Destacado

A más de 60 mil hondureños beneficiará extensión del TPS

A más de 60 mil hondureños beneficiará extensión del TPS
Para solicitarlo deben haber residido en Estados Unidos desde el 30 de diciembre de 1998, haber estado física y continuamente presente en ese país desde el 5 de enero de 1999 y cumplir con otros criterios establecidos en el Acta de Inmigración y Naturalización.
Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Fotos: Lilian Flores / Archivo
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Recientemente el gobierno de los Estados Unidos anunció la extensión por 18 meses, hasta enero del año 2018 el Régimen Temporal Migratorio conocido como TPS, que permite residir y trabajar legalmente a más de 60 mil hondureños. Este estatus se le otorga a ciudadanos de países que sufrieron desastres naturales, como ocurrió en Honduras y otros países a consecuencia de los estragos causados por el huracán Mitch en 1998.
Pese a que se dio el aviso con anticipación que a partir del 16 de mayo del presente año, hasta el 15 de julio era  el periodo de inscripción, se acerca la fecha límite  y son muchos los compatriotas que aún no lo han hecho. Son varios los factores que impiden que este trámite se haga con prontitud, uno es la parte económica, se necesita alrededor de 400 dólares por persona para realizar este trámite y muchos,  aunque tengan un trabajo estable, lo que ganan es para mandar remesas a sus familiares, sumando a esto para hacer este proceso tiene que trasladarse a los consulados hondureños y las distancias son largas.
Esto implica perder uno o varios días de trabajo e invertir más dinero para ir hasta donde corresponde hacer su trámite. Sin embargo nuestros compatriotas aún tienen unos días para realizar este trámite y no queden fuera de este beneficio que les asegura gozar de algunos derechos.

GARANTIA  Para sor Lidia Mara Silva de Souza, coordinadora nacional de la Pastoral de Movilidad Humana, el TPS sigue siendo la forma más segura que los hondureños tienen para vivir en Estados Unidos, protegidos de las deportaciones y que,  a la vez, les garantizan algunos derechos, “la preocupación es que muchas personas hasta la fecha no han renovado el TPS,  sabemos que cada vez se ponen más estrictas las leyes en los Estados Unidos y los programas que antes pudieran aportar para una regularización no están aprobados.  La renovación siempre es un gasto, pero por más que sabemos que no es fácil, porque la gente no cuenta con suficiente dinero, es la forma más segura de poder estar sin huir todo el tiempo”.
Asimismo se refirió a otra realidad que no es ajena, “hay personas que han tenido TPS y por una vez no lo han renovado, ellos puede buscar recursos y ayuda para justificar por qué no llegó en la fecha correcta e intentar recuperar la posibilidad, dependiendo de la justificativa si se puede pero son varios trámites. Podría que con el nuevo presidente que llegue a los Estados Unidos, sea difícil que exista renovación de este estatus de protección, nada está escrito en piedra y el TPS no es una ley permanente, es una lucha que se ha hecho hasta la fecha”.

UNA LUCHA Sor Lidia agregó que desde que la pastoral está más de cerca del tema del TPS han insistido para que las autoridades consulares de Honduras, incidan en  un proceso en Estados Unidos para pedir que a los compatriotas que ya gozan del TPS, les puedan dar oportunidad de una residencia. “Una vez con la residencia puede cambiar el gobierno que sea, pero ellos ya están legalizados, pueden estar en el país trabajando tranquilamente, gozando de sus derechos. El TPS no es una seguridad los que renovaron hoy pero si mañana dicen que ya no es válido,  están los protegidos por ese estatus expuestos a la deportación”.
“Una persona que está bajo el TPS es una persona que tiene trabajo fijo y algunos hasta tienen a sus hijos, aportan a los Estados Unidos tanto cultural como económicamente, pagan sus impuestos,  ya es un ciudadano que está bien establecido ahí, no vemos porque se pueda justificar que ésas personas no aplican  a una residencia, porque viven como si fueran residentes, es una cuestión sólo de regularización”. Según ella,  todavía hay tiempo de empezar una conversación, más allá de las autoridades de gobierno de alto nivel para poder conseguir este derecho.

POCO APOYO  Lastimosamente hay cosas que sí se pueden hacer y que no son por caridad, es una obligación de parte de los servicios consulares luchar por la estabilidad de nuestros compatriotas, ver qué políticas, qué programas y qué leyes pueden ser aprobadas para favorecer esta población.  Luchar para garantizar su dignidad y sus derechos humanos  en el país donde estos se encuentren. Es importante tener presente esto, porque este tipo de acuerdos y programas deben ser valorados, pero también se debe insistir para que haya avances, y que los que ya tienen derecho al TPS, adquieran más derechos.

El dato
Permiso temporal
Al menos unos 60 mil hondureños han sido beneficiados con el TPS, permiso temporal que frena las deportaciones y concede autorización de trabajo por un período adicional de 18 meses, informó la USCIS.

Si no puede pagar las tarifas para extensión del TPS
En un comunicado, la embajada de Honduras en Estados Unidos precisó además que las personas que no tengan capacidad de pago de las tarifas para la extensión del TPS, debido a problemas como desempleo, podrán presentar adicionalmente el Formulario I-912 de Solicitud de Exención de Tarifas, o enviar una petición por escrito. En esos casos se deben acompañar los documentos que justifiquen la capacidad de pago, lo cual será verificado minuciosamente por las autoridades migratorias de los Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: