Opinión Punto de Vista

Alcoholismo

p6opinionAlcoholismo
Manuel Cerrato
Periodista
mcerrato@unicah.edu
El consumo de bebidas con contenido alcohólico se incluye entre los comportamientos habituales que se han incrementado mediante el desarrollo histórico de los distintos grupos humanos, y llega a ser consistente e integrado al estilo de vida de algunos de ellos. La población  en su mayoría y aún dentro de límites socialmente permitidos, tiene aceptación por el consumo de bebidas alcohólicas en sus distintas variantes y no escapa a la tendencia mundial de incrementar el consumo de éstas. No obstante, determinadas condiciones en las últimas décadas, como el mayor contacto con otras culturas, el desarrollo económico, la propaganda “ingenua” de algunos medios de difusión, los cambios en el estilo de vida y el uso del tiempo libre, entre otros múltiples factores, han facilitado en cierto grado la presencia de patrones de consumo alcohólico no recomendables que llevaron al alcohol a desempeñar una función fundamental en diversas celebraciones y la aparición de hábitos y actitudes cada vez más permisivas hacia las bebidas alcohólicas. Algunas manifestaciones sociales ameritan una adecuada valoración, como la costumbre de ingerir alcohol en lugares públicos sin festividad popular (parques, aceras) la aceptación del tóxico entre adolescentes y jóvenes para cualquier actividad recreativa, la avidez por el consumo en algunos lugares de expendio que a su vez han ampliado su número y horarios de venta, la costumbre de algunas familias de iniciar a los niños en el consumo de bebidas alcohólicas como un factor de presunto aprendizaje necesario, el empleo de alcohol en actividades de estímulo y gratificación por éxitos laborales y patrones de consumo asociados con mayores cantidades en una ingesta con el conocido pretexto de “bajar la botella”, cual meta facilitadora de la embriaguez. Estos aspectos suelen asociarse con el incremento de algunos indicadores indirectos sobre las consecuencias nocivas sanitarias y sociales vinculadas con dicho consumo excesivo e irresponsable como accidentes de tránsito y laborales, conductas violentas domésticas y públicas, suicidio, hepatopatías crónicas y cirrosis hepáticas asociadas con el consumo de alcohol y la demanda de atención por dependencia alcohólica, que actualmente no resultan de una magnitud exagerada en el plano estadístico, pero su significación humana y social requieren un adecuado enfrentamiento, además que permiten hacer pronósticos de tendencia cuando tipificamos a la población de riesgo alcohólico, que sí se incrementa, incluyendo grupos de jóvenes y población femenina. Otros de los factores que hacen que se consuma alcohol son las celebraciones de cualquiera que esta sean, en nuestra Iglesia católica se enseña que en el seno familiar las celebraciones no deben ir acompañadas de alcohol, como desearíamos que en cada hogar se contara con un pequeño altar para orar en cualquier momento del día para dar gracias a Dios por todas las bondades que nos proporciona en cada miembro familiar, ahora recordemos aquel slogan el “deporte es vida” y analicemos ahora la selección nacional cualesquiera sean las menores o la mayor antes y después de los partidos gane o pierda se consumen millones de botellas de cervezas, y de alcohol. La defensa activa ante los problemas causados por el uso y el abuso de esta sustancia psicoactiva, El alcoholismo es responsable de un alto número de años de vida potencial perdidos y fuente de sufrimientos de muchas familias y colectivos. Todos tenemos un importante “papel” para prevenir y controlar, las bebidas embriagantes que dejan a parte de enfermedades crónicas, violencia familiar y pérdida de valiosas vidas, pérdida de la libertad ante el alcohol, se encuentren alternativas de recuperación de la salud y de otras consecuencias adversas vinculadas con este consumo; al actuar sobre los determinantes, el riesgo y el daño, podemos combatir y controlar la más trascendente toxicomanía. Hago  un llamado urgente a la reflexión para que no se caiga en las garras de este flagelo que diezma especialmente nuestra juventud.

A %d blogueros les gusta esto: