Arquidiócesis

Cerca de sesenta años en un camino lleno de esperanzas

Cerca de sesenta años en un camino lleno de esperanzas
El Calvario, una parroquia donde se vive no sólo las obras de misericordia, sino que se manifiesta el compromiso
de alcanzar la salvación.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La parroquia El Calvario de Comayagüela, ubicada en el barrio Villa Adela celebró su Quincuagésimo Noveno aniversario, para conmemorar esta fecha tan especial se ofició una Misa en donde participaron centenares de feligreses y otras personas de los sectores aledaños. La celebración eucarística fue presidida por el párroco Lenin Cruz y concelebrada por el padre César, previo al día que se celebró el aniversario se hicieron varias actividades, entre ellas una mini kermes en donde todos los movimientos, comunidades y grupos manifestaron  y promovieron su carisma, los juegos para niños y venta de comidas no podía faltar.
Durante la festividad se resaltó la trayectoria, el compromiso, el trabajo y la entrega de la comunidad, en cada una de sus generaciones así como el ahínco de cada uno de los sacerdotes, seminaristas y religiosas  que en estos años han contribuido a poner en alto el nombre de la antañona parroquia.

TRAYECTORIA Todo en la vida cuesta y no digamos llegar a alcanzar un determinado número de años, lo mismo le ha pasado a esta querida parroquia, que durante sus 59 años ha tenido que enfrentar muchas dificultades, pero con la ayuda e inspiración del Espíritu Santo ha sabido  sobrellevar cada una de ellas. “dificultades hay en todos los ámbitos ha sido una trayectoria de mucho sacrificio y mucha competencia por parte de los grupos que han sabido ir creciendo en la caridad, en el servicio apostólico. Gracias a ese apostolado estamos creciendo no tanto en cantidad sino en calidad de laicos, con el trabajo en conjunto de los sacerdotes se logra el éxito iluminado por la fuerza del Espíritu Santo,  y es por eso que celebramos con alegría estos 59 años de esperanza, de libertad, de alegría y paz para muchas familias que han encontrado aquí un refugio, un lugar de encuentro, donde se le escucha, donde se le atiende, donde sienten la mano calurosa de aquel hermano que siempre está disponible a los demás”, así lo manifestó el padre Lenin.
Cuando hablamos de Iglesia y carísmas nos referimos  a la unidad, la Iglesia no está dividida, está unida en la diversidad de carísmas que es su riqueza, ningún grupo o movimiento apostólico, eclesial o itinerario de formación cristina es mejor o mayor que otro, todos han nacido por el impulso del Espíritu Santo que ha movido el corazón y la mente de muchas personas.

PARROQUIA El padre Lenin explicó a sus feligreses este significado “El documento de Aparecida en su riqueza impulsada por el Espíritu Santo nos da una definición muy bonita, cada parroquia es una  célula viva de la Iglesia un lugar privilegiado donde la mayoría de los fieles van  teniendo experiencia en concreto de Cristo y su Iglesia y está conformada en diversidad de carismas, en movimientos eclesiales que son todos itinerarios de formación cristiana, donde cada uno se ha ido formando y forjando y hemos aprendido en vivir el evangelio, por eso cada uno de los movimiento son lugares propios, agradables para que los feligreses sobre todos los alejados puedan encontrarse con Cristo, puedan encontrar en comunidad y fraternidad”.

A LO QUE ESTAMOS LLAMADOS
“Como somos hijos de la luz, estamos llamados a ser una fuente de donde brota la ternura, la verdad y la santidad, todos estamos llamados a vivir la santidad concreta, palpable a través no sólo de las palabras sino a través de nuestras acciones, ahí se mide el auténtico discipulado, en las acciones; amar la Iglesia, amar nuestra parroquia, tener el sentido de pertenecía por la misma, preocuparnos por ella eso no depende solo de los sacerdotes, párrocos, vicarios, ni religiosas, mucho menos de coordinadores y responsables de cada grupo, todos tenemos que involucrarnos en la tarea evangelizadora para provocar que muchos vuelvan a la casa paterna, a la casa común, la casa de todos”. Lenin Cruz, párroco.

A %d blogueros les gusta esto: