Movilidad Humana

Un refugio de amor

Un refugio de amor
Las condiciones en que se encuentra la Casa del Migrante no son las mejores, pero la Pastoral de Movilidad hace lo que está a su alcance para mantener este proyecto.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La ruta migratoria hoy es mucho más peligrosa que en años anteriores sabemos que el crimen organizado en sus diferentes modalidades es una amenaza muy grande a la integridad, a la vida, y  a la dignidad de los migrantes que  están de paso por Guatemala, por México o  que logran llegar a los Estados Unidos.  Muchas de estas personas se aventuran en este camino sin conocerlo, porque no tienen dinero para pagar un “coyote” que los guie, cabe mencionar que aunque vayan  pagándole a alguien esto no garantiza su seguridad. Hay rutas en donde el paso de los migrantes   es más complicado tanto por las bandas  criminales, como  por las autoridades policiales, militares  y de migración  que cada vez están más estrictas, que no respetan ni garantizan la vida de los migrantes.
Desde que salen de su  país de origen, las personas solo lleven unos cuantos lempiras por el temor de ser asaltados en el trayecto, lo que hacen algunos migrantes es trabajar en los lugares por los que van pasando para recaudar dinero y seguir su camino. Otros buscan refugiarse en las casas de migrantes para descansar, para retomar fuerzas.

CASA DEL MIGRANTE OCOTEPEQUE  Nuestro país también cuenta con un refugio que recibe a los migrantes, en donde pueden descansar y alimentarse por un anoche. Esta casa surge porque hasta Ocotepeque llegaban en forma masiva y vía terrestre  los deportados de México, por esa razón la parroquia San José de Ocotepeque sintió el  llamado de  organizar una casa de migrantes. Fue en 1996 y con el apoyo de la Pastoral de Movilidad Humana que se hecha andar este proyecto. En la actualidad la “Casa del Migrante” sigue como una obra activa recibiendo a todos los migrantes hoy ya no son los deportados, porque todos los migrantes deportados de México llegan vía terrestre a Omoa departamento de Cortés. A la casa llegan aquellas personas que van de paso, que están empezando su ruta migratoria como aquellas que regresan de forma voluntaria, así como aquellas personas que van  a Guatemala  y El Salvador a realizar alguna gestión de salud.

AGENTES DE PASTORAL  Actualmente la Pastoral de Movilidad Humana cuenta con más de 300 agentes de pastoral a nivel nacional, también se cuenta con las comisiones diocesanas en casi todas las diócesis del país, Don Genaro López y María Elena Aguilar son originarios de Ocotepeque y son ellos quienes se encargan de atender a los migrantes, es digno reconocer el sacrificio que hacen estas dos personas en dejar a sus familias para  ir a atender a otras personas. El tiempo es compartido,  en el día María Elena se encarga del aseo de la casa, lavar la ropa de cama, los trastes  y de elaborar la comidapara  cuando lleguen los migrantes, sumado a esto también  lleva todo lo de la secretaria,  para  cuando lleguen los migrantes. Al caer la tarde es don Genaro quien se encarga de recibir y atender a cuantos  llegue a pedir refugio, a cada uno de los que llegan se le entrega un paquete que contiene accesorios  de higiene para el aseo, como la cena ya está hecha don Genaro solo la calienta y la sirve, pero en muchas ocasiones también le ha tocado hacer más comida porque han llegado más personas de las que se tiene prevista.

VIVENCIA Ese día esperamos que cayera la tarde, una ligera lluvia caía, la noche llegó y junto a ellos los primeros migrantes que iban en busca de refugio, un grupo de cuatro varones de diferentes edades llegaron hasta la puerta, la mayoría procedentes de San Pedro Sula, con un poco de frio por la lluvia que habían recibido se sentaron a esperar que los atendieran, ese momento lo aprovechamos para dialogar con ellos y conocer para donde iban y las razones que los motivaron para tomar esa decisión. Todos coincidieron en lo mismo iban en busca de una mejor condición de vida y pese a que les dolía dejar a sus familiares  la situación los obligó a emprender camino.
Minutos más tarde llegaron más personas, unas eran originarias de Santa Rosa de Copán y después de caminar por varias horas fueron atrapados en la frontera de Aguas Caliente, y llevadas hasta ese lugar por la fiscalía quien el siguiente día los iba a retornar a su lugar de origen.Uno de los señores llevaba una niña de apenas ocho años, el otro iba con su esposa y un sobrino, la señora tenía  sus pies bien inflamados por todo lo que había caminado, al preguntarle  si lo volverían a intentar no se vieron muy seguros.

El dato
Hospitalidad

En 1996 con el apoyo de la Pastoral de Movilidad Humana se crea  la Casa del Migrante,  esta obra sigue activa recibe  a todos los migrantes hoy ya no son los deportados, porque todos los migrantes deportados de México llegan vía terrestre a Omoa departamento de Cortés. A la casa llegan aquellas personas van iniciando su ruta.

A %d blogueros les gusta esto: