Arquidiócesis

En seminario Celam piden unificar acciones contra trata de personas

En seminario Celam piden unificar acciones contra trata de personas
Asimismo elaborar políticas conjuntas para atender a los migrantes y a los desplazados. El encuentro dejó grandes desafíos para la Iglesia Latinoamericana en su actuar ante estas realidades.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Recientemente se realizó en el Centro de retiros Las Tres Rosas, Valle de Ángeles durante cuatro días el Seminario Latinoamericano sobre “Migración, Refugio y Trata de Personas” organizado por el Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y por Cáritas Latinoamericana, se contó con la participación de obispos, sacerdotes, religiosas, laicos y agentes de pastoral de América Latina y el Caribe. La migración es un tema latente en estas regiones y el riesgo que corren las personas que por diferentes razones deciden tomar la ruta migratoria ya sea para Estados Unidos u otros destinos cada vez es más grave . Este encuentro sirvió para que los participantes compartieran sus experiencias al trabajar muy de cerca con los migrantes y sobre todo para dar a conocer la verdadera realidad migratoria ya que muchas veces se quiere tapar el sol con un dedo. Frecuentemente se escuchan casos y testimonios desgarradores de todo lo que sufren los migrantes en esa ruta, esta situación marca la vida de estas personas que por obtener un sueño han tenido que sufrir secuestros, abusos, maltratos, violaciones y muchas veces hasta pierden la vida.

TEMÁTICA Este encuentro se fundamentó en realizar una denuncia profética para visibilizar ante la opinión pública y los estados, las graves situaciones de violaciones a los derechos humanos que viven los migrantes, desplazados y refugiados en el Continente. Asimismo se reflexionó a la luz de los fundamentos de la Doctrina Social de la Iglesia y del Magisterio del Papa Francisco, sobre la realidad de los migrantes, desplazados, refugiados y personas víctimas de nuevas esclavitudes y tráfico de personas, en América Latina y El Caribe y algo muy importante se promovió la creación de la red CLAMOR, (Red Latinoamericana de Movilidad Humana, Trata y Refugio de Personas) como un espacio de articulación y comunión de las organizaciones eclesiales que trabajan en la atención a personas en situación de movilidad.

PARTICIPACIÓN Monseñor Guido Charbonneau, Obispo de la Diócesis de Choluteca y presidente de la comisión de Pastoral Social Cáritas Honduras en esta oportunidad representó la región de Centroamérica y México dentro del Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM, lamentó la situación de nuestro país en el tema de migración “son muchos los compatriotas que se han ido en busca del sueño de Norte América, como Honduras forma parte del Triángulo Norte, se ha visto que entre cinco rutas la más peligrosa es la de Centroamérica, pasando por México y llegando a Estados Unidos, por eso se eligió hacer aquí el encuentro, porque somos los más implicados”, al mismo tiempo reconoció la importancia de este seminario porque “aborda temas candentes a nivel social de la gente que a causa de la situación en su país es víctima de trata de personas y tiene que refugiarse en otro país, o por la situación económica social también emigran a otros países. Según cifras de Cáritas hay 170 mil refugiados internos a causa de la violencia, es una cifra asombrosa que yo no lo podía creer, pero es la realidad que vivimos”.

COMPROMISO Este seminario fue muy provechoso por todos los asistentes y creó en ellos un compromiso para luchar por los derechos de los más desprotegidos, el padre Gabriele Bentoglio Sub-Secretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, catalogó este encuentro como una buena ocasión para hacer que la voz y la presencia del Santo Padre se haga presente a través de su persona “hoy en día este fenómeno de la migraron conectada con el tráfico de personas y el tráfico de seres humanos y de órganos es una herida abierta en el costado de la humanidad, esto siempre ha existido pero en la actualidad es una tragedia y como el Papa Francisco lo ha denunciado muchas veces, la migración es una plaga. Para la Iglesia, por lo tanto, la migración no es un simple fenómeno social, sino un importante campo de compromiso para verificar la fidelidad a su misión”. De hecho, si las causas de las migraciones son varias, siempre, sin embargo, es la persona humana la que debe ser envuelta en todos sus componentes existenciales. Para mitigar un poco este flagelo de migración, la Iglesia subraya frecuentemente la necesidad de tener tratados no solo bilaterales entre estados sino múltiples entre muchos estados, todo el mundo que viva la globalización de la economía, de la finanza y de paso de personas debe incrementar tratados múltiplos que puedan ayudarse unos con otros, se debe vencer la corrupción de los gobiernos, el egoísmo, lo que impide a los gobiernos y a las personas de ver el bien común, no solamente el bien de la nación sino el bien común universal.

LABOR Cáritas Internacionales tiene el compromiso de velar por el bienestar y la tranquilidad de los seres humanos, esta es una confederación de 165 miembros en todo el mundo con organizaciones miembro nacionales, que se ocupa de la seguridad alimentaria, el cambio climático, la paz y reconciliación, entre otros, pero también le interesa el tema migratorio. Es por eso que ha querido formar parte de este encuentro en donde se busca conocer la realidad migratoria. Martina Liebsch directora de política e incidencia de Cáritas Internacionales nos habló de la finalidad de este encuentro, “la importancia es volver a tener la voz, el testimonio de personas afectadas por la migración y la trata, es importante de volver a renovar el compromiso de trabajar en este tema que crea mucho sufrimiento, también para identificar estrategias para el tema de la trata para poder ayudar a las víctimas”.

El dato
Acción
Como fruto de este seminario se escribió una carta dirigida al Papa Francisco, por medio de la cual se le solicita crear una red que se llamará “CLAMOR” esto para unir las fuerzas de la Iglesia al frente de la sociedad civil y otras organizaciones para ayudar a migrantes, refugiados y combatir la trata de personas. Esta iniciativa surge con la idea de dar respuesta al clamor, a la paz y la justicia de todas las víctimas de este flagelo.

A %d blogueros les gusta esto: