Diócesis San Pedro Sula

Alegres 50 años de vocación

Alegres 50 años de vocación
El sacerdote ha recibido múltiples festejos por su aniversario sacerdotal, ya que en su caminar en la Costa Norte de Honduras ha dejado huella. “Nunca me hubiese sentido tan bien si no hubiese venido de misionero a Honduras”: Porfirio Ruiz
Texto y fotos: Giovanny Villanueva
redaccion@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En diversos lugares de Honduras le han celebrado o le han hecho llegar felicitaciones al sacerdote Porfirio Ruiz, quien este año cumplió 50 años de vida sacerdotal. Un misionero claretiano que  ha sido consentido por los hondureños, quienes le han celebrado de muchas maneras toda su trayectoria.
Conocido como un claretiano alegre, siempre actuando con entusiasmo. Tan amado en Atlántida como en el Departamento de Cortés.  “Los Cantores dicen si volviera a nacer, siempre he tenido la vocación no sé si es iluminación de Dios o formación de mi madre y siempre me he sentido bien desde chiquito como monaguillo, como seminarista, pero nunca me hubiese sentido tan bien si no hubiese venido de misionero a Honduras es donde  amplíe mi vocación  sacerdotal”, expresa el padre Porfirio Ruíz  quien sigue celebrando bodas de oro.
Toda una vida llena de entusiasmo y vocación. “Cuando la gente te da un simple obsequio por pequeño o grande que sea se siente el más importante, el más orgulloso  de servir a la causa, para la cual te ha buscado el Señor”, agrega este misionero.
El presbítero Porfirio Ruiz Lanchares, nació en Revenga, Palencia, España el 17 de diciembre de 1,938. Hijo de Teodoro Ruiz y de Marina Lanchares. Es el quinto hijo de una familia muy cristiana, de ocho hermanos, de los cuales tres se ordenaron de sacerdotes y una de religiosa. Fue ordenado sacerdote el 10 de julio de 1966, y desde entonces ha vivido con alegría su vocación de vida. Un claretiano que con su ejemplo ha inspirado a muchos hondureños.

A %d blogueros les gusta esto: