Destacado

La palabra de Dios, lámpara que debe iluminar nuestra sociedad

La palabra de Dios, lámpara que debe iluminar nuestra sociedad
Delfina Janeth Lagos
dlagos@semanariofides.com
Fotos: Eddy Romero/ Archivo
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Ante la situación que atraviesa el país, muchas personas se preguntan, ¿porqué tanta violencia?, ¿por qué tanta pobreza, exclusión, marginalidad y hasta porqué tantas enfermedades?, necesitamos respuestas, pero nos olvidamos de que muchas de esas respuestas las encontramos en el libro por excelencia: La Biblia
La Biblia es el libro más leído en el mundo, se han hecho miles de ediciones, desde que san Jerónimo tradujo las sagradas escrituras al latín en la versión conocida como La Vulgata y en Honduras, por decreto legislativo se fijó una fecha para conmemorar al libro de los libros, la fecha es el 30 de septiembre.
Esa efemérides no puede pasar desapercibida más en estos días cuando el país ocupa tantas respuestas ante tantos acontecimientos cotidianos que mantienen confundida a la sociedad hondureña, y a muchos hogares y personas les hace falta una palabra de aliento ante esa realidad.
Se sabe que Honduras es uno de los países más convulsivos de América y, en los últimos años, la pobreza ha aumentado, de acuerdo al informe reciente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, las inversiones en el país, han crecido ¿pero si hay inversión por qué tanta pobreza?

REALIDAD Al enfocar este acontecimiento del día dedicado a la Biblia, sabemos que ella es un conjunto de textos inspirados por Dios. Los libros anteriores a Jesucristo forman el llamado Antiguo Testamento. Los demás textos integran el Nuevo Testamento.
¿Pero cómo enfocamos el Día de la Biblia a la realidad de este país, cómo llega y cómo saber si los hondureños necesitan de la Palabra de Dios? Cómo hacer para que las Sagradas Escrituras no sean tomadas como un amuleto? Estas interrogantes se las planteamos al padre Antonio Salinas, responsable de la Pastoral Bíblica de la Arquidiócesis y él expresa:
“Hay que tener claro la Biblia no cayó del cielo; no vino por ángeles, traída a una revelación ya hecha, la Biblia se escribió en un marco de mil años y es una palabra revelada de parte de Dios a los hombres”
Luego agregó: “Las Sagradas Escrituras no se pueden considerar como un texto más, como un Quijote de la Mancha u otro texto importante. Éste es el libro por excelencia, en todos los centros educativos se debería estudiar, pero no por obligación, si no por sentir y encontrar esa respuesta ante una realidad y para tranquilidad del alma”

LA BIBLIA Y EL HOY DE NUESTRAS VIDAS, “En una Honduras convulsionada, no basta conocer la Biblia, saber que existe, es darse cuenta que ahora la tenemos por todos lados, en las redes sociales, en vallas publicitarias, ahí encontramos mensajes, pero es necesario que las autoridades competentes, nos ayuden a descubrir el mensaje de esta Palabra de Dios. Hoy ante la violencia la Palabra nos vuelve a decir que la vida le pertenece a Dios y por lo tanto no se puede matar”
Este libro nos insinúa y nos advierte cómo el hombre debe tener una conducta recta antes los bienes de la tierra. La Palabra se hace ese instrumento de luz, es por ello que ahí encontramos, tantas respuestas, y es una obligación que en cada Iglesia se estudie este libro por excelencia, detalló el sacerdote.

JOVENES, El diácono José Antonio Chavarría, nos hizo una relación entre La Biblia y los jóvenes. Él formó parte de la Pastoral Juvenil y expresó su preocupación por la poca cercanía, el poco amor que hay por la Palabra de Dios. “Nos llamamos cristianos, pero no conocemos la vida de Cristo, ya que actualmente está ignorada por completo”
De igual manera el diacono Chavarría, agrega que como joven piensa que en los diferentes grupos juveniles ya no se puede estar hablando sólo de cosas superfluas. Hablar de temas como la amistad, los valores, es importante, pero lo primero que hay que enseñar es sentir ese gusto a las Sagradas Escrituras. Si los jóvenes entienden qué significa este libro por excelencia, asimilaran la realidad que vive el país y reflexionarán ante tanta maldad”.

LUZ EN EL CAMINO, para el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, la lectura de las Sagradas Escrituras detalla que “debe ser una luz en el camino. Principalmente para la juventud ya que está enfrentando tantos retos, como dice el salmo 119 “Lámpara es a mis pies tu palabra, y luz para mi camino”. Esa es la luz que todo joven debe seguir, buscar esa respuesta expresa su eminencia
Al igual complementa “el que tiene la Palabra de Dios, no se pierde, no se equivoca de camino, por esa razón no sólo el mes de septiembre, es de conmemorar esta fecha, es todos los meses del año. Claro, hay que saber leer la palabra. no es simplemente tomar todo lo que estudiemos en cualquier libro de la Biblia al pie de la letra, porque hay distintos estilos literarios”
De igual manera del Rector del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa, padre José Mario Bacci, agrega que para entender que es la Biblia, qué significado tiene, es saber cuál es nuestra actitud ante esta escritura sagrada, que no es sólo un libro escrito, es la Palabra de Dios revelada. “Es necesario convertirla en objeto de estudio; entenderla cada día más, analizarla y los primeros que deben de leerla de manera no ingenua son los futuros sacerdotes, ya que somos los primeros en llevar es amor de saber llegar a los que nunca han leído una Biblia. Esto un reto pero a la vez un compromiso de todos, porque es en este documento que están tantas respuestas que en ocasiones necesitamos”
Otro sacerdote que se ha especializado en estudiar las Sagradas Escrituras es el padre Reinaldo Bejarano, y señala: “Como cristianos estamos acomodados; nos conformamos con ir a Misa y decimos que es suficiente y eso no es lo correcto, si bien hay que ir, pero tenemos que complementar esa oración con Dios con las Sagradas Escrituras”.
Seguido expresa que la enseñanza de las Sagradas Escrituras debe ser un compromiso para los catequistas. Ellos deben tener esa gran arma dentro de sus enseñanzas, buscar la manera que todos tengan ese gusto de encontrar una respuesta de la vida y que a través de ellos, no tengan la Biblia en sus casas como un adorno más”, expresó el presbítero
En estos tiempos donde todo gira más rápido y la población camina con más estrés debido a tantos problemas que aquejan al país, donde hay más fenómenos que al final son distractores, los estudiosos de la Palabra de Dios sostienen que si queremos encontrar respuestas, no sólo basta con platicar con Dios, hay que complementar esa plática con la lectura orante de las Sagradas Escrituras.

Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, la lectura de las Sagradas Escrituras “debe ser una luz en el camino en principal para la juventud”

Padre Tony Salinas “Hay que tener claro la Biblia no cayó del cielo no vino por ángeles”

Diacono José Antonio Chavarría, “nos llamamos cristianos, pero no conocemos la vida de Cristo, ya que actualmente está ignorada por completo”

Padre Reinaldo Bejarano “un compromiso para los catequistas que deben de tener esa gran arma dentro de sus enseñanzas”

Padre José Mario Bacci, “hay que saber cuál es nuestra actitud ante las Sagradas Escrituras, donde sabemos que no es sólo un libro escrito”

El dato
Proverbios 6:23
Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza luz, y camino de vida las reprensiones de la instrucción.

A %d blogueros les gusta esto: