Arquidiócesis

Bodas de plata sacerdotales

Bodas de plata sacerdotales
Los presbíteros Rigoberto Velásquez y Avilio Bustillo, conmemoraron recientemente 25 años de ministerio sacerdotal en la Arquidiócesis de Tegucigalpa.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Perseverancia, fidelidad, alegría y entrega caracterizan a los presbíteros Rigoberto Velásquez y Avilio Bustillo, que  recientemente cumplieron 25 años de sacerdocio. Llenos de emoción, los sacerdotes agradecieron los diferentes gestos de cariño que les brindaron en la parroquia Cristo Rey y Santa Cruz, sector en el cual sirven actualmente ambos consagrados.
Para festejar este recorrido, los presbíteros celebraron una Eucaristía en dicha parroquia para agradecer la misericordia que Dios ha tenido a lo largo de estos 25 años. Asimismo, recordaron al padre Domingo Salvador (Q.D.D.G), que también fue ordenado el mismo día que ellos.
Aunque los presbíteros no querían hacer mucha “bulla” como popularmente se dice, el cariño de los feligreses no se hizo esperar y rápidamente organizaron una sencilla pero significativa celebración para estos sacerdotes que han dejado todo por seguir al Señor y servir a la comunidad.
Desde tempranas horas, se realizaban los preparativos en la sede parroquial de este sector de la capital, allí como “hormiguitas” los parroquianos trabajan en cada detalle para sus presbíteros.
Acompañó esta Eucaristía el sacerdote Luis Betancourt, que actualmente es formador del Seminario Mayor, pero que durante mucho tiempo convivio en esta parroquia con el padre Rigoberto. Asimismo, estuvo presente el diácono José Antonio Chavarría, oriundo de esta parroquia y fruto vocacional del trabajo que realizan estos sacerdotes en el lugar.

FIESTA Para celebrar esta Eucaristía, el padre Rigo como normalmente se le conoce, lucía una casulla conmemorativa por estas bodas de plata. Mientras que el padre Avilio, lució una casulla muy parecida a la que uso el día de su ordenación. Antes que iniciará el sacrificio eucarístico, las fotos no se hacían esperar; muchos querían plasmar en una gráfica, aquel recuerdo de esta magna celebración.
Presidió Velásquez, pero la predicación estuvo a cargo del padre  Bustillo, aunque como era de esperarse, el padre Velásquez dio unas palabras de agradecimiento. Al finalizar la homilía, los presbíteros se pusieron de rodillas, para que el pueblo elevará una oración por ellos. Este gesto fue muy emotivo para todos, por el gran cariño que se les tiene a estos presbíteros.
Luego de la Misa, el festejo no se hizo esperar; presentaron un video sobre los diferentes momentos que los fieles han compartido con los padres, así como mensajes que describen las diferentes cualidades que ambos poseen.
El mariachi fue otra de las sorpresas que recibieron los padres, así como la quema de pólvora y el confeti, como signo de festejo que se  daba en ese momento.

Opiniones
Avilio Bustillo
Vicario
• “Hemos venido aquí para celebrar los 25 años de sacerdocio de nosotros, pero el padre Rigo y yo, queríamos algo más sencillo todavía; pero la gente de verdad no entiende, aparecen con 20, 30, 40 cámaras, me ponen nervioso; no, allí tendré que ir aprendiendo”
• “Queremos con el padre Rigo, que oren por nosotros, porque alguien me preguntaba si habían sido duros estos años, hombre si me pongo a pensar, a lo mejor me desánimo y no sigo; han sido duros, pero lindos a la vez, maravillosos porque la misericordia de Dios siempre ha estado con nosotros”
• “Uno no mira nunca lo que está viviendo o lo que ha vivido, solamente miramos la misericordia de Dios. Eso es lo que nos impulsa a seguir adelante, porque si no, te echas para atrás. Hay más alegrías que tristezas, que momentos duros y difíciles, pero en eso consiste el amor. Lo más importante no es el sufrimiento sino la perseverancia a través del amor a Dios, que él es fiel con nosotros”.

Rigoberto Velásquez
Párroco
• “La fe de hace 25 años es diferente; es lo que agradezco al Señor, gracias Señor porqué a pesar de todo, he ido creciendo en fe y la alegría de ir viviendo la fe en una comunidad cristiana, en una parroquia como está, en donde hay vocaciones”.
• “Cuando hablábamos de la celebración dijimos, invitemos hasta el domingo, porque a lo quedito, lo importante es Dios, que el reciba nuestra acción de gracias, eso es, dar gracias a Dios por el llamado, permitir que le sirvamos en 25 años y hasta el final de nuestra vida, y eso solamente la gracia de Dios es la que nos acompaña, por eso gracias querida comunidad”.
• “Mi Mamá me dijo, mi deseo es celebrarle los 25 años porqué ya en los 50 no voy a estar, le digo yo, es que ni yo tampoco; damos gracias por estos 25 años, porque su amor ha sido eterno en estos 25 años y seguirá siendo eterno en medio  de esta bella comunidad”.

A %d blogueros les gusta esto: