Arquidiócesis

No ser indiferentes ante los que sufren

Una manera de buscar la paz:
No ser indiferentes ante los que sufren

“Esta oración, durante todo el día de penitencia, de llanto por la paz, es una jornada para escuchar el grito del pobre. Este grito nos debe abrir el corazón a la misericordia, al amor y nos salva del egoísmo”.
Eddy Romero
emromero@semanariofides.com
Fotos: La Voz de Suyapa
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La Iglesia arquidiocesana se unió recientemente en oración por la paz, a través de la Jornada de oración que convoco el Papa Francisco con motivo de su viaje a Asís al encuentro interreligioso. Para esta comunión eclesial, se realizó una Eucaristía en la casa de Retiros Tres Rosas y El Tabor, que presidió el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez junto a Monseñor Juan José Pineda y todos los sacerdotes de la Arquidiócesis, que justamente estaban con el arzobispo en la reunión bimestral del clero.
Una iniciativa que cumplió ya 30 años, la cual comenzó San Juan Pablo segundo, que Benedicto XVI continuó y que de igual manera lo hace Francisco, convoca a líderes religiosos de diferentes partes del mundo y de diversas culturas y religiones, para rogar al Dios de la paz por este ansiado anhelo.

MENSAJE Durante la homilía, el Cardenal Rodríguez aseveró que “el encuentro de Asís, tiene como título, sed de paz. Encuentro en Asís a los 30 años del encuentro inter religioso promovido por San Juan Pablo II”.
Rodríguez señaló la importancia de este encuentro y resaltó la presencia de varios líderes religiosos de todo el mundo. “El Papa Francisco está reunido con líderes de las distintas iglesias del mundo. Está en primer lugar, su Santidad Bartolomé I, Patriarca ecuménico de Constantinopla que recibió el día de ayer un doctorado honoris causa de la Universidad de Asís. Su Gracia, el Obispo Justin Welby que es Arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia de Inglaterra. El Patriarca Siro-Ortodoxo de Antioquía, Su Santidad Efrén II. El profesor Riccardo di Segni, que es el rabino jefe de Roma, el profesor Abbas Schuman, que es vicepresidente de la Iglesia musulmana en Egipto, el profesor Zygmut Bauman, uno de los filósofos y sociólogos más connotados en este mundo, el que mejor ha estudiado esta sociedad globalizada calificándola como una sociedad líquida, es importante si pueden leer a Bauman, pueden encontrar muchas cosas tan concordes con la fe cristiana aunque él es judío. El profesor ulema Din Syamsuddin, presidente del consejo de los en Indonesia, el gran rabino David Rosen, que era el jefe de los rabinos de Irlanda y actualmente dirige una universidad en Israel y el rabino Abraham Skorka, que todos conocemos porque es amigo personal de Jorge Bergoglio desde Argentina y que ha escrito un libro junto con nuestro Papa, rector del Seminario Rabínico de Argentina”.
Sobre esta jornada por la paz, el Cardenal hondureño recordó que el objetivo de esta reunión implica crear caminos de paz, “sed de paz, religiones y culturas en diálogo. Las culturas y religiones se reúnen para realizar caminos de paz, ciertamente este proceso debe continuar, debe continuar para impedir que vayan surgiendo fenómenos de intolerancia, de fanatismo religioso para salvaguardar los valores de todas las culturas para que nunca, (ha dicho el patriarca Bartolomé) sea sacrificado sobre el altar de la globalización o de una cultura dominante sobre las otras”.

SENTIDO El Cardenal enfatizó que “el Papa se ha puesto de rodillas para orar al Dios de la paz, para que sintamos vergüenza de la guerra y que no cerremos los oídos al grito de dolor del que sufre”. Citó las palabras del Papa Francisco al decir que “no existe un dios de la guerra, todo hombre, toda mujer de cualquier religión, nos vamos a reunir en Asís, no para un espectáculo, sino para orar por la paz”.
“Tantas veces el Papa ha explicado como el mundo está con mucha indiferencia viviendo una guerra mundial en pedacitos, difundida por distintas partes. Una guerra que los grupos fanáticos están luchando en el nombre de un dios que no es el verdadero Dios. El Papa muchas veces ha denunciado la hipocresía de los países más ricos que hablan de paz mientras están produciendo armas y bombas con las cuales provocan destrucción, muerte” dijo.
Recordó el salmo responsorial de ese día que en uno de sus versos dice “el que cierra los oídos al grito del pobre, va a invocar algún día a Dios y no va a encontrar respuesta”. Ante esto, afirmó que “si hoy cerramos los oídos al grito de la gente que sufre bajo las bombas, que sufre la explotación de los traficantes de armas puede ser que cuando nos toque a nosotros, no vamos a obtener respuesta. No podemos cerrar los oídos al grito de dolor de estos hermanos nuestros que sufren por la guerra”.
De igual manera, recalcó con fuerza que “esta oración, durante todo el día de penitencia, de llanto por la paz, es una jornada para escuchar el grito del pobre. Este grito nos debe abrir el corazón a la misericordia, al amor y nos salva del egoísmo”.
Honduras no está a expensas de estas situaciones, por eso Rodríguez dijo que “no estamos ausentes de esa violencia irracional de las maras, de los extorsionadores, de tanta gente corrupta que no respeta el don de la vida” por lo que invitó a seguir orando y trabajando por la paz.

A %d blogueros les gusta esto: