Choluteca Diócesis

Llevan alegría a niños de varias aldeas de Choluteca

Llevan alegría a niños de varias aldeas de Choluteca
El amor no es sólo un sentimiento, sino que se debe entender en el sentido que tiene el verbo«amar» en hebreo: es «hacer el bien». Como decía San Ignacio de Loyola, «el amor se debe poner más en las obras que en las palabras». Así puede mostrar toda su fecundidad, y nos permite experimentar la felicidad de dar, la nobleza y la grandeza de donarse sobreabundantemente, sin medir, sin reclamar pagos, por el solo gusto de dar y de servir. (AMORIS LAETITIA, 94)
Texto y fotos: Oscar Ibrahan Rodríguez
ibrahanrodriguez@yahoo.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El mes de septiembre ha sido un tiempo en el que distintos grupos juveniles pertenecientes a una parroquia, movimiento apostólico o de la sociedad civil, han organizado distintas actividades con el principal objetivo de llevar alegría a muchos niños de escasos recursos en la zona sur de Honduras.
Los problemas de los infantes hondureños son diversos, tal como se ha mencionado en ediciones anteriores de este Semanario Católico. Sin embargo, la juventud busca la manera de hacer un momento diferente, para compartir con los niños su tiempo, sus esperanzas, desprendiendo algo de su persona y gestionando en favor de este sector de la población que tanto necesita volver a los sanos y tradicionales juegos.
La Organización de Voluntarios Amigos del Sur, entidad sin fines de lucro, visitó el pasado 11 de septiembre la comunidad de El Madreal, Choluteca.
El objetivo fue festejar con los niños de dicha aldea un día especial. La celebración se realizó a las 10:00 am en el centro comunal de la localidad, coordinado por jóvenes voluntarios que gestionaron apoyo y colaboraron personalmente para cubrir los gastos del festejo.
Los jóvenes de la comunidad Juan Pablo II de la Renovación Carismática Católica de la Diócesis de Choluteca, una vez más se proyectó con los niños más necesitados, haciendo suya la palabra de Dios “Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños. Pues les digo que sus ángeles en el cielo contemplan continuamente el rostro de mi Padre del cielo.” (Mateo 18,10)
Es por eso que el pasado 18 de septiembre, estos jóvenes de las parroquias San Pablo y San José Obrero, se dirigieron a la comunidad de Los Querques, Apacilagua, Choluteca; donde aproximadamente se dieron cita 150 niños que con mucha alegría esperaban desde las nueve a este equipo de jóvenes carismáticos para poder compartir la celebración del día del niño. Dicha actividad se llevó a cabo en la Ermita de los Querques donde jugaron, comieron, reventaron piñatas y donde se rieron con los payasitos que fueron voces de la misma comunidad JP II (Enrique Aguilar y Moisés Gonzales).
Al finalizar la actividad, la Señora Ana Aguilera expresó lo siguiente: “En nombre de la comunidad y padres de familia de los Querques les damos las infinita gracias por haber venido a celebrar a nuestros niños, por haber decidido en venir a este lugar, quedamos felices, encantados por todo lo que hicieron y esperamos que vuelvan, que el Señor los bendiga y sigan adelante”.

Opiniones
Sofía Ramírez
Miembro de la comunidad
Amigos del Sur
“Elegimos la comunidad de El Madreal, ya que es un lugar donde no han recibido ayuda de otras organizaciones y nos pareció que era el momento perfecto para llevar un poco de alegría a los niños.
Esta actividad me trajo muchos sentimientos, ya que es muy grato poder dar un granito de arena para poder llevarle un poco de alegría a otras personas, ver las caras felices de los niños con esas sonrisas es algo inigualable, una experiencia única.Realmente que pertenecer a un equipo de trabajo como éste es un reto, pero que al final nos enseña muchas cosas y nos ayuda a pensar más en los demás.
Nos enfrentamos a muchos retos ya que todos somos voluntarios y la mayoría hoy están y mañana no, y esto nos lleva a tener muchas dificultades y la primera es económica, ya que tocamos muchas puertas que no siempre se abren y cuando esto pasa cada quien aporta de su bolsillo lo que puede.
Mi mayor motivación es poder ver en las personas que ayudamos esas sonrisas sinceras, esa expresión de gratitud que nos brindan cuando realizamos cada actividad, y también poder sembrar en las demás personas un poco de actitud de ayuda o apoyo a las personas que no tienen nuestras mismas posibilidades.

Magda Méndez
Voluntaria de Amigos del Sur
Hablar de Infancia es un tema muy importante a tratar, pero lastimosamente nuestras autoridades no lo ven como tal, un porcentaje de nuestros niños no gozan con todos los derechos que deberían tener, ya que muchas familias no viven bien económicamente y es ahí donde sus padres por diferentes circunstancias, violan cada uno de sus derechos, mandándolos a trabajar cuando deberían de estar en una aula de clases para ser educados como todos los niños deberían de estarlo y es un gran problema. Ayudar a los niños a que comprendan sus derechos no es ninguna tarea fácil, sin embargo, es una tarea de todos. Sabemos que no podemos obligarlos a que tomen decisiones a cierta edad. Pero es necesario darles un acompañamiento y apoyo en su formación como toda persona merece. Más que pertenecer a un voluntariado de AMIGOS DEL SUR, lo veo como algo increíble para mi vida, ya que es una organización sin fines de lucros, la cual se enfoca en ayudar a las personas que más lo necesitan, principalmente dentro del Departamento de Choluteca y sus alrededores. Es tan maravilloso ver reflejada la sonrisa en cada uno de los niños, que son beneficiados. Como joven, invito a cada uno de los ciudadanos que se sumen a la organización, porque no hay nada más maravilloso que el don de poder servir a los demás sin recibir nada a cambio y agradecida por tomarme en cuenta en cada actividad a realizarse y si Dios me lo sigue permitiendo seguiré apoyando en todo lo que esté a mi alcance.

Milgian Ramírez
Voluntaria de Amigos del Sur
Se siente la satisfacción y el orgullo de ayudar a los demás y esas son dos razones muy importantes para hacerse voluntario. Cuando le dedicas tiempo y esfuerzo a una organización o a una causa con la que se siente profundamente identificado, su satisfacción puede ser infinita.
Las dificultades son bastantes, ya que no tenemos ayuda permanente de ninguna empresa o del extranjero como otras organizaciones, somos jóvenes estudiantes y no todos tenemos la economía para colaborar como nos gustaría hacerlo, pero gracias a Dios tenemos lo más importante que es la voluntad y el amor por ayudar a personas que tienen necesidad.
En lo personal me motiva ver la sonrisa de felicidad y agradecimiento de cada persona que ayudamos y eso nos da mucha satisfacción y nos hace seguir con este compromiso, porque sabemos que con lo poco que cada uno de los voluntarios aportamos estamos haciendo un bien a alguien y eso para nosotros es lo más importante.

A %d blogueros les gusta esto: