Arquidiócesis

Feligreses festejan al patrono del pan y del trabajo

Feligreses festejan al patrono del pan y del trabajo
San Cayetano es un padre providente atento a nuestras necesidades y dificultades, dejó la comodidad de su casa para vivir la fraternidad de su comunidad, para acercarse a los necesitados.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Durante nueve días los feligreses del barrio La Cabaña de esta capital,  desarrollaron diferentes actividades religiosas para festejar a su santo patrón “San Cayetano”, los cohetes sonaron durante la novena pero con mayor intensidad el día de la fiesta.
Antes de comenzar la Eucaristía en honor al patrono de los panaderos,  se hizo una procesión por los alrededores del barrio.  En el recorrido los feligreses hicieron  cantos, porras, el rezo del Santo Rosario, y cinco familias hicieron altares en las afueras de sus casas, para recibir la procesión.
Al llegar al templo todo estaba listo para comenzar con la Eucaristía misma que fue presidida por el padre Juan Carlos Martínez,  párroco de la Catedral,  a donde pertenece este sector. Como verdadera familia los feligreses se reunieron durante nueve días en oración, en un compartir fraterno, en reflexión, disponiendo el corazón para llegar a la fecha de la gran fiesta patronal, llenos de alegría y  entusiasmo.

MENSAJE  El padre Juan Carlos felicitó a toda la feligresía por el trabajo, la entrega y la dedicación  para que la fiesta patronal se desarrollara de la mejor manera. “Después de todas las actividades que tuvimos durante la novena a San Cayetano, la alegría es inmensa, porque nuestro espíritu está dócil a la voluntad de Dios, nuestro espíritu está atento a lo que el Señor nos quiere manifestar,  San Cayetano nos ha acompañado, protegido, y ha intercedido por nosotros ante tantas dificultades”. En ese momento también recordó al padre Mario D’Celles que construyó el templo de la comunidad y dejó en medio de ella el evangelio vivo, la Palabra que da vida, a Jesucristo en sus corazones, “él pudo experimentar la caída del antiguo templo, pero como dice la palabra, él edificó en sus corazones con sólidos cimientos, con el Dios vivo”, así como recordó al padre Mario, también agradeció y recordó las personas que han hecho posible tener lo que hasta ahora hay en la Iglesia, que han dejado una huella en la comunidad y en el corazón de todos los pobladores.
Al final de la Eucaristía se entregaron algunos reconocimientos a personas que han colaborado incesantemente con la comunidad, entre ellos al padre Juan Carlos. Después los asistentes saborearon unos ricos tamales, acompañados de un cafecito caliente y disfrutaron la música interpretada por la Marimba de la Policía Nacional.

El dato
Admirable
San Cayetano miraba la dignidad del sacerdocio y decía que no era digno de ser sacerdote, que no era digno de celebrar  la Eucaristía, miraba la necesidad de los pobres, de los enfermos y veía a Cristo  en el que sufre, se incomodaba al ver el sufrimiento de los demás por eso se le llama padre providente, porque provee ayuda al necesitado, al que busca algo para sostener su vida para satisfacer sus necesidades y dificultades”.

A %d blogueros les gusta esto: