüela, conocido como Sipile, que años después dio origen a un reparto habitacional llamado la colonia Soto, construyéndole un hermoso muro con su entrada de arco donde puede observarse la influencia de la arquitectura colonial.

VENTA DE FLORES
Algo que no puede faltar en un día como este son las flores rodeando la tumba de un familiar, aunque la muerte sea austera e inspire desolación no por ello debe de ser así. Las flores son ofrendas por aquellos momentos de felicidad que gozaron frente a nosotros.
En las afueras del Cementerio General se apuestan desde hace días para dar vida a las tumbas del campo santo. Colores amarillo, morado, rojo, blanco resaltan en este lugar. Nos encontramos a la señora Sonia Aracely Moncada, originaria de Valle de Ángeles, quien heredó de su madre esta manera de ganarse la vida al vender flores “Ya tengo más de 25 años de vender aquí este día vendemos mucho, aquí nos crecimos nosotros vendiendo junto a ella y ahora seguimos esta tradición”.

A %d blogueros les gusta esto: