Diócesis San Pedro Sula

“Admiro sus lágrimas”

“Admiro sus lágrimas”
El Obispo Ángel Garachana destaca aspectos que admira del apóstol Pedro, patrono de la ciudad de San Pedro Sula que celebra su aniversario 480
Diría que Pedro amó y por eso le dolió su negación del Señor y porque amaba se arrepintió de corazón.
Texto y fotos: Johanna Kattan
jokattan@suyapamedios.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Para la Costa Norte de Honduras, mencionar San Pedro, les conmueve. Para muchos es el inicio del nombre de su ciudad,  San Pedro Sula, hasta les da orgullo que les llamen sampedranos. A los católicos del Departamento de Cortés, San Pedro les identifica como diócesis, aunque no es su santo patrono, pues es la Medalla Milagrosa la patrona de la Diócesis de San Pedro Sula.
Como Iglesia Católica en todo el mundo se festeja con honor el 29 de junio,  día de San Pedro y San Pablo. En Honduras, dónde más repican las campanas esa fecha es en la catedral que lleva el nombre del apóstol en quien Jesús confió su iglesia y a quien llamó Pedro. De esta manera, la Catedral San Pedro Apóstol en un lugar de importantes encuentros,  casa fraterna y con las puertas abiertas para todos.
¿Qué significado tiene la figura del apóstol Pedro para el obispo de la Diócesis de San Pedro Sula? El Semanario Fides, entrevistó a monseñor Ángel Garachana, para conocer qué cualidades admira del apóstol San Pedro, y a la vez por ese cariño al lugar donde ha permanecido 21 años, hemos dialogado sobre factores que podrían beneficiar a esta ciudad que celebra su  aniversario 480.

“ADMIRO SU AUTENTICIDAD”
“Del apóstol San Pedro admiro muchas cosas,  subrayaría las siguientes: en primer lugar admiro su autenticidad. Pedro es persona y apóstol de una pieza. Es sincero y transparente, dice lo que piensa. Es auténtico. En segundo lugar, admiro su adhesión al Señor,una adhesión con alma, vida y corazón. Es un apasionado de Jesucristo, le quiere, le ama, le sigue, le entrega su vida de verdad”, resalta monseñor Ángel.
Al hablar del tercer aspecto que admira en Pedro, nos resalta la sensibilidad, un detalle que para muchos erróneamente piensan que es signo de debilidad, y he aquí como Monseñor Ángel subraya las lágrimas de Pedro. “Admiro sus lágrimas. Pedro fue grande para amar y grande también para arrepentirse. Diría que Pedro amó y por eso le dolió su negación del Señor y porque amaba se arrepintió de corazón. Un Pedro humilde y apasionado por el Señor. Entre tanto rasgos estos tres aspectos quiero subrayar que admiro del apóstol Pedro”. “Lo admiro para imitarlo de manera que sea yo también sea un obispo sincero,   transparente, movido por una profunda, gozosa y apasionada entrega al Señor en mi vocación y ministerio. Y como Pedro amar y ser humilde hasta el dolor, hasta el arrepentimiento por mis propias deficiencias, infidelidades al gran amor que el Señor ha tenido para conmigo”, agrega.

“Una ciudad en paz, en convivencia, en desarrollo; tarea de todos y beneficio para todos”.
En conversación con el Obispo Ángel Garachana, por su capacidad de análisis, complementado con el amor que le tiene a Honduras y en especial a la ciudad que recorre cada día, le pregunté: Si estuviera en sus manos, qué cambios implementaría en la ciudad de San Pedro Sula? Me responde con un suspiro y con una sonrisa, y luego contesta con una palabra que aprendió a usar en su juventud, cuando era un estudiante de filosofía: “lo llamo yo un futurible: es aquello que no ha ocurrido, ni va a ocurrir”. “Bueno, imaginemos  entonces ¿Qué haría yo? Haría todo lo posible para que revistiera en beneficio del pueblo, los aportes de este pueblo por impuestos por peaje, por contribuciones. Revertir el beneficio de ese pueblo con equidad y con transparencia y especialmente revertir en aquellos que más lo necesita, de manera que no olvidaría a los sectores más marginados de la ciudad.
Preocuparse por los más marginados sería su prioridad. “No sólo me preocuparía de los grandes megaproyectos, los altos edificios que se están construyendo, todos los bulevares con sus fuentes, me preocuparía en qué medida son beneficiados los más marginados, las personas y los lugares que parece que quedan en la periferia de las preocupaciones y en la periferia de los recursos, esa sería una primera preocupación”.
Fomentar el sentido de ciudadanía, principal acción que genera cambios permanentes y una cultura. “Y la segunda, me preocuparía de construir ciudadanía,  más importante que construir carreteras y hacer edificios, que hacer obras materiales, lo más importante es construir a las personas y construirlas con este sentido de ciudadanía. Que simplemente los habitantes de San Pedro Sula no fueran habitantes inquilinos en la ciudad, sino que se sintiera ciudadanos, miembros de la ciudad, constructores de la ciudad”.
“Haría todo lo posible por crear esta conciencia,organizar qué tipo de reuniones de motivaciones, para que todos los que formamos parte de la ciudad de San Pedro Sula nos sintamos responsables, nos sintamos constructores de la ciudad”.  Otro aspecto que señala el obispo sobre aportes que ayudarían a mejorar la ciudad es promover la educación, formando conciencia en los ciudadanos desde mantener el lugar limpio. “Educar para que mantenga limpia la ciudad, no botando basura, buscando la manera para no ocupar ilegalmente las aceras, convirtiéndolas en aparcamiento de mi negocio cuando son áreas públicas”.
Además de velar por los más necesitados, construir ciudadanía, Garachana menciona que es necesario un ambiente de seguridad, de convivencia pacífica,“esa sería una gran preocupación, construir ciudadanía, es decir que todos los miembros de la ciudad nos sintiésemos miembros de la ciudad, que recibe sus beneficios pero a la vez constructores de una ciudad nueva  donde yo aporto, me aporto. Mi contribución para una ciudad en paz, en convivencia, en desarrollo; tarea de todos y beneficio para todos”.

El dato
Convocatoria a Eucaristía
A unos días de la fiesta del santo patrono de la ciudad de San Pedro Sula,   la feligresía del Departamento de Cortés ya está convocada a participar en la eucaristía del 29 de junio, a las diez de la mañana, en la majestuosa Catedral San Pedro Apóstol.

A %d blogueros les gusta esto: