Noticias

El cielo recibe entre vítores a un siervo de Dios

El cielo recibe entre vítores a un siervo de Dios En vida Monseñor Scarpone estuvo cerca del Señor, la certeza es que en su lecho de muerte el Señor estuvo muy cerca de él. Texto y fotos: Lilian Flores liflores@semanariofides.com Síguenos en www.fidesdiariodigital.com COMAYAGUA.- La nostalgia invadió  esta ciudad de Comayagua al recibir la triste noticia de la muerte del Obispo Emérito Geraldo Scarpone, un hombre entregado del Señor que por 36 años estuvo en este lugar y de estos 25 fue como Obispo titular.

Sentimientos encontrados se pudieron  observar en el velatorio del prelado porque aunque había dolor y tristeza ante esta pérdida.  Los feligreses también manifestaban alegría,  porque tienen la certeza de que ahora hay un santo más en el cielo. Con mucho amor, gratitud, aprecio y admiración, lo recuerdan quienes convivieron con él durante su pastoreo.
Muchas veces se recuerda  a una persona por algún tipo de proyecto que ejecutó o porque se colocó una placa con su nombre por haber colaborado en alguna obra benéfica, pero no hay  mejor manera de recordar a  alguien y de llevarlo en el corazón por su cercanía, su bondad y comprensión, su entrega, entusiasmo, y sobre todo por su misión como buen pastor.  Así es como lo recuerdan los feligreses que llegaron hasta la Catedral de Comayagua, donde los restos de Monseñor Scarpone fueron velados y posteriormente enterrados en la capilla del Santísimo, ese misma tumba fue construida  durante su gestión como obispo titular. Al lado izquierdo de ese lugar también se encuentran los restos de Monseñor Bernardino Mazzarella, primer Obispo de esa diócesis tras ser reactivada como tal en el decenio de los años sesentas del pasado siglo, ya que durante la colonia y  hasta 1916 fue sede del Episcopado de Honduras.
Las personas llegaban con arreglos florales, para ubicarlos alrededor del féretro de Monseñor Geraldo, largas filas se formaron para ver el cuerpo, muchos aprovecharon para tomar fotografías, y tenerlas de  recuerdo.
Él  era un hombre lleno de fe y entregado al servicio de los más necesitados, a pesar de su condición física y de salud decidió seguir dándose a los demás. Su amor por el sacerdocio le permitió cumplir hasta el final las promesas que hizo el día de su ordenación. Aparte de preocuparse por la vida espiritual de sus feligreses, los feligreses  también lo recuerdan porque fundó varias parroquias, erigió el Seminario Diocesano Cristo Sumo Sacerdote, y también construyó colonias para personas de escasos recursos.

DESEO Desde que estaba en vida Monseñor Scarpone pidió ser enterrado en la antañona Comayagua, su amor, entrega y servicio en este lugar lo convirtió en un hijo de esta tierra, a pesar de que ya no vivía en esa ciudad la visitaba sobre todo en la fiesta de la Inmaculada Concepción.
Viajaba desde Managua, Nicaragua, lugar en donde prestaba su apostolado como  Director Espiritual del Seminario Redemptoris Matter, fue en ese mismo lugar donde falleció. Aparentemente el día anterior al 29 de octubre fecha en la que falleció, se encontraba estable, a pesar de sus años y sus achaques no había nada que indicara que el fin estaba próximo.
“Él estaba más que preparado porque cuando hay cierta  edad y ciertas anomalías en la salud, es un llamado constante que tenemos que tener bien arreglada nuestra vida, el problema es cuando pensamos que tenemos mucho tiempo todavía y después vamos a arreglar las cosas, por lo tanto también tenemos que estar bien preparados, como dice el Señor con la lámparas encendidas, es decir las lámparas  de la fe, esperanza, caridad en un amor grande hacia  Dios y hacia los hermanos donde Cristo  se identifica con el pobre, con el enfermo y con cualquier persona, pues Monseñor Geraldo tenía todas las lámparas encendidas” manifestó Monseñor Roberto Camilleri, Obispo de Comayagua, durante la homilía de la misa de Cuerpo Presente

DE REGRESO A través de un comunicado emitido por la radio católica de Comayagua  Monseñor Roberto Camilleri  dio a conocer a la feligresía la noticia del deceso de Monseñor Scarpone, y que sus restos serían traídos  a esta ciudad.
Monseñor Camilleri fue a encontrar los restos del obispo a la Frontera de las Manos, después fue llevado  al monasterio de las clarisas, ubicadas al sur de la ciudad donde ofrecieron una Misa por su alma, al llegar a la entrada de Comayagua el cuerpo fúnebre fue llevado en procesión hasta llegar a la Catedral lugar en donde fue velado y enterrado.
Ese momento fue desgarrador multitud de gente llego a su encuentro, sobraron manos para cargar el ataúd. Durante el camino no se rezó el santo rosario, porque algo que identificaba al obispo era su amor a María, asimismo los se entonaron cantos franciscanos, orden a la que  pertenecía.

ORGANIZACIÓN Previo a la llegada del cuerpo del Obispo, Monseñor  Camilleri se reunió con los encargados de los grupos y movimientos, autoridades eclesiales y otras autoridades de la ciudad para organizar el velatorio, a cada uno se les asignó una hora para que siempre permanecieran acompañando el cuerpo del obispo. La participación era opcional pero como ya era conocido monseñor era muy devoto al rosario, se dice que al momento de morir estaba rezando el rosario, por tal razón fue lo que prevaleció en su velatorio.  Con esto resalta que su amor a la Virgen María fue hasta el final de su vida. Sumado al rezo de rosario, hubo eucaristías, horas santas, cantos marianos y franciscanos.

El dato
Entrega total
Monseñor Scarpone era un hombre lleno de fe y entregado al servicio de los más necesitados, a pesar de su condición física y de salud decidió seguir dándose a los demás. Su amor por el sacerdocio le permitió cumplir hasta el final las promesas que hizo el día de su ordenación.

A %d blogueros les gusta esto: