Arquidiócesis

Un centenario de vida consagrada y servicio

Un centenario de vida consagrada y servicio
Las hermanas de San José se destacan en nuestro país por la importante contribución apostólica, educativa, misionera y humanitaria.
Texto y fotos:Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con inmensa alegría la familia carmelitana  se unió a la conmemoración del Primer Centenario de Fundación de la Congregación Carmelitas  de San José,  hasta el Polideportivo del Instituto San José del Carmen  llegaron centenares de personas para participar de la Eucaristía presidida por su Eminencia Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Madariaga, le acompañaron el Nuncio Apostólico Monseñor Novatus Rugambwa, Monseñor Juan José Pineda Obispo Auxiliar y varios sacerdotes de la Arquidiócesis.
Hace cien años que en la mayor sencillez y humildad nació la congregación religiosa las Carmelitas de San José que a lo largo de este centenar de años han trabajado para mayor gloria del Carmelo en la educación, en las misiones, en la formación para la ciudadanía activa, en el compromiso social, en la catequesis, en la labor parroquial en el ámbito de la salud y en  las obras de misericordia, sirviendo a muchos países y regiones del mundo y ahora presentes en tres continentes; América, África y Europa. La expansión de  esta congregación obedece a un sueño que tuvo la madre Clarita, los estudiadores  y los estudiosos de la vida santa de la madre Clara María, explican ese sueño como un llamado vocacional amplio y dilatado a muchas hermanas de distintas nacionalidades, abarcando así un mundo de diversidad  que  se expresa en la intencionalidad de esta congregación pequeña que nació en el Salvador pero que se ha universalizado en su misión y en su tarea apostólica generosa y bella.

MENSAJE ¡Alabado sea Jesucristo! Con este saludo propio de los carmelitas, el Cardenal Rodríguez comenzó la homilía y  la familia carmelita ahí reunida contestó ¡por siempre sea  alabado! “La obra que ahora conmemoramos no sólo es el paso histórico de diez decenas de años que suman 100 años, conmemoramos sobre todo la fidelidad de Jesucristo a la obra que el mismo inspiró y sostuvo desde un inicio, cuando la madre Clara María Quirós fundó la Congregación de las Carmelitas de San José. Siendo una joven de 22 años conoció a las hermanas de la tercera Orden del Monte Carmelo en Santa Tecla, el Salvador, al recibir el santo escapulario su espiritualidad se identificó profundamente con la Orden del Carmen”
Su Eminencia compartió con los presentes un poco de la historia de cómo surge esta orden religiosa, los inicios de esta congregación se remontan al año 1914 empezando en una casa que pertenecía a la parroquia del Carmen en Santa Tecla, pero la fecha oficial de la fundación de la orden del Carmen fue el 14 de octubre de 1916 con la bendición del  Arzobispo Pérez Y Aguilar la madre Clarita tomó el nombre religioso de Clara María,  “todas la primeras hermanas pasaban de los 40 años de edad y la madre Clara María  tenía 60 años cumplidos  para las obras del Señor no hay calendario”.

EMOTIVAS PALABRAS  Al igual Rodríguez enalteció la gran labor que ha realizado la congregación desde su llegada a este país. “La misión de educar para la bondad es educar a la virtud, a la vida ejemplar, a un alto nivel de vida cristiana y eso lo hacen estupendamente las hermanas carmelitas de San José a quienes madre Clarita recomendaba que siempre fueran maestras en la virtud. Tegucigalpa es afortunada  al tener obras hermosas guiadas por esta congregación, el Instituto San José del Carmen que tanto bien ha hecho en el ámbito educativo formando ciudadanos que en la sociedad son trigo limpio para generar un nuevo tipo de ciudadanos activos y comprometidos con el país y con la Iglesia”.  De igual manera agradeció a todos los bienhechores que han aportado y apoyado a esta congregación que se destacan por muchas obras hechas en el país entre ellas; la casa de espiritualidad Montaña Clara María, el Hogar de Niñas Reina del Cielo ubicado en la aldea Nueva Santa Rosa. La obra social de esta congregación es impresionante con los ahorros con la cooperación de los ex alumnos  y otros contribuyentes  se están realizando un proyecto de índole social y habitacional para favorecer a  50 familias católicas necesitadas.

El dato
Buena labor
“Ustedes hermanas de San José trabajan como hormiguitas o como abejitas de un panal en estado permanente de zumbido, sin desperdiciar ni una gota de miel, todo lo  ahorran y lo administran en función del desarrollo, la innovación, la expansión de su presencia, sus casas llenas de espíritu de alegría y de caridad son un enjambre admirable de iniciativas inspiradas de amor al prójimo”. Cardenal Rodríguez.

A %d blogueros les gusta esto: