Diócesis La Ceiba

Mirada profunda de la Vida Consagrada

Mirada profunda de la Vida Consagrada
Continúa el trabajo de las religiosas de las diferentes congregaciones que trabajan en la Diócesis de La Ceiba
Texto y Fotos: Dania A Velázquez Cano MCM
dania.mcmm@gmail.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La Conferencia de Religiosas y Religiosos de Honduras (CONFEREH) región de La Ceiba, tuvo su penúltima reunión en el año, esta ocasión realizada en la comunidad de las hermanas vicentinas, Hermanas de la Caridad de Santa Ana, quienes están de fiesta por su fundador San Vicente de Paul. En dicha reunión se hicieron presente 20 religiosas de las diferentes congregaciones que sirven en la Diócesis, quienes compartieron la Eucaristía, un tema de reflexión y diferentes informaciones, así como el almuerzo.
La Iglesia de la Medalla Milagrosa, considerada la primera iglesia construida en La Ceiba en 1862, anteriormente dedicada a la Inmaculada Concepción de María, y que después de varios desastres y reconstruida tres veces. Hoy es réplica de la primera iglesia, por lo tanto un legado histórico y religioso.
Ese fue el lugar en el que la CONFEREH de La Ceiba dio inicio a su encuentro con la Eucaristía, presidida por el Padre Celestino Sainz, Misionero Claretiano, quien es el acompañante de la Vida Consagrada en la Diócesis, en la que comunitariamente se discernió la Palabra en tres dimensiones: la Solidaria, en el marco del cierre del mes de la Biblia; la Misericordiosa, en el año Jubilar; y la dimensión universal que enmarcaba el martirio, entrega y sacrificio de San Cosme y San Damián.  Cuestionando nuestra identidad y servicio personal y comunitario haciendo con otros y otras aunque “no sean de los nuestros”.
Después del compartir del Pan de la Palabra y el Pan de Vida, pasamos a compartir pan, galletas y fresco, mientras se alistaba el lugar de reunión. En el tema el padre asesor, compartió el tema “Las miradas de Jesús” El rostro de la Misericordia, invitando a las hermanas a primero dejarse mirar por Jesús para mirarse a sí mismas, a la comunidad, a la sociedad, y a María con miradas compasiva, indignadas, comunitarias, cuestionadoras y desafiantes, tiernas, conmovedoras y misericordiosas.
De los avisos importantes para la Vida Consagrada es la invie siendo anfitrionas las Hermanas Dominicas.

A %d blogueros les gusta esto: