Diócesis Juticalpa

Olancho muestra una vez más su postura a favor de la vida

Olancho muestra una vez más su postura a favor de la vida
La peregrinación realizada hasta las orillas del rio Wampú es como un peregrinaje que recoge la riqueza  ancestral de los nativos, expresada en la comunidad Pech que hizo presencia en el evento y agradeció la madurez y amor por la creación mostrada en el evento.
Textoy fotos
Carlos Moreno
cmoreno@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El municipio de Dulce Nombre de Culmi, al oriente del departamento olanchano, ha dado una demostración de unidad a favor de la vida; realizando una declaración eminente en contra de la minería.
El pasado 13 de agosto la ciudadanía del municipio encabezada por la feligresía católica de la localidad, realizaron un acto digno de imitar en las demás regiones del país, para mostrar que la defensa del rio Wampú no es negociable.
La marcha que se vivió con mantas, cantos, rótulos y sobre todo la determinación de un pueblo que poniendo la mira en Dios sale para no dejarse arrebatar lo que Dios ha regalado; fue así que arrancaron la caminata de desde dos puntos del municipio; un grupo desde la comunidad de Pisigire hasta la aldea de Las Minas; el segundo grupo salió desde la comunidad de Los Mangos hasta Las Minas, desde allí todos juntos caminaron hacia el río Wampú.
La población proveniente de comunidades, aldeas y caseríos que conforman el municipio de Culmí salieron firmes y convencidos de que no hay que permitir proyectos de minería; porque estos traen consigo muerte y destrucción; de esta manera contunde han dicho si a la vida y proteger sus recursos naturales y sobre todo el Río Wampú.
Con la presencia de las autoridades municipales se llevó acabo un acto legal de la corporación municipal, en la cual mediante la figura de un cabildo abierto, se declaró el municipio de Dulce Nombre de Culmi territorio libre de minería, ratificando una vez más la postura de las fuerzas vivas del municipio. Se vio muy involucrado al alcalde Emerson Sánchez y la vice alcaldesa Lilian Ole en el evento que reunió más de tres mil personas.
La presencia de los Sacerdotes Franciscanos, Fray Roland Salas como párroco y fray Trino que junto a Delegados de la Palabra de Dios, catequistas, animadores y feligresía desarrollaron un programa amplio que contemplo la oración, cantos, actos a favor de la creación.
Un gesto lleno de vida se llevó acabo en la concentración; cuando los presentes sembraron arboles a las orillas del rio Wampú; como gesto de compromiso cada uno de los arboles fue señalado con el nombre de la persona que hizo compromiso de luchar por la vida del rio Wampú que es vida para el pueblo de Culmi.
La Iglesia Católica no se ha quedado indiferente a la voz del pueblo, que desde las comunidades de crecimiento espiritual, han reflexionado la opción que han tomar y la participación histórica que han de tener; por lo que se está acompañando al pueblo en esta lucha, para que no ocurra la contaminación de ríos principales como en otras regiones de Olancho y del país.
De esta manera la Parroquia de Dulce Nombre de Jesús en Culmi, realiza un acto valioso, al igual que la Parroquia de San Francisco de Asís, en la Unión donde el padre Jenry Ruiz hace algunos meses atrás también impulso una manifestación con la feligresía a favor de la vida.
El padre Osmin Flores director diocesano de Pastoral Social Caritas, quien ha presenciado el proceso de asimilación y compromiso en Olancho a favor de la creación, considera que el Papa Francisco ha dado un espaldarazo con la encíclica Laudato Si, la cual ha llevado a las comunidades a sentirse más empoderadas en este tiempo donde se habla de concesiones mineras por todos lados, mientras los pueblos prefieren la vida y respeto a la casa común.

Los datos
El 7 de junio de 2014
Mediante cabildo abierto, Culmi dio la primera demostración de estar contra de la minería, que traería daños significativos de contaminación al rio Wampú, principal fuente de agua de la zona.
Año 2015
Fue declarado por el gobierno de Honduras, como el año de la minería, esperando que la población se deje seducir por los que consideran beneficios económicos, en decremento de la salud ambiental y de los pobladores que sufren graves consecuencias por la contaminación que generan.
Manuel de Jesus Subirana
Fue declarado por el gobierno de Honduras, como el año de la minería, esperando que la población se deje seducir por los que consideran beneficios económicos, en decremento de la salud ambiental y de los pobladores que sufren graves consecuencias por la contaminación que generan.

A %d blogueros les gusta esto: