Arquidiócesis

En alturas de la Ulloa celebran a San Pedro

En alturas de la Ulloa celebran a San Pedro
Feligreses de la colonia José Ángel Ulloa de esta capital, conmemoraron recientemente su fiesta patronal. Esta festividad se extendió por varios días con diversas actividades en honor al primer Papa.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Bien dicen que San Pedro se encuentra en las alturas, custodiando la entrada al cielo; la parroquia bajo su patrocinio en la Arquidiócesis de Tegucigalpa se asemeja a esta realidad, por su ubicación geográfica. Cuentan con una vista privilegiada de la capital y recientemente festejaron su fiesta patronal. Fueron nueve días de fiesta, en donde se realizaron diversas actividades, que involucraron a los 15 sectores que cuenta esta reciente parroquia.
Cada sector peregrinó desde su comunidad hasta el templo Sede y allí meditó cada una de las obras de Misericordia. Estas procesiones finalizaron el 28 de junio, con una adoración al Santísimo por los miembros del Movimiento Juan XXIII. Otro de los eventos que se dio en esta novena, fue el concierto prédica de Diana Sánchez y Ofelia López del ministerio Dios en Red.
El sábado previo a la gran fiesta, se realizó el festival de talentos católicos con la participación de niños, jóvenes y Adultos. Ese mismo fin de semana, el padre Dimas Rivera instituyó nuevos acólitos que habían recibido la formación pertinente en días anteriores.

SOLEMNIDAD Este día es de mucha solemnidad para la Iglesia, se conmemora a dos de sus más grandes pilares. Esta parroquia está dedicada a San Pedro Apóstol y para celebrarlo, realizaron una procesión con la imagen del santo, desde las inmediaciones del Cementerio Divino Paraíso. Peregrinaron a la sede parroquial, por el anillo periférico, con cantos, rezos y un corazón dispuesto. Al momento de salir, el padre Dimas entregó a cada feligrés una medalla de los santos apóstoles bendecida por el Papa Francisco. Este gesto emocionó mucho a la feligresía presente. Los cohetes anunciaban el inicio de la fiesta, que en todo momento estuvo marcada por la alegría de la juventud.
Inició la Eucaristía con un templo repleto, muchos andaban identificados con camisas alusivas a San Pedro. En la homilía, el padre Dimas les dijo que “la alegría no tiene que hacernos perder de vista esto, Pedro y Pablo son testigos de la fe, un testigo es un mártir, es aquel que ha derramado su sangre por el Señor. Así ha dado testimonio”.
“Eso es lo que celebramos hoy, el testimonio de San Pedro y de San Pablo. ¿Qué nos tienen que decir hoy estos grandes apóstoles? hay que luchar bien  en el combate, hay que correr hacia la meta, hay que perseverar en la fe nos recuerdan”.  “Estas son palabras de un testigo que nos invita a sentirnos también parte de este llamado. Ustedes y yo, al igual que Pedro y Pablo somos llamados por el Señor y hemos puesto los pies en este camino. Estos días de la novena, hemos tenido una presencia enorme, la gente se ha sorprendido por la cantidad de personas pero después de la fiesta, ¿qué va pasar?, ¿seguiremos esto que nos dice el apóstol de luchar bien este combate de la fe, seguiremos corriendo nosotros hacia la meta, perseveraremos nosotros en la fe?” dijo.

A %d blogueros les gusta esto: