Arquidiócesis

“Con misericordia me llamó, me eligió”

“Con misericordia me llamó, me eligió”
Un nuevo diácono para la Arquidiócesis fue ordenado recientemente por Monseñor Juan José Pineda, Obispo Auxiliar de Tegucigalpa. Su nombre es José Antonio Chavarría y está prestando su servicio pastoral en la Basílica de Suyapa
Texto y fotos:Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con gran júbilo y lágrimas de alegría, el hasta ese momento seminarista José Antonio Chavarría, recibió el Sacramento del Orden en el grado de diaconado en la parroquia Cristo Rey y Santa Cruz, lugar que le vio nacer en la fe.
Desde tempranas horas, cientos de fieles de diversos lugares se congregaron en la parroquia madre de José Antonio, para ser testigos de cómo aquel joven se postraría siendo seminarista y se levantaría siendo diácono de la Iglesia Universal.
En las afueras de la sede parroquial se instaló una tarima debidamente decorada para los ritos de este Sacramento. Desde el día anterior, se habían dispuesto varias carpas para que protegieran del sol a los invitados a esta fiesta eclesial.
Presidió la Eucaristía, Monseñor Juan José Pineda y le acompañaron varios sacerdotes y el diácono permanente Carlos Echeverría. El Cardenal iba a ser quien presidiría esta ordenación, pero debido a la inclemencia del clima, tuvo un atraso en el vuelo que lo traería a la capital.  Esto no fue inconveniente ya que Monseñor Pineda, con mucho gusto presidió la ceremonia. El canto de entrada anunciaba el inicio de este Sacramento. La algarabía en la feligresía que acompañaba a José Antonio no se hizo esperar, un verdadero ambiente de fiesta se estaba viviendo.

MENSAJE En la homilía, Monseñor Pineda dijo que “está Arquidiócesis tiene confianza en ti, ahora te incorpora al Orden Sacerdotal en el grado de los diáconos con la esperanza de que serás fiel, ejemplar en tu entrega y servicio al Señor”.
El prelado hondureño le explicó al nuevo diácono una de las acciones que tendrá que realizar de ahora en adelante. “Hijo, a partir de hoy, cada vez que se inicie una celebración litúrgica vas a tener que besar el Altar, como lo hacemos todos nosotros y al final, tendrás que hacerlo también, porque no es simple y sencillamente una mesa grande, bonita y bien ornamentada que se pone allá en el fondo de la Iglesia para la celebración de la Eucaristía; es la cruz de Cristo, en donde Él muere, entrega su cuerpo y su sangre por nuestra salvación y a partir de hoy, bésalo, porque es la cruz del Señor Jesús”.
“A partir de hoy, a ti se te propone está configuración con Cristo, no solamente imitación, no se trata simple y sencillamente de seguimiento de Cristo. El lugar donde te vas a configurar espléndida extraordinariamente con el Señor Jesús es en el Altar; por ahora, sirviendo a tus obispos y a tus hermanos sacerdotes en la celebración de la Liturgia” dijo.
Asimismo, le dijo que “vas a besar la cruz del Señor Jesús en los enfermos, en los ancianos y en los pobres que hoy se te entregan de una manera muy particular para que les sirvas, como acabamos de escuchar en la oración inicial, Señor tú nos has enseñado no a ser servidos sino que a servir, eso es configuración con Cristo”.

EMOCIONADO El rostro de José Antonio reflejaba la misericordia que Dios tuvo en su vida y especialmente en su proceso vocacional. Un cúmulo de emociones se miraba en el nuevo diácono y sus familiares. El nuevo ordenado dijo que “cuando eligieron Papa, al Papa Francisco, me fije en su escudo papal que tenía una frase, su lema, dice en latín “Miserando atque eligendo”, que era su lema como obispo de Buenos Aires; cuando me puse a traducirlo me di cuenta que decía algo así más o menos “con misericordia me llamó, me eligió”; cuando leí eso, lo hice propio, esa frase ha querido ser la síntesis de este camino vocacional”.
Afirmó que la misericordia se ha hecho patente en la ordenación y en su vida. “Creo que por méritos no se llega al orden sagrado, se llega por gracia de Dios, por regalo de Dios, por misericordia de Dios y me siento agradecido”.
Cuando se dirigió a la feligresía, agradeció por la compañía, la oración y el ánimo que le han brindado durante todo este tiempo, “Yo no hice nada, ellos (parroquia Cristo Rey Santa Cruz) organizaron todo, yo sólo vine aquí a postrarme” finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: