Diócesis San Pedro Sula

Triduo teológico consagrada en San Pedro Sula

Triduo teológico consagrada en San Pedro Sula
El tema sobre El Rostro de la Misericordia de Dios en la Vida Consagrada fue el tema de la Confereh 2016
Johanna Kattan
jokattan@unicah.edu
Foto: colaboración Confereh
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Religiosas de la Diócesis de San Pedro Sula, vivieron un encuentro fraterno, de reflexión y meditación, explicó Juana Briones, secretaria de la Conferencia de Religiosas de Honduras, Confereh. “Culminamos con confianza y esperanza el triduo teológico de este año 2016 que llevó como tema principal el Rostro de la Misericordia de Dios en la Vida Consagrada desde el tema de la Migración”.
Los temas sobre la Migración y la trata de personas estuvieron a cargo de sor Lidia Mara, misionera Escalabriniana y coordinadora de la Pastoral de Movilidad Humana a nivel nacional. Ella aclaró muchos términos sobre el tema de la migración, las causas, consecuencias y qué está haciendo la iglesia en este amplio campo de injusticia social.
“Otro tema interesantísimo y poco conocido fue el tema de la trata de personas, donde explico las diversas modalidades de la trata, por ejemplo la comercialización sexual de las jóvenes, la mendicidad forzada, el tráfico de órganos, el matrimonio servil”, comentó.
Dos temas para  tomar conciencia ¿qué podemos hacer ante esta situación tan difícil? “Desde la vida personal, congregacional y como Confereh nos comprometimos a conocer más, informarnos, participar en la Pastoral de Movilidad Humana y sobre todo involucrarnos en el acompañamiento pastoral con los hermanos de familiares migrantes”.
Otro reto para las religiosas es en los centros educativos,  donde se pueda informar y formar a la gente en estos temas muchas veces ocultos o desconocidos por los jóvenes principalmente. El tema sobre El Rostro de la Misericordia de Dios en la Vida Consagrada fue dirigido por la hermana Ercilia Ferrera,  “con dinamismo nos llevó a meditar en la Palabra de Dios desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo  Testamento donde la figura de Jesús, que es a quien seguimos y por quien lo hemos dejado todo, nos debe llevar a ser profetas de esperanza y misericordia donde un pueblo clama por justicia, por paz, por misericordia, porque alguien sea luz que les guie y les acompañe”. El triduo teológico terminó con la Eucaristía presidida por el padre Enemecio Del Cid.

El dato
Una luz en el camino
Hoy la Vida Consagrada esta llamada a ser esa luz, esa palabra, esa persona que escucha y está junto al hermano que grita y clama por justicia.

A %d blogueros les gusta esto: