Diócesis La Ceiba

El Espíritu Santo aletea sobre familias Ceibeñas

Más de 15 parejas entre participantes y charlistas, realizaron el  Kerigma, en las instalaciones de la escuela Bilingüe La Ceiba, de la comunidad del Sauce, donde encontraron que él diálogo, la comprensión y el caminar juntos es fruto del amor y del compromiso cristiano que contrajeron.

Texto y fotos

Rolando Obando

roja_obando@yahoo.com

El kerigma, patrocinado por el  Movimiento Familiar Cristiano, MFC,  se realizó el pasado fin de semana y como todo evento despertó interrogantes entre los participantes  como: ¿qué será lo que ahí recibiremos, qué va a suceder? Estas interrogantes se fueron disipando una vez que los charlistas socializan e imparten variados temas referentes a la familia y al matrimonio, teniendo como base la palabra de Dios.

En este retiro  Dios fue benevolente al poder disfrutar el día sábado de una hermosa Homilía ofrecida por el sacerdote  Mario Artavia,  quien basado en la segunda lectura, animó a las parejas a permanecer firmes en su fe y,  sobre todo,  en sus matrimonios, en sus familias.  “Nunca duden del amor de Dios, Él siempre está con todos nosotros ofreciéndonos su misericordia”, les dijo.

El domingo el retiro cerró con la charla ofrecida por el Seminarista Marco Antonio Gómez,  quien fue muy claro y explícito al decir: “jamás permitan caer y no levantarse, la mejor muestra de perseverancia y fortaleza, Dios no los dio, camino del calvario.  Jamás se doblegó, camino con su cruz a cuestas y por amor ofrendo su vida por nosotros. Es de esa manera, que todos somos llamados a ser portadores de la Palabra de Dios y anunciarla por todo el mundo”.

Fueron dos días de un maravilloso encuentro personal y conyugal, el poder fortalecer los lazos de amor, sintiendo como el poder del Espíritu Santo toma control de cada participante, doblegando la vanidad, el ego, el orgullo, que mancha los corazones, causando dolor, desintegración, malestar, pleito, separación, en aquellas parejas que no están bien cimentadas sus bases.

El MC se esfuerza y lucha día a día, para que el amor conyugal nunca se apague, que la llama del amor recobre la fuerza de continuar, que los matrimonios aprendan cómo enfrentar los problemas con coraje, gallardía, tolerancia y misericordia.  La felicidad está al alcance de todos, siempre y cuando aprendamos que no hay mayor felicidad en dar que en recibir. Porque de la manera cómo demos a los demás así recibiremos.

La felicidad consiste en hacer feliz a tu pareja y a todos los que te rodean, no esperes que te den felicidad, aprende tu a dar felicidad, aprende tú, a darte por completo y veras grandes resultados y bendiciones que llegarán a tu vida.