Diócesis La Ceiba

Pastoral Garífuna rinde homenaje póstumo a Guillermo Anderson

 

 

Lauro  Álvarez, en nombre de la comunidad, entregó el pabellón de los garífunas  y dijo «Guillermo engrandeció el nombre de los garífunas en los países donde estuvo y,  como pocos,  tuvo la delicadeza de pedir permiso antes de tocar nuestra música y ritmos.

Texto y Fotos

Dania Alejandra Velázquez Cano

dania.mcmm@gmail.com

La Pastoral Garífuna de la Diócesis de La Ceiba ofreció una Eucaristía en homenaje póstumo al cantautor Guillermo Anderson, en Catedral San Isidro, la cual fue presidida por Monseñor Miguel Lenihan OFM, y acompañada por el coro de Triunfo de la Cruz. A la Misa asistieron estudiantes de distintas escuelas,  comunidad garífuna y la presencia especial de la familia y amigos cercanos del embajador cultural de Honduras.

Durante el rito de las ofrendas la Pastoral presentó los instrumentos y pasos para hacer yuca, como homenaje a Guillermo Anderson,  quién invitaba constantemente a conocer y valorar las costumbres de esa etnia, así lo expresó el coordinador de la Pastoral Garífuna, el hermano Lauro Agapito Álvarez.

En la Eucaristía el hermano Lauro  Álvarez, en nombre de la comunidad, entregó el pabellón de los garífunas  y dijo «Guillermo engrandeció el nombre de los garífunas en los países donde estuvo y,  como pocos,  tuvo la delicadeza de pedir permiso antes de tocar nuestra música y ritmos.

Monseñor  Lenihan al entregar el lábaro a la familia expresó: «es un gran honor entregar este reconocimiento a la familia, a su esposa Lastenia e hijas, papás y hermanos, reconocimiento por su grandeza y amor para con el pueblo garífuna».

Al recibir la bandera  bordada con una leyenda y el nombre de Guillermo,  la esposa del homenajeado agradeció el gesto y cariño a su esposo y su música.

 AGRADECIMIENTO.- Las palabras de agradecimiento que brotaron de la señora Lastenia de Anderson estaban entrecortadas por el cariño y las lágrimas expresando gratitud dijo «Quiero dar las gracias a la Pastoral Garífuna, al señor Lauro Álvarez  porque sé que esto es en gran parte su iniciativa y esfuerzo”.

También a Monseñor Miguel por revestirse de garífuna, porque él,  viniendo de lejos,  aprecia a esta etnia, nuestra identidad y nuestra cultura aún más que muchos que estamos cerca.  Quiero darle las gracias a Juan Pastor Norales Ismael, quién acompañó y compartió tanto con Guillermo, que sé que un pedacito de su alma está en Ismael”:

“Gracias a las señoras porque les corresponde especialmente pasar la tradición y amor a lo que somos;  pero muy especialmente a los músicos y a los jóvenes,  porque mientras haya un joven tocando tambor y cantando en lengua garífuna,  esta cultura seguirá”.

”Gracias a los amigos que nos acompañan porque sabemos que Guillermo no sólo era nuestro, de su familia, sino de todos los que escucharon su música y por eso lo quisieron. Gracias por este lindo homenaje, por esta Misa conmovedora, por demostrarnos hoy que Guillermo es un miembro muy querido de la cultura garífuna, sé que eso a él le hubiera gustado».

A %d blogueros les gusta esto: