Caminar Punto de Vista

Oración hecha vida

Oración hecha vida
Jóse Nelsón Durón V.
Necesitamos un reposo; un descanso de nuestro espíritu en la agitación que golpea con frecuencia con las noticias, nada optimistas, desde los patios universitarios; la prolongación de la violencia; los inicios de la verborrea política; la corrupción en ciertos elementos de la policía nacional; los narcos, propios y extraños; las necias desinformaciones de quienes están interesados, siempre han estado, en hundir el país y desprestigiarlo; las acusaciones infundadas, sin pruebas, sólo porque sí; la prensa, vendida o alquilada; encapuchados, ensuciadores, falsos profetas y vividores; personas descarnadas confiando más en sus formas que en su interior… no sé todos los que leen, pero todo ello me cansa, hastía y me aburre; es necesario descansar. Al fin y al cabo jamás seremos felices si continuamos aferrados a nuestras cadenas. Ellas nos aprisionan, pero más lo hace nuestro aferramiento.
Santísimo Padre, aunque construimos puentes para embellecer la ciudad y apurar el tráfico, siempre los embrollos vehiculares imitan los humanos: las gentes se abren paso para ser los primeros y la soberbia camina por sobre las conciencias… enséñenos, Señor, a construir puentes sobre el orgullo, la soberbia, majadería y descortesía; enséñenos, Altísimo Dios, a sobrevivir bajo los disparos de los insultos; a retomar el aire después de cada chapuzón forzado por la prensa amarillista; a calificar los actos de los demás con la debida justicia, para aprender a amarlos como Usted los ama; a esquivar los zarpazos de usureros, las mentiras de los políticos, sus desvergüenzas, dobles caras y discursos; a actuar humilde y decentemente; a no menospreciar la salud de los demás tirando la basura a cualquier sitio; a no vender al agua, derecho público, a precios desorbitantes; a no politizar, ni impedir, la transferencia de los servicios de agua y saneamiento a los municipios, en especial en el Distrito Central; pare, Señor, las maniobras que impiden el traspaso por intereses misteriosos y a todos los que quieren adueñarse del líquido indispensable y negarlo a otros municipios .
Santísimo Padre nuestro, en Sus manos reside el presente, aunque influenciado por nuestro pasado, que jamás construimos pensando en nuestro futuro; ayúdenos a sobrevivir en el hoy nacido de las desmesuras del pasado y enséñenos a entender el cerro, los ríos, las fuentes de agua y a respetar la frondosidad, para que la admiremos sin codicia; que queramos el bien que pertenece a todos: la belleza y elegancia de la vanidad femenina; la belleza y colorido de las rosas; la inocencia de los niños; el respeto y cuidado de nuestros ancianos, que merecen el reposo de sus cabezas canas; el respeto del trabajo ajeno y la solidaridad de la amistad; la dignidad ajena; la justicia social; la  libertad y la democracia; pero sobre todo, Señor, enséñenos a construir el Reino que Usted desea para todos y haga que se cumpla en nosotros y en nuestras vidas Su voluntad, sin dejarnos caer en la tentación de la avaricia, en la despreciable y pecaminosa corrupción que roba a todos y, todavía más, permítanos cerrar las puertas del pasado y recogernos con devoción en el dulce abandono del Padre Nuestro, prometiéndonos soslayar el pecado para que Usted nos conceda la gloriosa libertad de las artimañas del mal. Solo con Usted podemos, ¿a quién más iríamos, Padre y Señor nuestro?

A %d blogueros les gusta esto: