Choluteca Diócesis

Preocupación ante realidad social del sur

Preocupación ante realidad social del sur
El encargado de la Pastoral Social a nivel nacional y también Obispo de la Diócesis de Choluteca, Monseñor Guido Charbonneau, nos cuenta sobre la realidad social en la Sultana del Sur
Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Fotos Archivo
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Una mayor conciencia en la población, la preocupación por el uso de los recursos naturales y la inminente amenaza por el incremento de la explotación minera, es parte de la radiografía social que Monseñor Guido Charbonneau  realiza de su diócesis. El sur que es catalogado por muchos, como una región de extremos y contrastes, que sufre la carencia de agua, especialmente en el corredor seco, pero en la época lluviosa  hay inundaciones que consecuentemente conduce a pérdidas de bienes materiales, patrimonio cultural y de vidas humanas. Asimismo, la situación minera que ha provocado desastres ambientales y la muerte de muchas personas.

MINERÍA Según Charbonneau, con el tema de minería, “hay muchos factores que sopesar, por un lado la necesidad de la gente de trabajo, es cierto que al no tener trabajo buscan una solución que aparentemente es mejor, pero también peligra su vida, la pérdida de una sola vida humana es una cosa horrorosa, tremenda, no es un problema fácil”.
El obispo sureño afirma que este tema “hay que analizarlo de distintos puntos de vista, por lo que desde la Iglesia tratamos de acompañar a las comunidades, formarlas para que estén al tanto de las ventajas y desventajas de la minería. Hay todo un programa con Cáritas de formación de agentes de pastoral en este sentido y nosotros estamos dentro del marco de la ley fomentando también que la gente participe en esto, que esté formada y que conscientemente diga si o diga no a que haya una mina en su territorio o en su aldea o caserío”.
“Yo he ido a algunas marchas o alguna reunión que ha habido y siento que la gente está bastante consciente de los peligros de la minería, porque no quieren que la minería vaya a hacerlos más pobres ni a perder la vida; hay una consciencia mayor de la gente” afirma con esperanza Monseñor Guido.
“Por otro lado, hay muchos intereses, claro que la minería implica mucho dinero para los que tienen el poder económico, están puyando para desarrollar esos proyectos, nosotros como Iglesia, tratamos de acompañar a la gente, escucharlos y ver cuál es la mejor solución”.

HAMBRUNA Otro de los grandes desafíos que existen no sólo en el sur, sino en todo el país es la hambruna, ante esto, Monseñor afirma que en los territorios de su diócesis “el año pasado fue peor que este año. Como Iglesia tratamos de prever la construcción de un  almacenamiento de granos, de silos, para ayudar a la gente a tener granos de siembra y también en casos graves, darles a los más pobres  algo que pudiéramos colaborar con granos básicos, o bien para vender a un precio accesible y no a un precio exorbitante fuera del alcance de la gente”.
“Estamos viendo ahorita cómo será la cosecha, hay partes que parece será buena, otras mediana y otras que tendrá poca. Ha llovido más pero no es una lluvia constante, es preocupante porque nunca es permanente” dijo Charbonneau.
Conociendo la realidad que vivió hace algunos meses esta zona sureña, en donde el río más importante del lugar se había secado, Charbonneau afirmó que “este tema se ha visto con preocupación, porque al ver que la fuente más grande de agua como lo es el río Choluteca estaba prácticamente seca, y no solamente el río Choluteca, sino en las aldeas donde que he visitado, estaba realmente seco,  podíamos pasar a pie, porque los ríos no tienen agua”.
Este tema se ha dejado y eso preocupa, “después que empezó a llover no se trató tanto el tema. Pero uno de los problemas que tenemos que ver es que la capa  freática, se ha secado; hay muchos árboles que se han secado”.

PASTORAL SOCIAL  Para atender estas situaciones, la Iglesia realiza el acompañamiento a través de la Pastoral Social. Siendo Monseñor Guido, el encargado a nivel nacional de la Pastoral Social nos dijo que en su diócesis “tenemos un consejo de Pastoral Social con todos los sectores, todas las parroquias, donde se debaten esos temas sobre la realidad nacional y que es lo que podemos hacer frente a esto”.
Esta acción pastoral se encuentra con una gran limitante, “no tenemos una mejor respuesta porque no tenemos dinero para invertir, la Iglesia del Sur es una Iglesia pobre, entonces trabajamos a través de los comités que ya existen en las comunidades, donde hay gente que trabaja y lucha”.
“Este trabajo tiene que partir de las propias comunidades. Es poner en práctica las recomendaciones de la Encíclica Laudato Si del Papa Francisco” finalizó.

PASTORAL VOCACIONAL Una de las acciones que resaltan en la diócesis es la Pastoral Vocacional, “he tenido la suerte de ordenar cuatro nuevos sacerdotes el año pasado y este año dos hasta la fecha. Contamos con 36 seminaristas, 33 en el Seminario y tres en Año de Pastoral. En el Seminario Menor tenemos nueve y algunos candidatos. Este es un trabajo que no nos podemos cruzar de brazos, hay que trabajar para hacer una Pastoral Vocacional más activa y atractiva”.
“Prácticamente todos los presbíteros son diocesanos. Solamente hay un padre Javeriano que  está allá y un sacerdote de Nicaragua que es del Camino Neocatecumenal que es de la Diócesis de Managua, pero que está prestando un servicio. Actualmente son 14 parroquias y una cuasi parroquia, la cual voy a erigir como parroquia el 7 de diciembre, víspera de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, porqué la parroquia se llama Concepción de María.

A %d blogueros les gusta esto: