Diócesis San Pedro Sula

El médico que descubrió un síndrome único en el mundo

Héctor Ramos, el médico que descubrió un síndrome único en el mundo
“Todo descubrimiento, todo esfuerzo debe ir encaminado a ayudar a la humanidad”,
Fotos y texto: Johanna Kattan
jokattan@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En una semana ha aparecido en todos los medios de comunicación de Honduras y en los internacionales. Héctor Ramos es el joven médico que ha impactado en las noticias, ha descubierto con un grupo de investigación científica un síndrome congénito único en el mundo y su trabajo ha sido publicado por la revista  científica Journal of Medical Case Reports de  la editorial BioMed Central, con sede en Gran Bretaña.
El paciente en quien el joven doctor basó su investigación tiene 44 años de edad, su nombre es Daniel Martínez Irías, ha sufrido este padecimiento ignorando su origen. “Siempre hacía preguntas sobre mi condición, mi madre me decía que era necio al insistir en saber”, comenta Daniel Martínez, catedrático de la Universidad Católica de Honduras en San Pedro Sula, quien enseña con pasión la clase de música.
Llama la atención escuchar a Martínez que durante muchos años preguntaba a los médicos sobre la limitaciones físicas con las vive, y pasó el tiempo sin recibir respuestas o una atención sobre su caso. Fue hasta que conoció al joven Héctor Ramos, quien aún era un estudiante de medicina, que sintió que sí había  alguien que se interesara por su caso y así conocer su identidad  biológica.
Todo inició cuando Ramos estaba jugando ping pong en la universidad, nota que no está su billetera y decide ir a buscarla. En esos momentos saluda a un médico y éste le presenta al profesor de música, Daniel Martínez. Desde ahí surge una bonita amistad y una investigación que ha impactado en el mundo.
Llamado Síndrome RamosMartínez, el primer apellido del médico y del paciente.  “El síndrome se caracteriza por presentar dimorfismo craneofacial, alteración de la personalidad, pérdida auditiva, alteraciones musculoesqueléticas, hernias inguinales y/o prolapso de la válvula mitral. Sin embargo se presenta sin ectrodactilia”, describe el doctor Ramos.
Comenta que sí es posible percibirlo físicamente, “ya que produce alteración en los huesos de la cara, tales como mandíbula pequeña y tirada hacia atrás, así como orejas de implantación baja.  Este síndrome es congénito, lo que significa que se presenta desde el nacimiento. El paciente puede presentar problemas de audición, así como molestias por factores como las hernias inguinales.

¿Quién es Héctor Ramos?
Delgado, piel clara. Cuando camina por los pasillos de la Unicah saluda con cortesía.  Se le conoce por su pasión por la investigación y por la música, pero sobretodo es reconocido por su humildad. “Lo conozco desde su segundo año cuando pasó por mi oficina preguntando si habían grupos de investigación en la universidad. Héctor es una persona humilde, de buen corazón dispuesto a ayudar a los demás”, lo describe el dr. Jaime Núñez, Director de Investigación en la Unicah.
“Como investigador Héctor atendió el llamado del profesor Daniel e hizo todo lo posible por darle una respuesta.  Supo guiar a su equipo en la investigación y consiguió ayuda importante de EEUU.  Espero que siga avanzando en su carrera porque todos los que lo conocen saben que es un médico de corazón, preocupado por su prójimo”, comparte Núñez.
Héctor nació en  Puerto Cortés el 2 de marzo de 1990, es hijo de María del Carmen Zaldívar Vallecillo y Miguel Ramos Cordón. Él es el hijo mayor y  tiene una hermana, Katheryne Ramos. Estudió su primaria en  Atlantic Bilingual School y  la secundaria en Saint Johns Episcopal School.
Una marca en este joven médico hondureño es su fe. “Dios es todo en mi vida, la luz que ilumina y protege cada paso en esta maravillosa aventura de la existencia. Sin Dios no somos nada. Dios es el centro de mi vida”, expresa Ramos.
Cuando era niño ya daba señales de su pasión por la investigación. “El interés por la investigación siempre ha estado conmigo. Mi madre me cuenta que antes de ver caricaturas prefería ver Discovery Channel. Algo por lo que siempre voy a estar eternamente agradecido es por el apoyo incondicional de mis padres, de quienes siempre he aprendido a soñar, tener ideas, y trabajar por volverlas realidad”.
“La medicina es una combinación de ambos mundos, un vasto universo de misterios con la increíble oportunidad de poder poner todas las habilidades al servicio de quienes más lo necesitan”, resalta Ramos.  Estudió medicina para servir desde su vocación. “Una definición de médico, en mi opinión, es alguien que se prepara para ayudar a otro ser humano. Eso es lo que más me llamó la atención de la medicina”.
Sensible ante el dolor de su prójimo, solidario y generoso. Como médico se da por completo a sus pacientes, al extremo de llorar con ellos, haciéndoles sentir importantes humanos y no solo un expediente.  Un momento que conmovió a Ramos fue su primer paciente cuando apenas estaba en el quinto año de medicina. Para él este paciente es un ángel, se enfocó en no solo darle atención médica, sino espiritual hasta el final.
“Don Carlos Alberto Castillo Castillo, el primer paciente con quien compartí al iniciar mi quinto año de medicina. Recuerdo su nombre porque cuando uno conoce un ángel, se queda en tu memoria toda la vida. Su historia es una de las que ha marcado más mi vida. Espero poder contar su historia, los milagros de su vida, su bondad, su reflejo de Dios de la mejor manera posible. Para ello en estos momentos estoy escribiendo un libro de lo que él me enseñó. De lo privilegiado que fui al poder platicar con un ser tan especial”. Motivado por una pasión y una misión de vida. “Desde pequeño la ciencia y la curiosidad por los grandes misterios de la vida me han apasionado. Siempre he pensado además que todo descubrimiento, todo esfuerzo debe ir encaminado a ayudar a la humanidad”. Ramos es un lector asiduo, y enamorado del saber. Entre los descubrimientos que más admira están la vacuna de Edward Jenner y los descubrimientos de Watson y Crick en cuanto a la descripción del ADN.
Este es el comienzo de este joven médico, quien con su humildad e inteligencia está aportando cambios positivos. Hector Ramos confiesa que junto a su Grupo de Investigación Médica Unicah, GIMUNICAH, seguirá trabajando en varios casos que representan un reto diagnóstico, así como en el desarrollo de nuevos tratamientos para enfermedades.

El dato
Lista de los miembros del GIMUNICAH
1)Dr. Héctor M. Ramos Zaldívar (Presidente)
2) Nelson A. Espinoza Moreno
3) Dr. José S. Napky Rajo
4) Dr. Tulio A. Bueso Aguilar
5) Karla G. Reyes Perdomo
6) Jimena A. Montes Gambarelli
7) Isis M. Euceda
8) Dr. Aldo F. Ponce Barahona
9) Dr. Carlos A. Gámez Fernández
10) Wilberg A. Moncada Arita
11) Dra. Victoria A. Palomo Bermúdez
12) Julia E. Jiménez Faraj
13) Amanda G. Hernández Padilla
14) Denys A. Olivera
15) Dr. Kevin J. Robertson
16) Dr. Luis A. Leiva Sánchez
17) Dr. Edwin Francisco Herrera Paz
19) Marcelo Forgas
20) Leticia Guerrero
21) Mishel Fuentes
22) Caroll Perello
23) Dr. Jaime Núñez

De interés
Crónica
• 2008 Fundación del GIMUNICAH (Grupo de Investigación Médica Unicah)
• 2013 Hector Ramos conoce al profesor Daniel Martínez
• 2015 Logran establecer un diagnóstico definitivo
• 2016  Publicación del artículo en el Journal of Medical Case Reports del BioMed Central

DESCUBRIMIENTO HISTÓRICO
El síndrome Ramos-Martínez descubierto por el médico Héctor Ramos junto a su equipo de investigadores, está publicado en el Journal of Medical Case Reports del BioMed Central. La publicación representó la exposición al mundo del trabajo de tres años:  para el diagnóstico se llevó dos años y uno para la redacción del artículo, más el proceso de revisión y edición por parte de la revista científica.

A %d blogueros les gusta esto: