Diócesis San Pedro Sula

Histórica visita canónica

La misión es dar hospitalidad y esperanza
Histórica visita canónica
El superior general de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, Jesús Etayo, visitó por primera vez Honduras. Para su recibimiento los frailes y voluntarios del Hospital de Salud Mental San Juan de Dios prepararon con alegría toda una jornada de encuentro.
Texto y fotos: Johanna Kattan
jokattan@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El Superior General de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, ha realizado una gira por Cuba, Honduras y México. “Estoy aquí en Honduras visitando a los hermanos, al centro y a todas las personas que laboran”, dijo el padre Jesús Etayo, quien es originario de Navarra, España.
En esta primera visita fue recibido con mucho entusiasmo por los frailes, los voluntarios y todos los involucrados con el Hospital de Salud Mental San Juan de Dios. “Desde que los hermanos vinieron aquí por primera vez las cosas no han sido fácil.  Ahora me encontraba que gracias a la persistencia, la constancia de los hermanos y de un buen grupo de personas que con ellos están ahí trabajando y colaborando, pues el centro se está consolidando, ya Incluso se ha llevado hacer un acuerdo con la Secretaría de Salud”.
Comentó que le ha impresionado  la unión y el entusiasmo de la  familia de San Juan de Dios. “Los veo muy ilusionados por este proyecto que se parece a nuestra misión,  y de nuestro carisma, estamos atendiendo a una población de  personas con problemas de salud mental y que es el único centro que hay en la zona norte del país”.
Con la llegada del padre Jesús Etayo toda la familia de San Juan de Dios compartió momentos culturales, experiencias y formación. Para esta visita canónica se socializó como lema: Vivir la hospitalidad con esperanza y audacia. Ante los voluntarios y personal del Hospital San Juan de Dios, el Superior de la Orden dijo que la historia de San Juan de Dios viene desde hace 500 años. Una historia que sorprende, le llamaban el loco de granada y ahora su obra continua en 55 naciones. En todo el mundo hay unos 1100 hermanos, en América Latina hay 140 consagrados dedicados a esta obra. Con unos 450 centros y  servicios atienden a miles de personas sin distinción de religión, ni raza, ni  estatus social.

La relacion de la ciencia y la espiritualidad El padre Jesús Etayo respecto a la ciencia y la espiritualidad  dijo que no está rendida.  “La razón y la ciencia tampoco es absoluta y por lo tanto lo que tienen que hacer es colaborar es integrarse entre lados, es decir, el ser humano está constituido de muchas cosas,  pero estas cosas también no solo los centramos en la ciencia y nos olvidamos del mundo”.
Resaltó que cada vez la propia ciencia se está dando cuenta de que realmente no se puede alejar la fe de la ciencia. “En el campo de la ciencia médica y de la salud se demuestra clarísimamente. El problema de los seres humanos, las enfermedades físicas por decirlo así son las enfermedades del espíritu que cada vez desgraciadamente hay más en el mundo”. En cuanto a que una persona tenga un familiar con algún padecimiento, el padre Jesús Etayo considera que el acompañamiento sincero es de mucha ayuda. “Cuando al enfermo  se le acompaña es  para darle cariño,  amor y por decirlo de otra manera,  que el enfermo sienta confianza, que sepa que tiene una persona que va estar con él, que no lo dejará solo”. Para recuperar la salud no basta con la atención médica, “al enfermo nunca le debe faltar esa persona, que sepa que no le abandona, que le demuestra ese cariño y ese amor”.

Retos  Según el Superior de la Orden Hospitalaria  San Juan de Dios, señaló que como retos del centro que desarrolla esta congregación, es abrir las hospitalizaciones. “En un futuro próximo daría al hospital más oportunidades de atender muchas personas,  que hasta hoy atendemos en consultas y no se les puede ingresar  porque no hay hospitalización.

Una acogida sincera Más que un hospital, la misión en este centro es una verdadera acogida. “Nuestro proyecto lo que promueve es que quien venga al centro se sienta atendido, como si estuviera en su casa. Que cuando llegue al  centro le atendamos en lo que verdaderamente necesita. Un concepto que no solo tiene una raíz religiosa,  pero no es la única motivación. La hospitalidad es un valor humano apreciado por todas las religiones”, Jesús Etayo, Orden Hospitalaria San Juan de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: