Ecos del Seminario

Desafíos de la familia en la sociedad actual

Desafíos de la familia en la sociedad actual
El dinero es una trampa peligrosa para la familia que tiene que tomarse en cuenta porque está adormeciendo la mente y el corazón de las personas que ahora tienen su fe y su esperanza ya no en Dios sino en el dinero.
Texto: Alex Javier Ayala Lemus
Estudiante de Teología
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En el marco de este año jubilar de la misericordia y en el contexto de la exhortación apostólica sobre la familia “Amoris Laetitia” se escucha en todos los ambientes de la Iglesia algo fundamental “misericordia”.  Precisamente todo tiene ese sabor a misericordia este año y que bueno sería que ese fuera el lema de todos los cristianos porque como lo dice Santo Tomás de Aquino: “la misericordia es el atributo supremo de Dios” y por consiguiente, es su identidad profunda, su esencia más íntima, su acción es siempre misericordiosa… Dios no puede actuar en un modo diverso. La misericordia nunca se contrapone a la verdad ni a la justicia, al contrario es en ella que encuentra su culmen. No se puede hablar de los desafíos de la familia hoy si no se inicia por este que es el principal. La Iglesia necesita familias misericordiosas, una familia que viva con ese estilo se convierte en esperanza y luz para el mundo, por tanto la mejor manera de evangelizar. Es ese el camino de transformación de la familia actual, y por eso se tiene que trabajar. La misericordia genera en la familia felicidad plena, es el origen de los valores y la garantía de un futuro de amor. Ese se convierte entonces en el principal desafío.
Hoy día las familias suelen estar enfermas por una enorme ansiedad de “progreso futuro” para los hijos pero que se trata no de una realización personal integral sino únicamente un progreso económico. El dinero es una trampa peligrosa para la familia que tiene que tomarse en cuenta porque está adormeciendo la mente y el corazón de las personas que ahora tienen su fe y su esperanza ya no en Dios sino en el dinero. El uso de las redes sociales es otro problema que amenaza la vida familiar ya que ellas hacen cercano lo que está lejano pero al mismo tiempo hace lejano lo que está cerca, se ha vuelto todo un fenómeno de alienación no solo en los hijos sino que también en los padres de familia.
La familia es el proyecto original del amor de Dios por tanto, se debe interpretar ese proyecto y sacar todas las consecuencias de un amor enorme de Dios que quiso hacerse uno de nosotros en “una familia” porque en su misterio más profundo Dios es familia porque es Trinidad. Se considera que esa perspectiva de fe es tal vez lo más urgente que la sociedad debe tomar en cuenta. Otro de los principales desafíos es que las familias puedan tener más contacto con la Palabra de Dios y nutrirse de ella ya que es verdad, vida y luz. Es en La Palabra de Dios donde se encuentra la sabiduría divina y por tanto, el camino de la plenitud.
El diablo quiere seducir a los pueblos de la tierra, especialmente los de nuestro país engañándolo con ideologías y globalizaciones absurdas de muerte y de inmoralidad, eso no es otra cosa que atentar contra ese proyecto original de Dios que es la familia pretendiendo crear leyes que con el paso de los años irán convirtiendo la fecundidad del mundo en áridos y estériles espacios de sobrevivencia.
Defender la vida, defender la familia, no sólo es una cuestión de fe, sino de sentido común. Si a los señores de la racionabilidad de hoy les resulta imposible entender directamente el origen divino de la familia, la Iglesia manifiesta pública y firmemente la convicción de que todo proyecto existencial del hombre que va en contra del plan misericordioso de Dios destruye la vida. Donde hay vida hay misericordia de Dios.
Y en este mes de la familia el seminario ha querido que la familia permanezca unida por medio de la oración, por eso ha realizado la rifa de la imagen del niño Jesús pastoralito a beneficio de la pastoral que realizan los seminaristas cada fin de semana,  dicha rifa se llevó a cabo el lunes 15 de agosto en las instalaciones del seminario y la feliz ganadora fue la Sra. Ela Mejía de la colonia el prado de Tegucigalpa. Queremos con ella agradecer a todas las personas que colaboraron con nosotros y pedimos que Dios les bendiga grandemente.

A %d blogueros les gusta esto: