Arquidiócesis

“No podemos ser cobardes ante la presencia del mal”

“No podemos ser cobardes ante la presencia del mal”
Feligreses de la parroquia Nuestra Señora del Sagrado Corazón del Hatillo, conmemoraron recientemente la tradicional fiesta de Nuestra Señora del Tránsito
Texto y fotos
Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con una Eucaristía y una kermés, los habitantes de El Hatillo y alrededores festejaron la tradicional fiesta de Nuestra Señora del Tránsito que evoca la solemnidad de la Asunción de la Virgen María.
Conformada por más de 10 sectores, en su mayoría rurales, está parroquia tiene más de 100 años de festejar  Nuestra Señora del Tránsito. Aunque ahora está bajo el patrocinio de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, siempre festejan el tránsito de María, como también se le conoce a la fiesta de la Asunción, por lo que en la comunidad han decidido no cambiarle el nombre, por la tradición de la población.
Desde tempranas horas, los pobladores organizaron todos los detalles de esta celebración. Alrededor de las 11 de la mañana iniciaba la Eucaristía. La imagen de la Virgen Asunta que estaba en al frente del templo, lucía un vestido blanco, acompañado por un manto azul y en alrededor sobresalía un arco de rosas multicolores. El templo lucía abarrotado y en las afueras también se encontraban varias personas.
La Misa fue presidida por el padre Federico Arbizú, párroco de esta localidad, quién afirmó que el principal reto que les deja esta fiesta patronal es tener un mayor grado de pertenencia a la parroquia.

MENSAJE En la homilía, el padre Arbizú interpeló a los fieles con la lectura del apocalipsis, que se proclama en la Solemnidad de la Asunción. “Vivimos en un mundo lleno de corrupción, la presencia del mal, de Satanás está allí y los hijos de la Mujer (de la Virgen María) no podemos ser personas cobardes frente al dragón, tenemos que mantener este dinamismo de lucha que hemos aprendido del mismo Jesucristo que nos dice no tengan miedo, yo he vencido al mundo”.
Asimismo, afirmó que esto se trata de “mantener esta lucha, por erradicar la influencia de Satanás, por desplazarlo. En el Evangelio se nos presenta la figura de María en una visita. En esta visita ella es portadora de buenas noticias, Dios hecho hombre ya está en medio de nosotros y ella es portadora de Él en su vientre”.
“Somos portadores, luchadores y se nos ha confiado justamente ser referencia así como la Virgen de reflejar una vida nueva, entonces nuestro trabajo está más allá de las puertas de este templo, está en la interrelación con las personas, en las estructuras de nuestra sociedad, allí donde el mal se hace presente, allí está el trabajo de cada uno de nosotros, portadores de Dios, de la palabra de Jesús, allí es donde tenemos que llevar el mensaje, actuar, trabajar y hacer presente el plan divino de la redención humana. Allí es donde tenemos que proclamar el Reino de Dios para que todo se renueve y se haga verdaderamente novedoso en medio de nosotros” dijo.

REALIDAD Arbizú recordó que “vivimos tiempos difíciles aquí en Honduras, todos somos conscientes de la cantidad de muertes que sucedes a diario, de la corrupción que campea por todos lados, en todas las estructuras, tanto del Estado como de algunas empresas, esto es una triste realidad”. Por lo que cuestionó a los presentes “Cómo vamos a hacer entonces para luchar contra estas estructuras, para que la violencia cese en el país, para que el corrupto se convierta y deje esta actitud fácil de ganar dinero a costa del sudor de los demás, para qué las estructuras de nuestra sociedad cambie y Honduras sea en verdad un país donde podamos vivir con armonía, con paz, mirando al futuro y tratando de progresar cada día más”.
El padre Federico dijo que “no podemos dar una respuesta al país, solamente con un voto. Está de moda pretender sacarnos un voto, para qué, para mantener a un corrupto, para llevar a un corrupto a la alta magistratura del país, o  un voto para cambiar la realidad del país, está es la decisión del hondureño”.
“O sigo contribuyendo a la corrupción y me hago del lado del dragón o yo contribuyó al bien y elijo a una persona que pueda gobernar al país, con limpieza, con transparencia y entonces me hago de los hijos de la mujer en lucha con el dragón. Pero eso depende de cada uno de nosotros y depende de la conciencia cívica y del a conciencia de hondureñidad que tengamos” finalizó. Posterior a la Eucaristía, todos participaron de la tradicional Kermés que sirve para recaudar fondos para los trabajos pastorales de esta parroquia.

A %d blogueros les gusta esto: