Voz del Papa

Periodistas no deben convertir su tarea en “arma de destrucción”


Periodistas no deben convertir su tarea en “arma de destrucción”

Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco recibió en audiencia en la sala Clementina al Consejo Nacional del Colegio de Periodistas italianos, a quienes exhortó a buscar la verdad y les pidió que no conviertan esa profesión “en un arma de destrucción de personas o pueblos, o alimentar miedos ante los cambios o fenómenos como la inmigración forzada por la guerra o el hambre¨.
¨El verdadero trabajo o la misión del periodista es llegar lo más cercano a la verdad de los hechos y no decir o escribir cosas que se sabe que no son verdad¨, subrayó.
El pontífice argentino invitó a que “el periodismo sea un instrumento de construcción, un factor del bien común, un acelerador de procesos de reconciliación”.
“Vivir con profesionalidad quiere decir antes que nada -más allá de lo que podemos encontrar escrito en los códigos deontológicos- comprender, interiorizar el sentido profundo del propio trabajo”, precisó.
“De aquí deriva la necesidad de no someter la propia profesión a las lógicas de los intereses de parte, sean estos económicos o políticos”, sostuvo.
El Papa aseguró que la “tarea del periodista, osaría decir su vocación, es a través de la atención, el cuidado por la búsquedas de la verdad hacer crecer la dimensión social del hombre, favorecer la construcción de una verdadera ciudadanía”.
“El verdadero trabajo o la misión del periodista es llegar lo más cercano a la verdad de los hechos y no decir o escribir cosas que se sabe que no son verdad”, reclamó.
Francisco indicó también que la profesionalidad de los periodistas radica en “la necesidad de no someterse a las lógicas de los intereses de parte, sean económicos o políticos”.
Asimismo, señaló que a lo largo de la Historia, “las dictaduras, de cualquier orientación y color han intentado adueñarse no sólo de los medios de comunicación sino también de imponer nuevas reglas a la profesión periodística”.
“La vocación del periodista tiene que ser la de hacer crecer la dimensión social del hombre, favorecer la construcción de una verdadera ciudadanía”, subrayó, y alertó sobre el “terrorismo de los chismes”, pues “las palabras pueden acabar con una persona o una familia”.

El Papa advirtió a los periodistas que “un artículo que se publica hoy aunque mañana se sustituya por otro” puede provocar que la vida de una persona “sea injustamente difamada y destruida para siempre”.
“La crítica es legítima, así como la denuncia del mal, pero esto siempre respetando a las personas, su vida y sus seres queridos”, concluyó.