Comayagua Diócesis

Realizan taller nacional de catequesis en el Centro San Antonio

Realizan taller nacional de catequesis en el Centro San Antonio
Del 23 al 26 de Agosto en el Centro San Antonio de la Diócesis de Comayagua se desarrolló el Taller Nacional de Catequesis  con una participación de 172 catequistas  de todas las  diócesis del país.
Texto y fotos:Ana Lanza Pavón
redaccion@semanariofides Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Nuestros expositores (Del Centro Nacional de Catequesis de Costa Rica CENACAT) la Psicóloga Mónica Torres y el presbítero  Froilán Hernández, quienes desarrollaron el Tema:- Herramientas psicopedagógicas para acompañar a los adolescentes. Además contamos con la presencia permanente de Monseñor Roberto Camilleri  (Delegado por la Conferencia Episcopal de Honduras) y los miembros de la Comisión Nacional del Departamento de Biblia y Catequesis de Honduras (DEBICA).
Se inauguró el taller con la entronización de la Biblia la cual fue dirigida por las diócesis de Juticalpa, Santa Rosa de Copán  seguidamente danzando al ritmo hondureño las diócesis de la Ceiba y San Pedro Sula,  además cada una de las diócesis aportaron herramientas para que de manera juvenil se pudieran aprender nuevas y novedosas técnicas para trabajar y acompañar a nuestros adolescentes.
Durante la formación se hizo hincapié en varios aspectos en los cuales la catequesis debe tener presente:
Una catequesis evolutiva. Que acompaña a niños como niños, al joven como joven  y al adulto como adulto.
La condición juvenil: Ser joven es estar en proceso transitorio, por tanto,  se acaba al asumir una responsabilidad.
Tres momentos que toda sociedad debe tener presente al tratar con la juventud.

Tolerancia:-  Diálogo, Propuesta de verdad en libertad.
Autorrealización:- Resaltar la autenticidad,  Ampliar la autoreferencialidad.
Comunicación:-  Navegar la red, ampliar la comprensión de la realidad.
La Experiencia Religiosa Juvenil
1. Un creer convencido acompañado de motivaciones.
2. Un creer sincero en Dios pero que rechaza posiciones ideológicas.
3. Un creer sincero pero con algunas lagunas y perplejidad.
4. Un creer incapaz de decirse y caracterizado por dudas.
5. Un creer por hábito según comodidad o interés.
6. Recuperar una fe temporalmente abandonada.
7. Un modo de creer subjetivo.
8. Un creer intermitente.
9. Asumir una actitud neutral.
10.Una elección fundamentalmente laicista,  pero no cerrada.
11. Religiosidad subjetiva.
12. Creer en la existencia de otra vida después de la muerte.

Se habló de los tipos de relaciones con Dios que experimentan los y las jóvenes:
▪ Encuentro
▪ Cercanía
▪ Confianza
▪ Presencia
▪ Compañía
▪ Amistad
“Sólo quien reconoce a Dios, conoce la realidad y puede responder a ella de modo adecuado y realmente humano”. Su santidad Benedicto XVI.
Es necesario que los y las catequistas tengan  en cuenta que:-

Acción catequética-iniciatoria
● La catequesis surgirá como consecuencia de un eficaz anuncio misionero.
Es “la acción catequética iniciatoria para los que optan por el Evangelio y para los que necesitan completar o reestructurar su iniciación” (DGC 49).
● Quien se ha convertido a Dios y ha aceptado la fe en Jesucristo (ambas de forma inicial) es introducido a la vida de la fe por mediación de la catequesis, la participación en los sacramentos, los comportamientos morales y el testimonio que brotan de su incorporación.
● La catequesis promueve y hace madurar la fe y la conversión inicial, y las reaviva permanentemente. También asegura la adhesión a Jesucristo y lo incorpora a la comunidad cristiana.

Finalidad de la catequesis
Es poner al creyente “…no sólo en contacto sino en comunión, en intimidad con Jesucristo. “Se trata, entonces, de ayudar al recién convertido a «conocer mejor a ese Jesús en cuyas manos se ha puesto: conocer su ‘misterio’, el Reino de Dios que anuncia, las exigencias y las promesas contenidas en su mensaje evangélico, los senderos que Él ha trazado a quien quiera seguirle” (DGC 80).
“Se entiende como iniciación a la vida cristiana el proceso por el cual una persona es introducida en el misterio de  Jesucristo y en la vida de la Iglesia a través de la Palabra de Dios y de la mediación sacramental y litúrgica, que va acompañando el cambio de actitudes fundamentales de ser y existir con los demás y con el mundo, en una nueva identidad como persona cristiana que testimonia el evangelio inserta en una comunidad eclesial viva y testimonial”  (AIDM 43)
● Los jóvenes experimentan, en su vida, el sabor de la vida de la comunidad y se sienten parte de algo más grande, construido en una comunidad eclesial; parte de los testigos del Resucitado y opera en la sociedad.
● Parte de la experiencia con la persona de Jesús y provoca que esa persona.
● Esté atenta al estudio y conocimiento de la Palabra de Dios, a la realidad socio-económica y cultural, de la historia de la Iglesia, la estructura, las experiencias de la comunidad, las experiencias celebrativas de la fe, o retiro espiritual, para que el sujeto de la formación sea trabajado en todos los aspectos de la vida.
El catequista llamado a desarrollar un encuentro de catequesis presentando:

Una espiritualidad que provoque: JESÚS
● La puerta de entrada, lo lúdico y lo bello: La dimensión lúdica, la diversión y los juegos, canciones, historias que se cuentan una y otra vez, la poesía, arte.
● El grupo no es una suma de personas, sino que constituye una nueva identidad
● El tamaño del grupo no puede poner en peligro la comunicación entre los participantes. Los sujetos crean lazos afectivos y efectivos
● Los miembros del grupo giran en torno a un objetivo común y una tarea común motivada por los intereses de los participantes
● El grupo es una unidad que se comporta como una totalidad
● En cualquier grupo existen dos fuerzas contradictorias: cohesión y desintegración
● El grupo es un espacio de formación y de decisión, la participación es un grupo es eminentemente vocacional, porque prepara la persona para hacer elecciones colectivas.
▪ El catequista es un facilitador para que Dios realice esa iniciación de los catequizados.
▪ El itinerario de fe es gradual y progresivo, es decir, por etapas. Esto se basa en la misma actuación de Dios, que también en la historia de la salvación actuó de modo gradual
(cf. Heb 1, 1-2; Dei Verbum 3-4), puesto que la condición humana así lo requiere.
▪ El catequista ha de ser formado como discípulo y misionero, de conformidad con la propuesta del Documento de Aparecida
El jueves después de la cena hubo una noche cultural y el viernes por la mañana, se culminó con la Misa de Clausura presidida por Monseñor Roberto Camilleri. Los seminaristas del Seminario “Cristo Sumo Sacerdote” de Comayagua animaron la música y los cantos. El Padre Froilán Hernández pronunció la homilía.
Al final de la Misa Monseñor Roberto agradeció a los dos expositores del Taller, el Padre Froilán y a la Señora Mónika y en nombre de todos, les entregó  unos obsequios.  Invitó a todos los catequistas  a utilizar todas las herramientas y conocimientos del taller para lograr una mejor catequesis con los adolescentes.

A %d blogueros les gusta esto: