Diócesis La Ceiba

La verdadera alegría es dar sin esperar nada a cambio

La verdadera alegría es dar sin esperar nada a cambio
La alegría fue notoria en los rostros de niños, jóvenes, adultos, quienes entre risas y abrazos ofrecían su agradecimiento y lo demostraban con fuertes abrazos y apretón de manos.
Rolando Obando
roja_obando@yahoo.com
Fotos cortesía del Dr. Miguel Reyes
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Un gesto de misericordia se realizó recientemente en la comunidad de San José Obrero de esta ciudad puerto, cuando los habitantes de ese sector recibieron víveres y ropa que les ayudará a mitigar las condiciones de extrema pobreza donde se desarrollan sus vidas.
La iniciativa la tomó la religiosa cordimariana conocida en el sector como sor Rita  conocida por todos los residentes de la Comunidad Cordimariana, de la Iglesia San José Obrero.
Esta comunidad es habitada por una buena cantidad de personas de escasos recursos económicos, que sufren los embates de la pobreza y la falta de empleos. Igualmente son una comunidad donde existe la unidad y hermandad pero,  sobre todo,  la fe  que existe un Dios vivo y misericordioso que jamás los olvida y los abandona.
Sor Rita lanzó un llamado para que se apoyara a los habitantes de ese sector y el pedido fue escuchado por Monseñor Miguel Lenihan Ofm, Obispo de La Ceiba, quien se hizo acompañar por los sacerdotes Luis Marroquín de Maryland  y  Norberto Marroquín de Roatán.
Ellos llevaron alimentos donados por la hermandad Mariana de la parroquia Santa Catalina de Laboure de Maryland.
Fue así como los residentes de la comunidad cordimariana, vieron con ojos llenos de felicidad y de lágrimas, a sus sacerdotes tratando de alguna manera de mitigar el hambre y la necesidad de alimentos.
La alegría fue notoria en los rostros de niños, jóvenes, adultos, quienes entre risas y abrazos ofrecían su agradecimiento y lo demostraban con fuertes abrazos y apretón de manos.
Estaremos visitándolos seguido fueron las palabras de Monseñor Lenihan y los sacerdotes que le acompañaban, “nos vamos con un nudo en la garganta, pero sobre todo felices de saber que lo que compartimos lo hacemos con amor“, expresó el Obispo de La Ceiba.

A %d blogueros les gusta esto: