Infancia Misionera celebra octubre con gran concentración diocesana

Toda una fiesta espiritual se vivió en la ciudad de Juticalpa durante la concentración diocesana de la Infancia y Adolescencia Misionera, IAM,  que aglutinó a delegados de todas las parroquias de la Diócesis bajo el lema: “Soy niño misionero, llevando misericordia al mundo entero”.

Texto y Fotos

Carlos Moreno

cc.bombo@yahoo.com

Esta actividad fue preparada por el equipo diocesano de las Obras Misionales Pontificias (OMP) y la Comisión Diocesana de la IAM; quienes son colaboradores de Monseñor José Bonello Ofm,  Obispo de la Diócesis de Juticalpa, y se realizó el pasado 23 de octubre.

La parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria Salamá ha sido por primera vez sede de esta concentración. La parroquia recibió a los pequeños que desde las parroquias de Santa Gertrudis y la Catedral Inmaculada Concepción de Juticalpa y la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria, que reunió niños de El Rosario, Jano, Silca, Guata.

Este evento sobresalió por la gran cantidad de niños que dijeron sí a esta vocación de la alegría en el gozo en el Señor, que anima a anunciar a Cristo a los demás niños, de allí que el numero de 700 pequeños es una gran bendición.

 Los colores son una gran metodología para enseñar a los niños, lo que quedo visible en la caminata, con la gran cantidad de mantas, banderines y pancartas y los colores misioneros que se les pinto en la cara. Los pequeños lucieron alegres en cada momento que se vivió.

En su caminata que partió desde la entrada de la comunidad, los pequeños fueron percibiendo el amor de Dios, en todo el gozo que se experimento. Sus gritos y cantos, sus bailes y sobre todo su reflexión sobre la mision, cautivo a los ciudadanos Salamá, donde muchos por primera vez contemplaron una caminata de niños misioneros.

La Eucaristía fue presidida por Monseñor José Bonello y concelebrada por sacerdotes de la parroquia, quienes compartieron sentirse alegre por este momento tan especial en la vida de la Diócesis. Animadores de la IAM  explicaron como niños de las diferentes parroquias prepararon la liturgia y vivieron activamente la celebración de fe en este mes de las misiones.

 Finalizada la santa misa se llevó a cabo una tardeada misionera con presentaciones de las parroquias presentes. Los niños gritaron falta mucho por hacer, evangelizar es la tarea, pero ocupamos misioneros, en sus gritos como: “el Huepa”, “alerta” “de los niños del mundo” “donde están los misioneros”, con cantos como la Cumbia Misionera, Alma Misionera y Envíame a Mí, dieron a conocer sus destrezas.

 Para el Coordinador Diocesano de las OMP en Olancho, el hermano Joel Matute, ha sido un éxito de convocatoria y de participación, que muestra el potencial de los niños misioneros en el departamento. Desde ya todos los pequeños quedan invitados para la próxima concentración que se llevara en el 2017.

A %d blogueros les gusta esto: