Arquidiócesis

El Pueblo de Dios en busca de Misericordia

El Pueblo de Dios en busca de Misericordia
“Los catequistas deben de formarse y prepararse, para poder hacer las cosas bien. En nuestra Arquidiócesis tenemos troncos de catequistas”. Monseñor Pineda.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Entre cantos, vivas, porras, reflexiones y el sonido de los cohetes  catequistas de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, llegaron hasta la Basílica de Suyapa para celebrar su Jubileo de la Misericordia. Durante tres días un grupo de 120 catequistas en representación de sus parroquias junto a su asesor el padre Dimas Rivera, estuvieron en el centro de retiros Las Tres Rosas Valle de Ángeles, con el propósito de trabajar en el Plan Arquidiocesano de la Catequesis. Al regresar a Tegucigalpa se unieron al resto de los catequistas que jubilosos esperan para emprender camino hacia los pies de la Virgen de Suyapa y cruzar la Puerta Santa para ganar indulgencia.
A los catequistas también se unieron como una sola familia centenares de feligreses de la parroquia El Salvador del Mundo, quienes caminaron desde el centro comercial que esta frente a la Universidad  Nacional  Autónoma de Honduras con el mismo propósito de cruzar la Puerta Santa. Cabe mencionar que como Decanato Comayagüela Norte,  meses atrás habían peregrinado hacia la Puerta Santa de la Catedral Metropolitana, pero en esta ocasión lo han querido hacer como parroquia, y por la distancia  se hizo con los feligreses del área rural, ya que para el 15 de este mes se hará otra procesión con la feligresía aledaña a la sede parroquial. Pese a que salieron muy temprano  de sus comunidades fueron muchos los niños, jóvenes, adultos y ancianos los que caminaron llenos de alegría y esperanza.
Al llegar a la Basílica,  frente a la Puerta Santa,  se hizo la última reflexión.  Poco a poco la multitud hizo su ingreso, para luego participar de la Eucaristía  presidida por Monseñor Juan José Pineda Obispo Auxiliar de  Tegucigalpa

TRABAJO Durante el retiro los catequistas trabajaron arduamente en cómo se ejecutaran las líneas de acción que acompañarán el Plan Arquidiocesano de la Catequesis durante los próximo cuatro años. Estas líneas son las siguientes: la  línea de la familia en la catequesis, la línea  de  los niños y las niñas, la línea de los  jóvenes, la línea de las  personas con discapacidad y la línea de la formación de los catequistas
Todo este trabajo ha sido inspirado en parábola del tesoro escondido (mateo 13, 44-46) para ellos el Plan Diocesano de Pastoral es como una ruta hacia el tesoro del reino  de los cielos y por eso han titulado el encuentro   bajo este lema: “Catequistas en camino hacia el tesoro”. El grupo formador junto al padre Dimas unificarán el trabajo que realizaron los diferentes grupos y luego se darán las pautas a seguir en la catequesis.

MENSAJE Monseñor Pineda dijo sentirse muy  contento al ver cuanta gente peregrinó bajo el sol y que ese gesto le recordó al pueblo  de Israel que caminó durante 40 años por el desierto.  Referente al Año Jubilar dijo lo siguiente “el Año Santo de la Misericordia no es una cosa que se va acabar el domingo que se celebre la solemnidad de Cristo Rey, sino que el Año Santo de la Misericordia  en el concepto y en la propuesta del Papa Francisco, nos quiere decir, despierta, reacciona, tu puedes ser misericordioso como el Padre.  No se trata de vivir las obras de misericordia corporales y espirituales solamente durante un año, sino renovarlas sacarlas a la luz. Asimismo  agregó que hay muchos requisitos para ganar el Jubileo del Año de la Misericordia,  pero uno de ellos e importantísimo “ser peregrinos, ponernos en camino e ir hacia Dios, hacía el Señor Jesús, ir hacía la Iglesia, hacía el prójimo, ir hacia los que están alejados, pero ir juntos y eso vi en ustedes cuando venían en procesión”. Con respecto a cruzar la Puerta Santa el Prelado dijo que no es una cosa mágica  “entren y salgan cuántas veces puedan, pasar por esta puerta no es una cosa mágica, significa aquí está mi vida vieja, camino por esta puerta y voy hacia  adelante porque  a partir de ahora tengo un corazón de carne, quiero ser misericordioso como mi Padre es misericordioso, pasamos esa puerta porque dejamos atrás un antes y una historia y entramos por esa puerta porque vamos a una mejor vida, más bella, más buena, más noble, más santa, ese es uno de los sentidos de cruzar esta puerta”. De igual manera felicitó  a los catequistas y al padre Dimas por el esfuerzo que cada uno realiza en esta misión evangelizadora.

A %d blogueros les gusta esto: