Diócesis Santa Rosa de Copán

Dan último adiós al padre Henry Rodríguez

Dan último adiós al padre Henry Rodríguez
En la ciudad de Santa Rosa de Copán, fue enterrado recientemente el presbítero Henry Rodríguez, quien fungía como párroco de la Iglesia San Juan Bosco.
Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Fotos cortesía Manuel Alfaro
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
“Este no es un adiós, sino un hasta pronto, nos veremos en el cielo” son algunas de las frases que decían los miles de feligreses que se congregaron en la ciudad de Santa Rosa de Copán, para despedir los restos mortales del padre Henry Rodríguez.
El padre Rodríguez falleció el pasado cuatro de agosto en la ciudad de México, tras unas complicaciones en su salud, estaba a cargo de la parroquia San Juan Bosco de Santa Rosa de Copán. El presbítero era muy querido por la población, se caracterizaba por su buen humor y siempre tener una sonrisa para aquellos que más la necesitaban.
El cuerpo sin vida del padre Rodríguez llegó a Tegucigalpa, procedente del país azteca, fue velado primeramente en la parroquia Inmaculada Concepción de Comayagüela, de la cual era originario él y su familia. Al día siguiente, fue trasladado a la ciudad copaneca, en donde miles de feligreses lo acompañaron en el auditorio Monseñor Carranza. Después, se realizó la Misa de exequias y el entierro en el cementerio general de Santa Rosa de Copán.

LUCHA En un comunicado de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, se informó que el presbítero Rodríguez participaba voluntariamente e en un “programa llamado “Génesis para Consagrados”, que ofrece apoyo integral a los sacerdotes, en materia relativa al desarrollo humano, espiritualidad y salud corporal, en orden a capacitarse como persona y como sacerdote, para continuar sirviendo con intensidad a la Iglesia y el pueblo de Dios.”
Rodríguez, adolecía desde unos meses atrás de una hernia ubicada fuera del estómago reza dicho comunicado. El tres de agosto, experimentó fuertes dolores en el estómago y fue hospitalizado de emergencia, se le realizó una operación de alto riesgo que concluyó satisfactoriamente, pero con un período de 72 horas con “pronóstico reservado”. Tras unas complicaciones  en su condición, partió a la Casa del Padre  el cuatro de agosto, día de San Juan María Vianney, patrono de todos los párrocos.
Debido a los trámites burocráticos y migratorios, hasta la semana pasada, se pudo realizar la repatriación del cuerpo sin vida del padre Rodríguez.

FRANCISCANO Javier Rodríguez, hermano del padre Henry Rodríguez cuenta a Fides que su hermano encontró su vocación en la espiritualidad franciscana. “Nosotros siempre fuimos feligreses de la parroquia Inmaculada Concepción” dice Javier. Esta parroquia es atendida por los Frailes Conventuales.
“Mi hermano aquí encontró su vocación, estuvo trabajando en la Pastoral Vocacional, allí decidió en 1995 irse con los frailes franciscanos conventuales a San José de Costa Rica, allí estudió sus primeros años, cuatro años estuvo allá y luego en San Salvador que terminó su proceso”. Después de terminar sus estudios, estuvo en un momento de espera y “después de una plática con Monseñor Luis Santos, optó por quedarse en la Diócesis de Santa Rosa de Copán, porqué él estaba trabajando con Cáritas Honduras”,  en ese momento dijo Rodríguez. El ahora Obispo emérito le recibió en aquel momento y lo ordenó diácono el 16 de junio del 2006. El  16 de diciembre del mismo año fue ordenado sacerdote y este año cumpliría 10 años de ser sacerdote.

A %d blogueros les gusta esto: