Destacado

La familia es el hospital más cercano donde se cura cualquier enfermedad

La familia es el hospital más cercano donde se cura cualquier enfermedad
Fueron muchas las parejas que participaron en el Congreso Arquidiocesano de la Familia, donde se abordaron diversos temas sobre el núcleo básico de la sociedad y sus diversas problemáticas y desafíos.
Texto y fotos: Equipo Fides
redaccion@semanriofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La Basílica Nuestra Señora de Suyapa recibió una gran cantidad de familias que con mucho entusiasmo llegaron para participar del “Primer Congreso Arquidiocesano de la Familia y la Palabra de Dios”,  este congreso se hizo con el propósito de volver al proyecto inicial de Dios, que quiere que el matrimonio y la familia sean luz en nuestra sociedad, fermento de amor y de paz.  
El primer día del Congreso las charlas estuvieron basadas en la Historia y la Teología, guiados con la luz del Espíritu Santo los expositores compartieron la importancia de la familia en la sociedad y el verdadero sentido del sacramento del Matrimonio. El padre Carlo Magno Núñez , rector de la Basílica de Suyapa y Doctor en Derecho  Canónico y Teología Bíblica,  les habló a los asistentes al Congreso sobre “la Iglesia custodia de la familia”. Antes de comenzar con su tema, el padre Magno describió el ícono que sirvió como telón de fondo en el escenario de este Congreso, aludiendo que el cuadro fue pintado al óleo por el hondureño Carlos Zavala. “Este mismo cuadro acompañó el Sínodo de la Familia a finales del año pasado en el  Vaticano y también sirvió como telón de fondo, y como fruto de este sínodo tenemos la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia”.

IMPORTANCIA DE LA FAMILIA “Dios custodia la familia y lo hace bajo un legado de fe, el matrimonio es un sacramento y como sacramento del amor de Dios es dado a la  Iglesia.  El tema del matrimonio nos pone de frente a lo que la Iglesia piensa del sacramento íntimamente ligado a la familia, el bienestar de la persona y de la sociedad humana están estrechamente ligados  a la prosperidad   de la comunidad conyugal, Dios es el autor del matrimonio.
La Iglesia  consiente que el matrimonio y la familia constituyen uno de los bienes más preciosos de la humanidad quiere hacer sentir su voz y ofrecer su ayuda a todo aquel que conociendo el valor del matrimonio y de la familia trata de vivirlo fielmente, a todo aquel que en medio de la incertidumbre o de la ansiedad busca la verdad y todo aquel que se ve injustamente impedido para vivir con libertada el proyecto familiar. El matrimonio es para bendecir y alabar  a Dios es camino de santidad”.
La participación del padre Juan  Ángel López Licenciado en Historia de la Iglesia se basó en  “La familia realmente ha cambiado”. Y en torno a este tema dijo “a lo largo de los siglos hemos tenido conceptos contradictorios sobre lo que es la familia, sobre el plan de Dios y el proyecto del hombre, que es lo que Dios ha querido y que es lo que efectivamente en la práctica se ha llevado a cabo, y por eso al hacer esa confrontación vamos descubriendo que lamentablemente somos parte de una desconceptualización de lo que significa la familia.
La palabra familia hoy en día indica realidades muy diversas, ahora le quiere llamar familia a cualquier cosa, es natural que a lo largo de los siglos la estructura familiar ha ido evolucionado, lamentablemente lo que se debería llamar familia nuclear (papá, mamá e hijos) es muy combatida, porque le quieren llamar matrimonio  a un varón con un varón, o a una mujer con una mujer, eso viene del proceso de “libertad” que generó el protestantismo.
Para cerrar su participación dijo que es importante luchar por la familia y los matrimonios, “no es la familia la base de la sociedad, es el matrimonio porque cuando hay matrimonios constituidos según la voluntad de Dios automáticamente tendremos familias  y una sociedad digna, según el corazón de Dios”.
PALABRA DE DIOS En el segundo día de este Congreso Arquidiocesano, el tema central fue la familia a la luz de la Palabra de Dios. Tanto el padre Emigdio Duarte, como el presbítero Tony Salinas, ahondaron en sus disertaciones con los textos bíblicos que se refieren a la familia.
El padre Duarte, especialista en Teología Moral, compartió con los presentes el tema “Mi familia, proyecto del amor eterno de Dios”.
“El término familia vamos a ver que proviene de una palabra latina que es homónima y que aparece 198 veces en las sagradas escrituras y que la historia más larga que cuenta la Biblia es la de Isaac y Rebeca” dijo Duarte.
Al hablar sobre la familia, el presbítero dijo que muchos matrimonios no están verdaderamente preparados para recibir este Sacramento. “Lamentablemente estamos viviendo una realidad que nos hace pensar en tantos jóvenes  que contraen matrimonio, desconociendo el sentido más profundo del Sacramento que van recibir. No están catequizados, no tienen formación cristiana en su familia, cómo pedirles que vivan cristianamente si no están catequizados y evangelizados, malamente hacemos corajes en las parroquias con tantas parejas que muchas veces no saben ni hacer la señal de la cruz, como pensar que van a vivir su vida sacramental e integrarse a la vida cristiana en una comunidad concreta” dijo. Por esto, es urgente el trabajo evangelizador  con el núcleo de la sociedad.
Otro de los expositores de este día, fue el padre Tony Salinas, experto en Sagradas Escrituras. El párroco de Ojojona fundamentó su disertación en las familias de Nazaret. Salinas afirmó que hablar de las familias de Nazaret “es hablar de las familias que están contenidas en la Palabra de Dios, que tuvieron rostros, alegrías, dificultades, y que confiaron en Dios, son las familias de la Biblia. Para hablar de este tema, no olvidemos que la Biblia no es un libro, es el proyecto de Dios”
Hizo referencias de diversas familias en las sagradas escrituras. Allí, los presentes utilizaron la Biblia que les fue entregada en este congreso, ya que el padre Tony citó en reiteradas ocasiones diversos textos bíblicos. “Una familia en Nazaret, tiene como meta, construir el paraíso, el que se perdió, el que Adán y Eva destruyeron, por eso las bodas en Israel duran siete días, por eso se les acabo el vino, porque duran tanto, porque en el séptimo, la pareja toma posesión de su paraíso. Si cada hogar fuera un paraíso, si el proyecto de Dios  y la meta de una pareja que se encontró por amor, estuviera como la de la pareja de Nazaret, construyamos el paraíso, esa es la tarea” dijo.
“Este es el proyecto de Dios, familias llamadas por amor, a construir el paraíso” recalcó.

UN PROYECTO DE VIDA Al cierre de este gran acontecimiento que engalano por tres días la casa de la Virgen de Suyapa, no podía faltar bendecir de nuevo esas decenas de matrimonios, y realizar la renovación de votos matrimoniales, al igual que tener esa enorme bendición con Jesús Sacramentado.
En un pequeño resumen de las dos últimas ponencias, la primera que estuvo a cargo del padre Juan Carlos Martínez, encargado de la Pastoral de la Familiar de la Arquidiócesis, quien se enmarcó en el Documento de Medellín, al hablarle a los participantes que la familia es la formadora de personas, que los padres son los responsables de heredarles esa fe a sus hijos para que el día de mañana tengan esos verdaderos valores que los hará sentirse orgullosos ante toda adversidad.
Seguidamente del padre Juan Carlos, se presentó el testimonio de un matrimonio que dio su mensaje de cómo han salido adelante a pesar de las dificultades, he incentivó a los presentes a comprender que el reto está en no decaer y que mantenerse unidos es los primordial.
Llego el tiempo del plato más fuerte,  culminar con las palabras de su Eminencia el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, S.D.B.  quien se presentó con su kit de obsequios para los asistentes al Congreso.  La ponencia de su Eminencia se enmarcó en explicarles sobre la espiritualidad, que no es sólo estar rezando, “esa es una parte, de lo que significa esa palabra” les expresó.
Al igual les reclamó que no se dejen dominar por la tecnología, que compartan los padres con los hijos, ya que eso se ha perdido, “Es triste tener una familia y sentirse solo,  formar una familia es animarse mutuamente y mantenerse unido”
De igual manera el Cardenal les hizo ver tanto a los esposos como esposas que la mala educación en el hogar es de mal gusto.  El amor es creer, aguantar,  perdonar, sin límites, eso es espiritualidad, que prevalezca el amor ante todo,  es animarse y saber que la familia es como ese hospital más cercano, donde se cura de cualquier enfermedad”
Muchos consejos se dieron en este evento, pero el Cardenal Rodríguez compartió tantas frases, que confortaron a los presentes, ya que al consultarles a las familias que se hicieron presentes sobre los temas del evento, dijeron que compartieron ese gozo de saber de lo enriquecedor que resultó el Congreso de la Familia y la Palabra de Dios.
Al término de estas charlas, no podía faltar culminar con la tradicional selfi en grupo, ya que esa fue una de las grandes dinámicas de todos los tres días.

A %d blogueros les gusta esto: